Sentecia definitiva Nº 105 de Secretaría Laboral y Contencioso Administrativo STJ N3, 14-10-2008

Fecha de Resolución:14 de Octubre de 2008
Emisor:Secretaría Laboral y Contencioso Administrativo nº3
 
EXTRACTO GRATUITO
///MA, 14 de octubre de 2008.-
VISTO: Las presentes actuaciones caratuladas: “TOBIO, CARLOS ADRIAN Y OTRO C/ ARELAUQUEN GOLF & COUNTRY CLUB S.A. S/ SUMARIO S/ INAPLICABILIDAD DE LEY” (Expte. N° 23051/08-STJ), puestas a despacho para resolver, y
CONSIDERANDO:
El señor J. doctor V.H.S.N. dijo:

Mediante la sentencia que luce a fs. 263/272, la Cámara del Trabajo de la IIIa. Circunscripción Judicial con asiento de funciones en la ciudad de San Carlos de Bariloche hizo lugar parcialmente a la demanda y condenó a los demandados a abonar a los actores una suma en concepto de zona fría y diferencias salariales, con costas en el orden causado.

Es dable señalar que, en el presente caso, los actores habían desarrollado tareas en beneficio de la accionada y durante los períodos que consignan, en vigencia y aplicación del convenio colectivo 160/75, ultraactivo hasta su modificación por el nº 462 del mes de julio de 2006. Manteniendo sus respectivas categorías profesionales, en el mes de octubre de 2006 fueron notificados de que la empresa había modificado el encuadre convencional en atención a la homologación administrativa nº 626/06 del MTEYSS, por lo que resultaba aplicable retroactivamente al 1 de enero de 2006 el CC. 464/06. Por su parte, los actores sostienen que se debió aplicar el CC. 462/06 que ya se encontraba en vigor y naturalmente revestía las características superadoras del originario 160/75.

Cabe tener presente que, toda vez que la resolución del a-quo fue pasible de recurso por parte de la demandada y de la actora, y que en ambos escritos impugnatorios se señalan cuestiones que han sido consideradas por los jueces individualmente, corresponde señalar los fundamentos expuestos por cada uno de ellos.

En primer lugar, el Dr. A.A. sostuvo que la valoración de los montos abonados por el nuevo convenio indica que ningún detrimento ocasionó su aplicación. Sin embargo, el nuevo plexo /// ///-2- contempla solamente dos de las tres bonificaciones o beneficios que integraban el salario de los actores (presentismo y antigüedad), mientras que el rubro zona, que componía el salario normal y habitual de los reclamantes, resultó tácitamente excluido y tal supresión ocasionó sí una significativa afectación del haber, teniendo en cuenta que su monto oscilaba en el cincuenta por ciento de la remuneración básica del convenio anterior. Es así que se expidió por el acogimiento del rubro zona omitido por aplicación unilateral del nuevo convenio, considerando que el reconocimiento anterior plasmó su incorporación en cada contrato individual sin posibilidad alguna de supresión ulterior. Tal reconocimiento debía respetar el porcentaje que se venía liquidando conforme el CC. 160/75 (arts. 8, 9, 12 y cc. de la LCT.; art. 6 de la ley 14.250). Con respecto a la categorización entendió que debía incluirse a ambos en la tercera categoría (porteros), y rechazó el daño moral por la inexistencia de cuestiones ajenas al vínculo que merecieran una indemnización que excediera la tarifada, ya satisfecha.

En segundo lugar, el Dr. C.S. compartió con el primer votante la categoría atribuida a los demandantes, como así también su posición con relación al convenio colectivo que rige la relación entre las partes, pero discrepó con la interpretación efectuada sobre la mentada bonificación por zona. En tal sentido, consideró aplicable un dictamen de la comisión paritaria por entender que permitía reconocer que, en aquellos casos en que los trabajadores lo venían percibiendo, el adicional por zona debía permanecer, pero como una suma fija equivalente al importe percibido por última vez por ese concepto ($289).

En tercer lugar, el Dr. J.L. argumentó en su voto que la relación laboral entre los trabajadores y la empresa se rigió por el convenio de UTEDYC Nº 160/75, el cual fue reemplazado por dos convenios colectivos que la organización sindical celebró en el año 2006: uno, el Nº 462, con las asociaciones civiles sin fines de lucro (clubes deportivos, fundaciones, asociaciones /// ///-3- profesionales, bomberos voluntarios), y otro, el Nº 464, con los country club y barrios privados. Manifestó que, con el fundamento de que no se podía establecer aquí si A. es o no un country club, los otros dos votos rechazaban la pretensión de la parte actora de que se aplicara a la relación jurídica habida entre las partes el convenio colectivo Nº 462, no obstante acogían su reclamo en cuanto a la zona. Aseveró que, en su opinión, no cabía duda de que el convenio aplicable es el 464 porque lo suscribieron UTEDYC y la FACC, que afilian a los trabajadores de A. y a A., respectivamente.

Destacó que en materia convencional rige la voluntad negocial, y cuando negocia la asociación de empleadores con la asociación de trabajadores no hay derecho protectorio, porque las fuerzas en puja detentan similar poder, por lo que la cuestión sólo podía tratarse y dirimirse en el ámbito de la negociación, tal como sostuvo la propia Cámara en el precedente “N., J. c/ Llao Llao Resorts S.A. s/ Sumario”. Expresó que, en tales condiciones, se debía dirimir la disidencia entre sus colegas, y para hacerlo se veía obligado a adherir al voto del Dr. S., dejando a salvo su posición. Con respecto a la categorización, sostuvo que en la audiencia de vista de causa quedó claramente establecido que ninguno de los dos actores era “encargado”, ni “capataz” del sector vigilancia y, con respecto al daño moral, expresó que resultaba contradictorio con sus propios actos pretender la anulación del distracto y la reparación de los daños, porque la nulidad acarrea la ineficacia de sus efectos jurídicos.

Contra lo resuelto en la sentencia de fs. 263/272, se alzó la parte demandada mediante el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley deducido en los términos que se desprenden de la pieza obrante a fs. 277/279 vlta., y los actores mediante el recurso extraordinario de inaplicabilidad de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA