Sentencia Nº 05/15 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2016

Fecha de Resolución:28 de Septiembre de 2016
 
EXTRACTO GRATUITO

En la ciudad de Santa Rosa, Capital de la Provincia de La Pampa a los veintiocho días del mes de septiembre de dos mil dieciséis, se reúnen los señores Ministros, Dr. Hugo Oscar DIAZ, y Dr. Fabricio Ildebrando Luis LOSI, integrantes de la Sala B del Superior Tribunal de Justicia, de conformidad con el art. 444 quater, primer párrafo, en relación al art. 439 del C.P.P., a efectos de dictar sentencia en los autos: “JAMAD, José María en causa por envenenamiento culposo agravado de sustancias alimenticias peligrosas para la salud s/ recurso de casación”, registrados en esta Sala como expte. n.º 05/15, con referencia al recurso interpuesto a fs. 939/964, por el señor defensor particular, Dr. Marcos Luis PAZ, contra el fallo del Tribunal de Impugnación Penal de fs. 924/936vta., mediante el que se dispuso: “NO HACER LUGAR al recurso de impugnación... deducido por el defensor particular ... CONFIRMANDO, en consecuencia, en todos sus términos la sentencia Nº cuarenta y cuatro/dos mil catorce...” y;- RESULTA:-
1º) Que el Dr. Marcos Luis PAZ, defensor particular de José María JAMAD, presentó recurso de casación contra el fallo n.º 01/15 de la Sala A del Tribunal de Impugnación Penal, cuya concesión luce a fs. 965/966vta.- Sustentó el medio recursivo impetrado en el art. 444 bis incisos 1, 2 y 3 del C.P.P.- 2º) Que alegó inobservancia del art. 18 de la Constitución Nacional, por afectación del derecho de defensa en juicio por violación del principio de congruencia. Aclaró que en el caso no se trata de un mero cambio de calificación, sino que existe una modificación incongruente de la base fáctica con la que se acusa a su defendido y las consideraciones de hecho tenidas en cuenta al momento de su condena.- Aseveró que Jamad fue acusado por el Fiscal en base a hechos diferentes por los cuales resulta luego condenado, y la corrección de la calificación que se plasma en el auto de elevación a juicio, en coherencia con el procesamiento, resultó totalmente insuficiente, en cuanto a la descripción de los acontecimientos por los cuales debía defenderse el entonces imputado.- Resumió que “...el Procesamiento, el Auto de elevación a Juicio y la Sentencia están basadas en los Delitos de Elaboración y Expendio Culposo previstos en el artículo 203 del Código Penal. Sin embargo, su defendido fue ACUSADO por los delitos de expendio y elaboración dolosa y ello fue plasmado en la acusación que cierra la instrucción y que luego es leída al iniciar el debate” (fs. 943).- En el mismo sentido, afirmó que ni la acusación ni el auto de elevación, señalan cuáles fueron los hechos o elementos tenidos en cuenta para considerar la existencia de culpa; como tampoco emerge de ellos, la agravante de enfermedad.-
Los dos restantes agravios recursivos, son en rigor una profundización de lo ya planteado en el primero. A saber: 3º) Que, bajo el rótulo de inobservancia y errónea aplicación de la ley sustantiva, cuestionó la aplicación del art. 203 del C.P.. Sostuvo que “...se aplicó erróneamente el artículo 203 del Código Penal. En especial se aplicó erróneamente el elemento subjetivo CULPA y el elemento objetivo, ya que existió una errónea imputación objetiva que no ha tenido en cuenta el principio de confianza” (fs. 947).- Aseveró que “el control insuficiente” que se le imputa a JAMAD no surge de ninguna disposición o norma general que así lo obligue. No se justifica, a decir de la defensa, de dónde emerge la deficiencia de control, es decir, dónde se establece cómo debió hacerse la vigilancia, lo que evidencia que se trata de un parecer, criterio personal y subjetivo de los jueces, y no de una exigencia conceptual propia del derecho penal con sustento en los elementales principios de la culpa definidos por los dogmáticos y epistemólogos de la ciencia penal.- Claramente, expuso que, aún cuando se considere el resultado como imputable objetivamente a su defendido, no existe incumplimiento al deber de cuidado, como se expresara precedentemente, y en todo caso, esa inobservancia no hacía inevitable o imprevisible el resultado.- Remarcó que no se encuentran configurados en el caso los elementos típicos de la culpa, ya sea para la elaboración (art. 200 del C.P.) o para el dispendio (art. 201 del mismo código).- 4º) Que, en la exposición recursiva también explicó que se agravia de la errónea aplicación del significado y alcance del concepto jurídico del principio de confianza.- Dijo que no hay dudas de que el referido principio opera con total aplicabilidad, y ello así, puesto que se hace responder a JAMAD por no haber controlado a los supervisores de elaboración y de ventas; por no haber fiscalizado a quienes debían controlar. Reflexionó en consecuencia, que ello no sólo evidencia la inexistencia de un deber de cuidado por parte del imputado...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA