Sentencia Nº 02/07 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2008

Emisor:Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de la Pampa (Argentina)
Estatus:Publicado
Número de sentencia:02/07

TIP-08-PUSSETTO-14.04

En la ciudad de Santa Rosa, capital de la Provincia de La Pampa, a los catorce días del mes de abril de dos mil ocho, se reúne la Sala del Tribunal de Impugnación, integrada por los Sres. Jueces Verónica E. Fantini y Pablo T. Balaguer, asistidos por el Secretario Sustituto, Carlos R. Logioio, a los efectos de resolver el recurso de impugnación interpuesto a fs. 454/475 de la presente causa nº 02/07, caratulada: "PUSSETTO, Cristian Damián s/ recurso de impugnación en causa nº 15326/07", conforme Registro de la Cámara en lo Criminal de la IIda. Circunscripción Judicial, de la que

RESULTA:

I.- Que la Cámara en lo Criminal de la ciudad de Gral. Pico de esta Provincia, con fecha diez de octubre de dos mil siete, mediante fallo nº 7773-A, recaído en Expte. nº 15326/07, condenó a Cristian Damián Pussetto como autor material y penalmente responsable del delito de homicidio (art. 79 del Cód. Penal), a la pena de ocho años de prisión, accesorias legales del art. 12 del citado Código y costas (arts. 498 y 499 del Cód. Proc. Penal).-

II.- Que contra dicha resolución, los letrados defensores particulares del imputado Pussetto – abogados Eduardo Luis Aguirre y Francisco Gabriel Marull – , interponen, en base a lo previsto en los arts. 429 sgtes.. y c.c. del Cód. Proc. Penal, lo que denominan recurso de casación.

A) Fundan la vía recursiva al tratarse lo impugnado de una sentencia condenatoria dictada por una Cámara en lo Criminal – art. 433, inc. 2º del Código de forma – entendiendo que se ha arribado a dicha resolución definitiva "inobservando normas que el Código de rito establece bajo pena de nulidad – vicios in procedendo – (CPP, 429.2)", como así también "se advierte una errónea aplicación de la ley sustantiva – vicio in iudicando – (CPP, 429.1)...".-

B) Argumentan los recurrentes que el recurso deducido debe permitir que este Tribunal "examine y resuelva los agravios" interpretándose el art. 429, inc. 2 del Cód. Proc. Penal "en forma armónica con los artículos 8.2 de la CADH, 14.5 del PIDCP y 75, inc. 22 de la C.N., tal como lo ha sostenido la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el caso "Casal, Matías E.", teniéndose en cuenta, entre otros argumentos que esgrimen, "la facultad del condenado de impugnar ampliamente la sentencia como parte de su derecho de defensa en juicio (derecho a defenderse una vez más)", conforme los autores que en su escrito de interposición – fs. 455 – citan.-

C) Que, en lo que hace a los motivos fundantes de la casación material, señalan como erróneamente aplicada por el Tribunal de juicio, la calificación legal elegida, entendiendo que los hechos no pueden ser subsumidos en la norma del art. 79 del Código Penal, ameritando la base fáctica la absolución del imputado o, subsidiariamente, su encuadre en la norma contenida en el art. 84 del citado cuerpo legal.-

D) Que, en lo que respecta a los motivos que dan andamiaje a la casación formal, la parte recurrente alega dos: uno, la carencia de fundamentación de la sentencia, por ser la misma aparente y, el otro, la violación a las reglas de la sana crítica razonada, conduciendo ambos, a criterio de los recurrentes, a la nulidad de la sentencia impugnada y al consiguiente reenvío de las actuaciones a un nuevo Tribunal para la realización de un nuevo juicio, lo que se peticiona, en base a lo prescripto en el art. 442 del Cód. Proc. Penal.-

III.- Que, concedido que fuera el recurso (fs. 476) y mantenido el mismo por el impugnante (fs. 488), no rechazado por este Tribunal, habiendo manifestado el representante del Ministerio Público Fiscal, a quien se le diera conocimiento, que no adhería, puestas éstas a disposición de las partes en los términos y a los fines del art. 436 del Cód. Proc. Penal, la recurrente hizo renuncia expresa de tal plazo.-

IV.- Que, integrada la Sala en su conformación, de acuerdo a lo dispuesto a fs. 494, y pasada ésta a estudio, se fijó audiencia para el día 12 de marzo próximo pasado, a fin de tomar conocimiento "de visu" del imputado, compareciendo el mismo, junto a su letrado defensor, siendo escuchado, de acuerdo a lo que consta en acta agregada a fs. 510 y, habiéndose llamado a autos para sentencia, ha quedado ésta ahora en condiciones de ser resuelta, habiéndose establecido el orden sucesivo de votación, correspondiéndole el primero a la Jueza Verónica E. Fantini y, luego, al Juez Pablo T. Balaguer.

La Sra. Jueza Verónica E. Fantini dijo:

1.-) Corresponde afirmar, primero, que el recurso de impugnación deducido por la Defensa letrada del imputado Pussetto resulta admisible, toda vez que, debidamente fundado, tanto por alegados vicios "in iudicando" como "in procedendo", se dirige contra una sentencia definitiva (art. 429 y 430.1, ambos del Cód. Proc. Penal, según Ley nº 2297).

Y también le asiste razón a los recurrentes en cuanto a la amplitud del recurso intentado, toda vez que, como bien lo expone Gabriel Pérez Barberá en su artículo "Casación penal y posibilidad de control. Alcance del fallo "Casal" y del método alemán invocado por la Corte", publicado en El Dial.com, Doctrina, martes 15 de mayo de 2007, "... la Corte argentina no deja lugar a ninguna duda acerca de cuál tiene que ser la finalidad de ese recurso en el contexto normativo actual: allí "amplitud" significa, simplemente, revisión integral de la sentencia impugnada".-

E inmediatamente sigue diciendo "Que la revisión sea `integral´, por su parte, importa garantizar al condenado un derecho eficaz a que su caso sea examinado "una vez más" en todos los puntos que hayan sido objeto de su interés recursivo, en tanto no sea imposible revisarlos".

Así, en este esfuerzo que se me impone realizar, en aras de legitimar el poder punitivo estatal, debo necesariamente precisar cuáles han sido los concretos agravios de las partes, para así poder analizarlos y confrontarlos con lo resuelto en la sentencia, minimizando al máximo lo que el autor citado ha denominado "las consecuencias limitadoras de la inmediación".

Que, en lo que hace a este punto, y en este particular caso concreto, estudiada que ha sido la causa, no advierto que esas consecuencias limitadoras sean significativas para la posibilidad de revisión integral, toda vez que, como lo señala el autor citado, refiriéndose al considerando 25 del fallo de la Corte "Casal", "...lo cierto es que, en general, no es mucho lo que presenta la característica de conocimiento exclusivamente proveniente de la inmediación", aseveración que, repito, en este caso concreto, se comprueba, toda vez que existe numerosa prueba registrada por escrito, documental, pericial e incluso, declaraciones testimoniales de personas que depusieran tanto ante la Prevención como en sede instructoria, haciéndolo también durante el juicio, dejándose constancia, en acta, de lo por ellas manifestado, aún, en el último de los casos, en sus partes consideradas más esenciales.

2.-) Que, del detallado y reiterado estudio de los agravios fundantes de la impugnación, se advierte que existe una íntima relación entre los motivos que dan origen a la casación material y los explicitados para la formal, presentándose ambos de tal manera imbrincados que, no obstante su formal separada presentación, el verdadero y real agravio de la Defensa es la valoración probatoria que hace el tribunal de juicio, aceptando y dando por probada una hipótesis fáctica –la sostenida por los testigos que iban con la víctima– sobre otra –la sostenida por otros testigos, no incluídos en este grupo, y la pericia de parte del ingeniero De Dios Herrero-.

Algún autor cuyo nombre aquí no puedo recordar ni tampoco encontrar la cita concreta ha expresado, en pensamiento que comparto, que es justamente los hechos los que agravian al condenado, no importándole tanto cuál es la calificación legal de la conducta que le ha sido reprochada.

Así, la esencia de la motivación del recurso y lo realmente atacado por éste es fraseable en este interrogante: ¿Iba la víctima cruzando la calle Irigoyen, en sentido Este-Oeste, de izquierda a derecha según el punto de vista del conductor de la camioneta, Pussetto, faltándole poco para acceder a la vereda Oeste? ¿O apareció la víctima, Soria, de improviso, en la línea de marcha de la camioneta, saltando desde la vereda Oeste, de la funeraria, hacia la calle?.

Que ésta es la idea central alrededor de la que gira todo el fundamento que presentan los recurrentes.

Que, sin perjuicio de ello, pasaré a detallar los puntos destacables de la fundamentación del recurso deducido.

a) Que, en función que la sentencia considera como probada la hipótesis que Soria, la víctima, cruzaba la calle de izquierda a derecha –conclusión que califican de "meramente voluntarista, contraria a la lógica, la experiencia y la psicología" y que "responde a un proceso arbitrario de selección, fragmentación y desestimación de evidencias"– el recurso cuestiona la atribución que la sentencia hace a Pussetto de dolo eventual, calificándola de "yerro dogmático".

Alegan que el razonamiento condenatorio no puede construir ni el conocimiento que Pussetto tenía de la presencia de la víctima ni, mucho menos, la aprobación de la posibilidad de producción de un resultado dañoso.

Y, sin perjuicio de propiciar los recurrentes la absolución de su defendido o, subsidiariamente, la aplicación de una figura culposa, entienden que, a estar a los dichos de la sentencia impugnada, debiera haberse resuelto la cuestión inequívocamente como una de dolo directo.-

b) Y sostienen que la sentencia no puede construir ese conocimiento que Pussetto debía tener de la presencia de la víctima porque el imputado siempre alegó, desde los primeros momentos de la investigación, ya al presentarse en la Comisaría local, a poco de ocurrido el hecho, que la víctima se encontraba oculta sobre su lado derecho y que le apareció de improviso.

c) Adunan este agravio – en lo que forma parte ya de la impugnación formal – en sostener que la sentencia no explicita los motivos por...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba