Sentencia Nº 103 de Secretaría Penal STJ N2, 09-05-2017

Fecha de Resolución: 9 de Mayo de 2017
 
EXTRACTO GRATUITO
///MA, 9 de mayo de 2017.
VISTO: Las presentes actuaciones caratuladas: “QUINTREMAN, M.G. y QUINTREMAN, R.P.s.ón s/Casación” (Expte.Nº 28928/16 STJ), puestas a despacho para resolver, y
CONSIDERANDO:
Que la deliberación previa a la resolución ha concluido con el acuerdo de los señores Jueces que se transcribe a continuación.
El señor J. doctor S.M.B. dijo:
1. Antecedentes de la causa:
1.1. Mediante Sentencia Nº 80, del 14 de octubre de 2016, la Cámara Segunda en lo C. de General Roca resolvió -en lo pertinente- condenar a M.G.Q. y a R.P.Q., como coautores del delito de exacciones ilegales agravadas en concurso real -4 hechos- (arts. 45, 55, 266, 267, 268 y 22 bis C.P.), a las penas de tres (3) años de prisión de ejecución condicional y multa de cincuenta mil pesos ($50.000), respectivamente. A este último también le impuso una inhabilitación absoluta perpetua por dichos delitos y asimismo lo absolvió como autor material del delito de exacciones ilegales agravadas -3 hechos- por el cual se amplió su acusación en juicio.
1.2. Contra lo así decidido, el defensor particular doctor J.O.C. interpuso recurso extraordinario de casación, que fue declarado admisible por el a quo.
2. Agravios del recurso de casación:
El recurrente se agravia por la adecuación legal de los hechos imputados en relación con el tipo penal escogido por el fallo (exacciones ilegales agravadas), atento a los arts. 267 y 268 en función del art. 266 del Código Penal.
Manifiesta que el voto rector ha desarrollado su argumentación en orden a demostrar cómo sus defendidos han incurrido en el delito de concusión -lo que pretendía el Ministerio Público en su acusación-, que estaría contenido en el art. 266, y sin embargo concluyó condenándolos por el delito de exacciones ilegales. Considera que la resolución en crisis ha desconocido las diferencias entre ambos tipos penales en cuanto a requisitos objetivos y subjetivos y que de manera arbitraria se despreció el planteo de atipicidad efectuado.
/// Como planteo supletorio aduce que, aun si se adhiriera a la tesis según la cual el art. 266 contiene el delito de concusión, igualmente la sentencia sería arbitraria ya que los hermanos Q. resultaron condenados por el delito de exacciones ilegales agravadas (arts. 266, 267 y 268), no por aquel.
Alega la inaplicabilidad del art. 266 respecto del cargo que ocupaban sus defendidos, ya que la conducta descripta en la sentencia no conforma el abuso funcional requerido por el tipo penal escogido al momento de sentenciar y condenar a sus pupilos.
Como segundo agravio señala la valoración arbitraria de la prueba, como así también la carencia de elementos independientes y distintos de los incorporados a la causa que permitan dirimirla.
En atención a los agravios reseñados, la parte solicita que se haga lugar al recurso.
3. Hechos de reproche:
Según se describe en la sentencia (fs. 594/613 vta.), el primer hecho “ocurrió en agosto del año 2009 cuando D.R., se desempeñaba como portera de la Escuela Nº 344 de ésta ciudad.- M.G.Q. cumplía funciones en el área del personal no docente de la Delegación Regional de Educación del Alto Valle Este dependiente del Consejo de Educación de la Provincia de Río Negro y R.P.Q. se desempeñaba como empleado de la Planta Permanente del Departamento Unidad de Gestión y del área de Salud de la Delegación Regional de Educación del Alto Valle Este dependiente del Consejo de Educación de la Provincia de Río Negro.- En esas circunstancias le suspendieron o hicieron suspender la contratación a los seis meses de su ingreso sin motivo alguno. A la semana ambos imputados convocaron a D.R. a la casa de M.G.Q. en horario nocturno -a las 21 horas- ocasión en que le hicieron saber que renovarían su contrato siempre y cuando aceptara desempeñarse en el Albergue de Casa de Piedra y les pagara la suma de $ 1500, repartida en una cuota de $ 1000 y otra de $ 500. Lo hicieron a sabiendas de la complicada situación familiar de la mujer, único sostén de cuatro hijos de 3, 10, 16 y 17 años. Bajo ese apremio y sin contar con otras alternativas laborales, la señora D.R. debió avenirse a lo exigido con tal de conservar su fuente de ingreso. Ni bien cobró su sueldo entregó $ 1000 a M.G.Q. y luego $ 500, pudiendo así mantener su contrato hasta diciembre de 2009. En febrero de 2010, habiendo R. solicitado a los imputados un nuevo destino en un establecimiento de General Roca ya que no podía
///2. abandonar más sus hijos, M.Q. y R.P.Q. le manifestaron que lo harían siempre y cuando sacara con su \'Tarjeta Naranja\' ropa de deportes para M. por el valor de $ 1000 y les reclutara gente para trabajar como portera, bajo las condiciones que ellos le imponían, cual era el pago de sumas de dinero. Así fue como entre marzo y abril del 2010, la damnificada llegó a soportar una deuda de $ 3000. De allí en más los nombrados Q., la mantuvieron doblegada hasta el 27 de mayo de 2010, rotándola abusivamente por diferentes establecimientos, siempre bajo amenaza de no renovar su contrato. Al mismo tiempo le imponían junto a otros porteros, llevar gente a encuentros políticos de Viedma y/o C.C.. Anotaban en un cuaderno quiénes lo hacían y luego llamaban a los que no concurrían para chantajearlos. Habiendo transcendido por medios de prensa locales los hechos de autos, R.P.Q. llamó por teléfono a la señora REYES manifestando que tenía que hablar con ella. Buscó la oportunidad de hacerlo, hasta que un día que R. debió acudir al edificio de la delegación para una junta médica, el imputado la llevó en su automotor hasta la escuela donde trabajaba, ocasión en que la amenazó diciéndole: \'... Morocha... hay mucha gente que te mandó al frente... por que vos nos denunciastes D.... ya sabes lo que te va a pasar... nosotros hacemos los arreglos políticos y los pichichos quedan todos afuera... yo a mi hermana M. la voy a defender a muerte.....\'”.
...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA