Sentencia Nº 03/08 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2008

Emisor:Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de la Pampa (Argentina)
Estatus:Publicado
Número de sentencia:03/08

TIP-08-SOSA-17.09

 

En la ciudad de Santa Rosa, capital de la Provincia de La Pampa, a los diecisiete días del mes de septiembre de dos mil ocho, se reunen los señores jueces integrantes de la Sala "A" del Tribunal de Impugnación Penal, Pablo Tomás Balaguer y Verónica E. Fantini, de conformidad con el art. 439 del Cod. Proc. Penal, asistidos por el Sr. Secretario, Mauricio Federico Piombi, a los efectos de resolver el recurso de impugnación interpuesto, a fs.239/249 y vta.de la presente causa nº 03/08, caratulada: "SOSA, Rubén Alfredo s/ Recurso de Impugnación" en la causa nº 15575/07, conforme registro de la Cámara en lo Criminal de la 2º Circunscripción Judicial, de la que

 

RESULTA:

 

 

I.-) Que la Cámara en lo Criminal arriba mencionada con fecha doce de diciembre de dos mil siete, mediante sentencia obrante a fs.213 a 224, condenó a Rubén Alfredo Sosa por el delito de homicidio en estado de emoción violenta (art.81 inc. a C.P.), a la pena de tres años de prisión de efectivo cumplimiento, y costas (arts.498/499 C.P.P.).-

 

II.-) Que contra dicha resolución el señor Fiscal de Cámara Carlos María Salinas interpuso recurso de impugnación en base a lo previsto en el art.429 inc.1º y 431 del C.P.P. Asimismo interpuso recurso de impugnación la señora querellante particular Iris Beatriz Pinedo, con el patrocinio letrado de Walter E. R. Vaccaro, de conformidad con el art.429 inc. 1º y 432 del C.P.P. y la defensa del imputado a cargo del Dr. Armando Agüero, en base a lo previsto en el art.429, incisos 1 y 3 y 433, inc.2º, ambos del C. P. P.

 

a) En cuanto al recurso de impugnación interpuesto por el Fiscal de Cámara, Carlos María Salinas, funda la vía recursiva en el art.429 del C.P.P. por inobservancia o errónea aplicación de la ley sustantiva y art.431 del C.P.P.

 

Se agravia este Ministerio en cuanto a la pena solicitada ya que en el caso en autos se condenó a Sosa a la pena de tres años de prisión por el delito de homicidio en estado emoción violenta (Art.79 y 81 inc. 1º ap. a) del C.P.), ante su solicitud a la pena de nueve años de prisión por el delito de homicidio simple (art.79 del C.P.), por estimar que el imputado le causó la muerte a Maximiliano Galli en forma dolosa, compartiendo el voto del camarista Dr. Alfredo Alonso, teniendo en consideración el relato claro, preciso, pormenorizado y coherente de los hechos por parte del acusado, lo que hace que sea incompatible con el estado emocional de perturbación de la conciencia por parte de Sosa al momento de ocurrido el hecho. Considerando que en realidad el elemento emocional causante de la muerte fue el estado de ira en que se encontraba éste en la fiesta de cumpleaños de su sobrina, en donde sin motivo golpeó a los menores Artigas y Ferreira.-

 

b)-Con respecto al recurso interpuesto por la parte querellante, funda la vía recursiva en el art.429 inc.1º y 432 del C.P.P., alegando inobservancia o errónea aplicación de la ley sustantiva.-

 

En igual sentido que el Fiscal de Cámara, entiende que el accionar de Sosa debe ser encuadrado en la figura de homicidio simple (art.79 del C.P.) ya que actuó con dolo, causándole la muerte a Galli.-

 

c)-El defensor particular Armando Agüero, funda la vía recursiva en el inc. 1º del art. 429 del Código formal alegando "errónea aplicación de la ley sustantiva" y ser violatoria de las reglas de la sana crítica racional y sustentarse en una motivación arbitraria y alejada a la prueba colectada en autos, equiparable, en sí, a falta de motivación, efectuándose además, una errónea aplicación del derecho sustantivo, deponiéndose en consideración la modificación, en tanto sostiene en relación a los hechos que se está ante un caso de legítima defensa privilegiada (art.34 inc.6 y su ante último párrafo) y en consecuencia es imperativo de la absolución, aún cuando subsidiariamente y biológicamente fuera posible la concurrencia de un estado de emoción violenta.-

 

Subsidiariamente, solicita el recurrente la nulidad parcial de la sentencia, respecto a la pena aplicada y por la ausente fundamentación de la misma (arts.371, 376 inc. 3º y 442 del C. P.P. y. arts.40 y 41 del C.P.) o bien, la modificación de la misma por violación del art.26 del C.P de acuerdo con el art.441 del C.P.P.

 

Se agravia el recurrente, que en el caso en autos, la sentencia carece de fundamento y, por ende, esta es una grosera violación a la regla que debe ser valorada indefectiblemente tanto por el Tribunal de Casación como por esta Corte. Cuando no puede reconocerse en la sentencia la aplicación del método histórico en la forma en que lo condicionan la constitución y la ley procesal, corresponde entender que la sentencia carece de fundamento, y por lo tanto hay un acto arbitrario de poder.

 

Considera también en cuanto a la conducta del Sr. Sosa en el momento del hecho, que el mismo se encontraba en un estado emocional que provocó una reacción de tipo de emoción violenta, que generó un trastorno parcial de la conciencia y la pérdida de los frenos inhibitorios que llevaron a Sosa a actuar primitivamente y aún sacrificando su persona, y que este estado emocional si bien puede puede ser el atenuante del art.81 inc. a), no es excluyente de una acción defensiva o de legítima defensa en los términos del art.34 inc.6 y su ante último párrafo, aún cuando el señor Sosa en el momento de obrar se encontraba en un intenso estado emocional y con pérdida parcial de la conciencia que da lugar a un estado de emoción violenta.-

 

Concluye el impugnante con relación a la sentencia, que se deben analizar dos cuestiones, por un lado la nulidad de la misma respecto de la aplicación de la pena por inexistente fundamentación y por el otro, el por que de la aplicación de la pena máxima prevista del art.26 el C.P. configurando ello un exceso jurisdiccional revisable judicialmente. Considerando que estamos ante una sentencia nula en cuanto a la pena a aplicar ya que los magistrados no han expresado siquiera minimamente el por que de la pena que se dispone, violando así el derecho de defensa en tanto al no darse los fundamentos se impide conocer el por que de la aplicación de la misma siendo injusta y arbitraria, siendo necesario a este respecto aplicar el art.442 del C.P.P. atento la nulidad parcial de la sentencia -respecto a la imposición de la pena y efectuar el reenvío de las actuaciones realizándose una correcta y existente valoración de la pena impuesta- de acuerdo al art.40, 41 del C.P. y 371 y 376 inc.3º del C.P.P-, en la que deberá tenerse en cuenta la aplicación del art.26 del C.P.

 

 

III.-) Que, concedido que fueran los recursos y mantenidos por las partes impugnantes, no rechazados por este Tribunal, se presentó ampliación en los términos de oficina previstos en el art. 437 del Cód. Proc. Penal.-

 

 

IV.-) Que, integrada la Sala en su conformación, pasados los autos a Despacho para estudio de los jueces que la integran, se fijó audiencia para el día 10 de septiembre próximo pasado, a fin de tomar conocimiento "de visu" del imputado, compareciendo el mismo conforme acta obrante a fs.298 y, habiéndose llamado a autos para sentencia, ésta ha quedado en condiciones de ser resuelta, habiéndose establecido el orden de votación, correspondiéndole el primero al Sr. Juez Pablo Tomás Balaguer y, luego, a la Sra. Jueza Verónica E. Fantini.-

 

El Juez Pablo Tomás Balaguer dijo:

 

1).- Que a partir de la sentencia obrante a fs. 213/224 dictada con el voto de dos los Jueces que integran la Cámara en lo Criminal de la Segunda Circunscripción Judicial de esa Provincia, al condenar a Rubén Alfredo Sosa como autor material y penalmente responsable del delito de Homicidio en Estado de Emoción Violenta (art. 81 inc. a del Código Penal) a la pena de Tres Años de Prisión y Costas (arts. 498,499 del C. de P.P.), se generaron las respectivas críticas de las partes en la interposición de tres recursos de impugnación, correspondientes al Acusador Público (fs. 233/234vta.), al Querellante Particular (fs.226/229vta.) y la Defensa (fs. 239/249vta.).-

 

En su rol y acorde a los legítimos intereses que tienen sobre el resultado del proceso, sintéticamente, cada una de las partes se agraviaron con los siguientes fundamentos:

 

a) En adhesión al voto que en minoría emitió el Juez Alfredo Alonzo en la sentencia de fs. 213/234, el Fiscal de Cámara a cargo de la acusación, en concordancia con lo expresado en la audiencia al alegar sobre la prueba allí producida, sostuvo, a modo de conclusión, que Rubén Alfredo Sosa le causó la muerte a Maximiliano en forma dolosa, sin atenuación de ninguna especie, y que debe ser condenado por el delito de Homicidio Simple en los térmnios del art. 79 del Código Penal.-

 

En apoyatura que la emoción violenta no le es excusable a Sosa, brindó cuatro argumentos: I.- Que, cuando Sosa estaba en el interior de la vivienda estaba acompañado de su hijo, lo que hace dudar sobre la existencia del miedo de su parte; máxima que ya había arribado el personal policial. II.- Con la observación de la foto nº ocho resulta imposible que la vícitima haya logrado ingresar a la vivienda. III.- Al salir el imputado al exterior, en la mitad de la calle mata a su sobrino de una puñalada artera y feróz en el corazón y, cuando caía, le vuelve a aplicar un puntazo en la espalda. La víctima lo único que hizo fue defenderse. IV.- En la versión que Sosa le brinda al Psiquiatra y al Juez de Instrucción les narra que a su sobrino se lo llevó por delante con respecto al hecho concreto, sin que ello resulte coincidente con lo dictaminado por el Forense, siendo el choque que alega Sosa imposible de producirse.-

 

También, cuestionó la existencia de un estado emocional, al advertir que el relato claro, preciso, pormenorizado y coherente de los hechos por parte del acusado, es incompatible con ese estado emocional, utilizando para ellos tres argumentos: I.- Que, en la audiencia, el Psiquiatra Koncurat admitió que todo acto criminal está motivado por algún tipo de emoción, pero de ahí a pensar que bajo el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba