Sentecia definitiva Nº 105 de Secretaría Laboral y Contencioso Administrativo STJ N3, 24-11-2015

Fecha de Resolución:24 de Noviembre de 2015
Emisor:Secretaría Laboral y Contencioso Administrativo nº3
 
EXTRACTO GRATUITO
///MA, 23 de noviembre de 2015.
Reunidos en Acuerdo los señores Jueces del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Río Negro, doctores S.M.B., L.L.P., R.A.A., A.C.Z. y E.J.M., con la presencia de la señora Secretaria, doctora S.M.G.D., para pronunciar sentencia en los autos caratulados: “JEREZ, FABIAN ARMANDO C/ MUNICIPALIDAD DE SAN ANTONIO OESTE S/ ACCIDENTE DE TRABAJO S/ INAPLICABILIDAD DE LEY” (Expte Nº 26.536/13-STJ), elevados por la Cámara del Trabajo de la Ia. Circunscripción Judicial, con asiento de funciones en la ciudad de Viedma, con el fin de resolver el recurso de inaplicabilidad de ley interpuesto por la parte actora, deliberaron sobre la temática del fallo a dictar, de lo que da fe la Actuaria. Se transcriben a continuación los votos emitidos, conforme al orden de sorteo previamente practicado, respecto de las siguientes:
C U E S T I O N E S
1ra.- ¿Es fundado el recurso?
2da.- ¿Qué pronunciamiento corresponde?
V O T A C I Ó N
A la primera cuestión, los señores Jueces doctores S.M.B., L.L.P. y R.A.A., dijeron:
1. Antecedentes de la causa:
1.1. Mediante sentencia de fecha 21 de noviembre de 2012 -obrante a fs. 313/319 vlta.-, la Cámara del Trabajo de la Ira. Circunscripción Judicial, con asiento de funciones en esta ciudad, rechazó la demanda de daños y perjuicios incoada contra Municipalidad de San Antonio Oeste por F.A.J.; quien interpuso recurso de inaplicabilidad de ley a fs. 334/345 vlta., concedido parcialmente por el tribunal de grado a fs. 358/359 y formalmente admitido en esa medida por este Cuerpo a fs. 380.
1.2. En cuanto interesa destacar ahora, consideró el a quo desde su perspectiva del art. 1113 del C. Civil que, al no haber señalado adecuadamente el actor el hecho dañino, el principio procesal de congruencia impedía admitir su pretensión por esa vía de responsabilidad objetiva -punto XII; a fs. 317/318 vlta.-.
En tal sentido -se estimó en el fallo-, al relatar J. que el accidente acaecido durante/ ///
su tarea de recolección de residuos se produjo porque la parte trasera del camión, en cuyo estribo iba parado, saltó a causa de un bache, ocasionando su caída con brusca apoyatura de su pie derecho en el suelo y lesión lumbar (hernia de disco lumbosacra), no cabía admitir la posterior sustitución probatoria de la causa inicialmente invocada -bache- por una loma de burro, sino con afectación del mentado principio de congruencia. Ello así pues entendió que el actor debía denunciar la mecánica del accidente y cuál fuera la cosa riesgosa -y no lo hiciera- de manera de posibilitar al Tribunal determinar la causalidad entre accidente y daño.
2. Los agravios del recurso:
2.1. Al efecto perseguido ante esta instancia extraordinaria, el actor imputa al fallo violación de los principios constitucionales de no dañar -cf. art. 19, C.- y de tutelar judicialmente -cf. art. 18, C.-, en la medida que rechazó su reclamo no obstante tener por acreditado el accidente de trabajo alegado, por la mera falta de coincidencia fáctica entre la inexistencia de un bache y la existencia acreditada de una loma de burro, incurriendo de tal manera en excesivo rigor formal, tanto al interpretar el principio de congruencia procesal en sí, como también al proyectarlo en la apreciación de los testimonios vertidos sobre ese aspecto.
Critica que el a quo realizó afirmaciones dogmáticas acerca de dicho principio procesal, sin explicar por qué o cómo admitir una lomada en lugar de un bache afectaba el adecuado ejercicio del derecho de defensa de la demandada -o de la ART citada-, estimando así que pudo ser oída respecto del bache invocado pero no respecto de la loma de burro acreditada, lo cual resulta claramente un absurdo, un rigorismo inaceptable que conculca su derecho constitucional de ser indemnizado por sufrir un daño indebido.
Señala entonces que la congruencia debe considerarse sobre el hecho esencial llevado a conocimiento del juzgador, en orden a la pretensión ejercida en razón de dicho hecho, de suerte que respetar ese principio procesal no significa que todas las características y circunstancias accidentales que rodearon un hecho deban coincidir perfectamente con la descripción efectuada en la demanda.
2.2. La cosa riesgosa y dañosa en definitiva indicada -concluye- fue el camión recolector en movimiento brusco, con perjuicio de su integridad física al ocasionar su precipitado descenso y accidente; de tal suerte, que ello fuera por un bache o por una lomada no modificaba la cuestión planteada, en tanto el tipo específico de irregularidad del camino devenía en definitiva indiferente a los efectos de la responsabilidad objetiva y, en todo caso, // ///-2- tampoco pudo ser advertido claramente por J. desde donde se ubicaba parado antes del forzoso y precipitado descenso al suelo.
No debe perderse de vista -destaca finalmente- que detrás de la argumentación en torno del principio de congruencia hay una persona seriamente incapacitada a raíz de un hecho acreditado, a quien sin embargo se ha privado de reparación por asumirse un análisis insustancial e incurso en exceso ritual manifiesto, con vulneración de la tutela judicial efectiva consagrada en la Constitución N.ional.
3. Análisis y solución del caso:
3.1. Conforme puede advertirse de la precedente reseña, la cuestión recursiva a dilucidar estriba en primer término en un aspecto adjetivo de la litis, a saber, en la eventual impertinencia de una apreciación eminentemente ritualista, recaída respecto de los elementos de fondo ordenados al progreso del reclamo, que se viera impedido así de ser atendido satisfactoriamente en el grado.
Es cierto que la congruencia es uno de los requisitos que han de cumplir las sentencias sobre el fondo, consistente en la adecuación, correlación o armonía entre las peticiones de tutela realizadas por las partes y lo decidido en el fallo; mas se exige también la exhaustividad sobre las pretensiones de las partes; por lo que hay incongruencia infra o citra petita cuando se da menos de lo reconocido (cfr. Diccionario Jurídico Espasa, Espasa Siglo XXI, Madrid, 2005; voz: Congruencia). Y puede por tanto hablarse de congruencia si existe conformidad de expresión, concepto y alcance entre el fallo y las pretensiones de las partes formuladas en el juicio, de suerte tal que la incongruencia justifica el recurso de apelación e incluso, en su caso, el de casación (cf. O., M...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA