Sentencia de Camara Civil Caleta Olivia de 27-02-2019

Fecha de Resolución:27 de Febrero de 2019
Emisor:Cámara Civil de Caleta Olivia
 
EXTRACTO GRATUITO
rovincia: Santa Cruz
Localidad: Caleta Olivia
Fuero: Excma. Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral y de Mineria de la Segunda Circunscripción Judicial
Instancia: Segunda Expte. Nº: 7170
Sentencia: 2772
Actor: Serra, Horacio Enrique
Demandada: Transportes Don Pedro SRL/ Zapata, Horacio Sebastián
Objeto: Daños Y Perjuicios
Fecha: 27/02/2019
Texto: En la ciudad de Caleta Olivia, Provincia de Santa Cruz a los veintisiete días del mes de febrero de dos mil diecinueve, se reúnen los señores miembros de la Excma. Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería de la Segunda Circunscripción Judicial para dictar sentencia en los autos: “SERRA, Horacio Enrique c/ TRANSPORTES DON PEDRO SRL y otro s/ Daños y perjuicios”, Expte. Nº D-13.157 del año 2009 que tramitan en el Juzgado de Primera Instancia Nº 2 en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería, secretaria nº 1 de esta ciudad, que tuviera ingreso en esta instancia bajo el Nº 7170. A estos fines se estableció el siguiente orden de estudio: Dr. Humberto Eduardo Monelos, Dra. Griselda I. Bard y Dra. Connie R. Naves para responder a las siguientes cuestiones: PRIMERA:¿Es justa la sentencia recurrida? SEGUNDA: ¿Qué pronunciamiento corresponde dictar?
A LA PRIMERA CUESTIÓN el Dr. Monelos dijo:
I.- Que Horacio Enrique Serra, por intermedio de sus apoderados, con el escrito de fs. 62/71 interpone demanda por reparación de daños y perjuicios contra Transportes Don Pedro SRL y Horacio Sebastián Zapata reclamando daño material, lucro cesante, daño moral, y daño psicológico, intereses moratorios y compensatorios costos y costas, que estima en $ 160.000 más desvalorización monetaria. Relata que circulando en su vehículo Renault Clío Dominio BVB 191 por Ruta nacional nº 3 rumbo a Comodoro Rivadavia Km 1879 aproximadamente cuando, no obstante la doble raya amarilla, un camión FIAT IVECO Dominio CTY 562 de la empresa Don Pedro, conducido por el codemandado desde Comodoro Rivadavia hacia Caleta Olivia se dispuso pasar a una larga caravana de vehículos. Explica que por este motivo debió tirarse a la banquina derecha para no chocar frontalmente en la única opción. Dice que no obstante haber reducido la velocidad derrapa en la banquina, vuelve a ingresar en la calzada, choca contra el eje de un camión marca Hernamm ( aclaro que en realidad Hermann es una marca de acoplados ver fs. 52 declaración de su chofer) Dominio DVG 847 que venía en el carril contrario por lo que es desplazado nuevamente a la banquina. Relata que en el accidente resultaron lesionados los señores Serra, Moya y Aguilera y su vehículo con grandes daños, y que luego del accidente el demandado Zapata con su camión siguió su marcha como si nada. Por ello el actor solicitó al conductor de una camioneta Ford Ranger conducida por el Sr. Daniel Castillo y acompañado por su esposa que siguieran al camión pero éste no paró pese a las señales, hasta que fue interceptado en el ingreso a la ciudad de Caleta Olivia por la autoridad Policial.
Describe los daños del camión dominio DVG 847 y los de su vehículo cuya reparación afirma supera el valor del automotor. Identifica la causa penal donde el demandado ha sido procesado y elevada a juicio la causa por lesiones sufridas por él y otro acompañante. Funda la responsabilidad de los demandados, describe los daños y ofrece prueba.
II.- Que el Dr. Miguel Díaz Vélez con la pieza de fs. 162/166 en representación de Transportes Don Pedro SRL, contesta la demanda incoada. Formula una serie de negativas de los hechos invocados y afirma que la colisión fue producto de la negligencia del actor al conducir en forma inadecuada, sin el debido control y a excesiva velocidad. Afirma que los daños por los que se demanda han sido producto de la colisión del rodado del actor contra otro vehículo a quien Serra embiste en su eje medio. Argumenta que ninguna responsabilidad le cabe a su mandante habida cuenta que el rodado de su propiedad ninguna participación tuvo en ese accidente y niega la versión de los hechos por el cual se le atribuye culpa a su parte por el derrape en el paso del camión. Niega la existencia de los daños materiales y su procedencia con cita de jurisprudencia; los daños al automotor, que haya sufrido destrucción del 70%, el valor de mercado indicado o el valor probatorio del presupuesto y de la cotización de la revista Info Autos de septiembre de 2009. Rechaza el rubro privación de uso, el de disminución del valor venal, del daño moral, de lesiones corporales o de daño psicológico. Pide la citación en garantía de SEGURCOOP y ofrece prueba. En términos semejantes el Dr. Miguel Díaz Vélez por SEGURCOOP contesta la citación en garantía con la pieza de fs. 210/215 sin negar el seguro.
III.- Que notificado el codemandado Horacio Sebastián Zapata con la Cédula de fs. 226 no contesta la demanda. Al surgir la noticia del fallecimiento del mismo por el oficial de justicia en la cédula de fs. 478, fs. 493 se desiste de la acción contra Horacio Zapata y a fs. 4978 se lo tiene por desistido con posterioridad a la sentencia.
A fs. 236 se abre la causa a prueba proveyéndose la pertinente. Producida la obrante en autos a fs. 417 se clausura el término probatorio y se ponen los autos para alegar sin que las partes hagan uso de ese derecho. A fs. 440 pasan los autos a despacho para dictar sentencia. Ella obra de fs. 441 a 447 y admite parcialmente la demanda interpuesta por el Sr. Horacio Enrique Serra en concepto de daño material (daño emergente, privación de uso y pérdida de valor venal) en la suma de $ 46.000 y daño moral en la suma de $ 5.000, condenando en forma solidaria al Sr. Horacio Sebastián Zapata, Transporte Don Pedro SRL y la citada en garantía SEGURCOOP COOPERATIVA DE SEGUROS a abonar al actor, en el término de 10 días de notificados y firme la sentencia la suma de $ 51.000 la que deberá ser recompuesta conforme se señala en el párrafo correspondiente hasta el momento del efectivo pago (arts. 1109, 1113, del Código Civil, art.27 del decreto 6582/58) con costas a cargo de las demandadas, en forma solidaria; y rechaza la demanda en los rubros lesiones físicas, psicológicas y lucro cesante, por no haberse acreditado los presupuestos necesarios para su procedencia. Regula honorarios y determina la tasa de justicia.
IV.- Que disconforme con lo resuelto el apoderado del actor, Dr. Marcos Gustavo Bucci interpone a fs. 454 recurso de apelación y por propio derecho apela por bajos los honorarios que se le concede libremente y con efecto suspensivo por providencia simple de fs. 455. El Dr. Miguel Díaz Vélez por la representación acreditada interpone a su vez, a fs. 456, recurso de apelación contra la sentencia y contra los honorarios regulados a los profesionales por altos que por providencia simple de fs. 457 se le concede en relación y con efecto suspensivo. A fs. 461 se corrige el error y se concede libremente y con efecto suspensivo. A fs. 497 se tiene, como se consignara ut supra a la actora por desistida de la acción contra el codemandada Zapata.
Los autos se elevan con la certificación de estilo de fs.498 y recibidos a fs. 499 se ponen los autos en secretaría para expresar agravios.
El Dr. Miguel Díaz Vélez lo hace con la pieza de fs.504/506 mientras que el demandado por propio derecho y con el patrocinio del Dr. Walter Esquivel lo hace con el memorial de agravios de fs. 509/511. También contesta los expuestos por la contraria con el escrito de fs. 514/516. A fs. 520 se le da por perdido el derecho de contestar agravios a la demandada y su aseguradora y se dispone el llamado de autos a sentencia. Firme, a fs. 521 se ordena el pase de los autos a estudio, fijando el orden para ello.
V.- Que el actor cuando se agravia, califica la sentencia de arbitraria y violatoria de principios constitucionales y se queja por cuanto, con falta de fundamento, fija en $ 5.000 el importe del rubro daño moral. Se refiere a los caracteres del daño moral conforme la jurisprudencia de la Provincia de Buenos Aires. Razona que el magistrado reconoce la existencia del daño moral y se queja por la falta de valoración del riesgo real y efectivo que sufrió el actor. Argumenta que no se siguieron las pautas de cuantificación del daño moral y cita jurisprudencia del Departamento Judicial de San Isidro todas de la década del 90. Invoca tendencia mayoritaria de los tribunales provinciales e incluso la CSJN afectando la presunción directa de ocurrencia del rubro sin necesidad de desenvolver una maquina probatoria en cabeza del actor, asignándole el beneficio ante la sola ocurrencia del hecho. Cita jurisprudencia respecto de que se presume el daño moral cuando de él deriva la muerte o lesiones
...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA