Sentecia definitiva Nº 115 de Secretaría Laboral y Contencioso Administrativo STJ N3, 09-11-2016

Fecha de Resolución: 9 de Noviembre de 2016
Emisor:Secretaría Laboral y Contencioso Administrativo nº3
 
EXTRACTO GRATUITO
///MA, 9 de noviembre de 2016.
Reunidos en Acuerdo los señores Jueces del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Río Negro, doctores E.J.M., A.C.Z., R.A.A., L.L.P. y S.M.B., con la presencia del señor S. subrogante doctor W.A., para pronunciar sentencia en los autos caratulados: “CULLIU, MARIO DARIO C/ FERRERO CORILICOLA S.A. Y OTRA S/ ACCIDENTE DE TRABAJO S/ INAPLICABILIDAD DE LEY” (Expte Nº 27.098/14-STJ), elevados por la Cámara del Trabajo de la Ia. Circunscripción Judicial, con asiento de funciones en esta ciudad de Viedma, con el fin de resolver el recurso de inaplicabilidad de ley interpuesto por la actora a fs. 479/492 vlta., deliberaron sobre la temática del fallo a dictar de lo que da fe el Actuario. Se transcriben a continuación los votos emitidos, conforme al orden de sorteo previamente practicado, respecto de las siguientes:
C U E S T I O N E S
1ra.- ¿Es fundado el recurso?
2da.- ¿Qué pronunciamiento corresponde?
V O T A C I Ó N
A la primera cuestión, el señor J., doctor E.J.M., dijo:
1. Antecedentes de la causa:
1.1. Mediante sentencia definitiva dictada con fecha 02/09/2013 -obrante a fs. 450/458 vlta.-, la Cámara laboral de Viedma hizo lugar parcialmente al reclamo de M.D.C. contra F.C.S. y A. Recursos Humanos de Argentina S.A., condenándolas solidariamente al pago de los resarcimientos previstos en el art. 76, incs. a) y b) del Régimen Nacional del Trabajo Agrario -Ley 22248-, con proporcional de SAC y vacaciones no gozadas, salarios caídos hasta la fecha del alta médica y diferencias salariales, conminándolas además a entregar los certificados de trabajo correspondientes.
En cambio, rechazó la pretensión resarcitoria encausada en el régimen de responsabilidad civil objetiva; el reintegro de gastos de rehabilitación e intervención quirúrgica; la indemnización por daño moral; y las sanciones previstas en los artículos 80 de la LCT y 1 y 2 de la ley 25323.
1.2. En cuanto concierne destacar advirtió el Tribunal de grado que el actor, en orden / ///
a obtener la responsabilidad de las codemandadas, debió haber sido certero en su relato y acreditar de modo concluyente el acaecimiento del infortunio aducido, en fecha determinada, con adecuada relación de la cosa riesgosa manipulada, es decir, del baño químico indicado como factor de su afección. Y consideró en tal sentido que el episodio invocado no surgía demostrado de lo actuado, ni aun tampoco que las tareas de esfuerzo constituyeran un factor decisivo en la conformación del daño, por lo que la hipótesis del escrito inicial no encuadraba en la previsión del art. 1113 del C. Civil (fs. 454), tanto menos con sujeción a la doctrina consolidada por este Superior Tribunal de Justicia en la causa "MUÑOZ", del 01.02.93, que declarara inaplicables las normas del Derecho Laboral al análisis de un supuesto como el invocado.
Pues según la vía elegida al demandar -dejó en claro el a quo-, para fundar la responsabilidad civil objetiva del empleador, se imponía en autos probar los requisitos exigidos por dicha normativa, porque de prescindirse de tal recaudo desaparecería toda diferencia entre ambos regímenes a disposición del trabajador; el laboral, que asegura una indemnización tarifada pero amplía el campo de responsabilidad patronal, y el civil que, a la inversa, no impone límites a la reparación pero restringe el margen de esa responsabilidad, de manera tal que no resulta razonable escindir sus contrapesos autónomos, acumulando los beneficios del primer sistema normativo con los beneficios consagrados por el segundo (cf. CSJN, 19/11/91, "O´ M., Allan E. c/ Prov. Neuquén", C. D.T. 3490).
Respecto de la debida acreditación probatoria, observó la Cámara que ningún declarante la ilustró de manera puntual y suficiente respecto del accidente invocado en la demanda, dado que no lo presenciaron sino que sólo oyeron comentarios (fs. 453 vlta.); sin perjuicio ello de que el actor ni siquiera determinó el día en que sufriera el accidente alegado, apuntando tan sólo que ocurrió en "los primeros días de julio de 2009". Imprecisión que persistió en la entrevista pericial médica (v. fs. 207) y afectó también los certificados acompañados, que si bien referían lumbalgia post-esfuerzo no determinaban cuándo y en función de qué circunstancias se realizara tal esfuerzo, no obstante que a destiempo lo fincara el actor en la fecha del accidente denunciado por A., referido a cuando -con fecha 02/07/09-, "cargando bines de plantas, sintió un tirón en la zona lumbar izquierda”, es decir, respecto de un hecho distinto del relatado en la demanda -carente de data cierta-, que fuera además de su conocimiento, según la documental acompañada, ya que la demandada avisó // ///-2- en su momento a la ART sobre...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA