Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala A, 9 de Marzo de 2023, expediente CIV 091142/2019/CA001

Fecha de Resolución 9 de Marzo de 2023
EmisorCamara Civil - Sala A

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA A

Senosiain, P.V.c.G., E.D. y otro s/ daños y perjuicios

Expte. n.° 91.142/2019

Juzgado Civil n.° 58

En la ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a los 09 días del mes de marzo del año dos mil veintitrés, reunidos en acuerdo –en los términos de los arts.

12 y 14 de la acordada n.° 27/2020 de la C.S.J.N.– los señores jueces de la Sala “A” de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, para conocer en los recursos de apelación interpuestos en los autos caratulados: “Senosiain, P.V.c.G.,

E.D. y otro s/ daños y perjuicios”, respecto de la sentencia de fecha 12 de octubre de 2022, se establece la siguiente cuestión a resolver:

¿SE AJUSTA A DERECHO LA

SENTENCIA APELADA?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía realizarse en el siguiente orden: señores jueces de cámara doctores CARLOS A. CALVO COSTA - RICARDO LI ROSI -

SEBASTIÁN PICASSO.

A LA CUESTIÓN PROPUESTA, EL

DR. CARLOS A. CALVO COSTA DIJO:

  1. En la sentencia de fecha 12 de octubre de 2022 se admitió la demanda interpuesta por P.V.S., y en consecuencia, se condenó al Sr. E.D.G. a abonar a la actora la suma total de $2.389.000 (pesos dos millones trescientos ochenta y nueve mil) en el plazo de 10 días de quedar firme el presente pronunciamiento, con más intereses y costas.

    Se hizo extensiva la condena a Compañía de Seguros La Mercantil Andina S.A en los términos del art. 118 de la ley 17.418.

    Fecha de firma: 09/03/2023

    Firmado por: C.A.C.C., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: RICARDO LI ROSI, JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: S.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: J.H., SECRETARIO DE CAMARA

    El pronunciamiento fue apelado por la actora quien expresó sus agravios mediante su presentación de fecha 15 de noviembre de 2022 los que fueron replicados por el demandado y la citada en garantía a través del escrito del día 24 de noviembre de 2022.

    Por su lado, el accionado y la aseguradora también apelaron la sentencia y expresaron sus quejas el día 23 de noviembre de 2022, las que fueron respondidas por la parte actora el día 2 de diciembre de 2022.

  2. Aclaro, en forma previa a ingresar en el estudio de los agravios presentados, que los jueces no tienen el deber de analizar todas y cada una de las argumentaciones de las partes, así

    como tampoco la totalidad de las pruebas producidas en los asuntos sometidos a su decisión, sino tan solo aquellas que sean conducentes y relevantes para poder brindar una solución a la cuestión planteada (art. 386 in fine, Código Procesal Civil y Comercial de la Nación),

    criterio que también ha sido sostenido por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en forma sistemática y reiterada hace ya varios años (compulsar, entre otros: CSJN, 27/05/1964, “D.B. c/ S.A. Compañía Sansinena”, Fallos: 258:304; idem, 28/07/1965,

    S.R.L. F.G. y Tacconi c/ S.R.L. Madinco

    , Fallos:

    262:222; idem, 06/12/1968, “Prudencia Cía. Argentina de Seguros Grales. S.A. c/ Capitán y/o Propietario y/o Armador del B.R.. G., A. y otros”, Fallos: 272:225). Asimismo,

    tampoco están obligados los magistrados a brindar tratamiento a todas las cuestiones expuestas que no resulten ser decisivas para la resolución de la causa.

    Por otra parte, señalo que al cumplir los agravios de la actora la crítica concreta y razonada que prescribe el art. 265 del Código Procesal Civil y Comercial, en aras de la amplitud de la garantía de defensa en juicio, y conforme al criterio restrictivo que rige en esta materia (Gozaíni, O.A., Código Procesal Civil y Comercial de la Nación. Comentado y Anotado, La Ley, Buenos Aires, 2006, t. II, p. 101/102; K., J.L., Código Procesal Civil y Comercial de la Nación. Comentado y Anotado,

    Fecha de firma: 09/03/2023

    Firmado por: C.A.C.C., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: RICARDO LI ROSI, JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: S.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: J.H., SECRETARIO DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA A

    Lexis Nexis, Abeledo-Perrot, Buenos Aires, 2003, t. I, p. 426), no haré lugar a la sanción de deserción que solicitan el demandado y la aseguradora en el punto 2 de su escrito de contestación de agravios,

    con excepción de lo que destacaré en el apartado siguiente.

    Finalmente, pongo de resalto que la cuestión relativa a la responsabilidad atribuida a E.D.G. en la sentencia apelada –condena que se hizo extensiva a Compañía de Seguros La Mercantil Andina S.A – ha sido consentida por las partes.

    Con relación a las quejas de la parte demandada y de su aseguradora referidas a las partidas “gastos médicos, asistenciales, traslados, kinesiología” (“quinto” agravio) y “privación de uso” (“sexto” agravio), entiendo que no logran sobrepasar las exigencias contenidas en el art. 265 del Código Procesal Civil y Comercial, por lo cual no serán atendidas (vid. su presentación del día 23 de noviembre de 2022).

    Al referirse a ellas, solo expresan su disconformidad con lo resuelto en la decisión de grado limitándose en lo sustancial a transcribir citas jurisprudenciales. De tal modo se han cercenado solamente a expresar una disconformidad con lo resuelto en la sentencia, sin explicitar la razón de sus dichos. Así lo demuestra el hecho de que, en relación la concesión del rubro “gastos”, las quejosas se limitan a afirmar que la indemnización reconocida “no se encuentra debidamente justificada” (sic), sin mínimamente explicar el error en el que –a su criterio– habría incurrido el juzgador para llegar a la suma en cuestión y por qué no debería resultar de aplicación lo resuelto en el art. 1746 del Código Civil y Comercial en la cual se ha fundado la colega de grado. Lo mismo se verifica en cuanto a la partida “privación de uso”, limitándose a afirmar en breves párrafos que “no consta en autos que la actora hubiera sufrido privación de uso por un lapso determinado” (sic) y expresar su disconformidad con lo decidido por la magistrada de primera instancia.

    Al respecto cabe destacar que el art. 265

    precedentemente citado exige que la expresión de agravios deba Fecha de firma: 09/03/2023

    Firmado por: C.A.C.C., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: RICARDO LI ROSI, JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: S.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: J.H., SECRETARIO DE CAMARA

    contener una crítica concreta y razonada de las partes del fallo que el apelante considere equivocadas. De esta manera, el contenido de la impugnación se relaciona con la carga que le incumbe al apelante de motivar y fundar su queja, señalando y demostrando, punto por punto,

    los errores en que se ha incurrido o las causas por las cuales el pronunciamiento se considera contrario a derecho (Fenochietto,

    C.-.A., Roland, Código Procesal Civil y Comercial Comentado y Concordado, Astrea, Buenos Aires, 1987, t. I, p. 835/7;

    esta sala, R. n.º 34.061 del 18/11/1987; ídem, R. n.º 33.187 del 14/12/1987; ídem, R. n.º 37.004 del 2/5/1988; ídem, R. n.º 137.377

    del 21/12/1993).

    En efecto, "criticar" es muy distinto a "disentir". La crítica debe significar un ataque directo y pertinente a la fundamentación, tratando de demostrar los errores fácticos y jurídicos que esta pudiere contener. En cambio, disentir es meramente exponer que no se está de acuerdo con la sentencia (CNCiv., esta Sala, L. en expte. n° 74.386/17 del 11/12/19). En tal sentido, es indudable que se tornará ineficaz cualquier pretensión bajo la apariencia de una expresión de agravios que se limite a manifestar una simple disconformidad con lo resuelto por el sentenciante de grado, sin siquiera evidenciar cuáles son errores que contiene el fallo, o por qué

    es injusto o se ha resuelto en forma contraria a derecho; y no escapa a mi criterio que esos errores deben ser graves, trascendentes y manifiestos, de modo tal que terminen derivando en conclusiones incoherentes y/o contradictorias que resulten, a la postre,

    inconciliables con las constancias de la causa. Por otra parte, coincido con el criterio jurisprudencial que afirma que tampoco basta con argüir que lo decidido es exagerado o desmedido, pues ello, mientras no se demuestre que existe un juicio erróneo o no arreglado a derecho, incurre en una disconformidad que no alcanza a tener el nivel técnico mínimo que requiere una expresión de agravios (Cám.

    1. Civ. y Com. de La Plata, Sala 1ª, causa B-53.363, reg. sent. 42/83).

    En consecuencia, las razones precedentes conducen a declarar desiertos estos agravios en los términos del art.

    265 del Código Procesal Civil y Comercial, lo que así mociono.

    Fecha de firma: 09/03/2023

    Firmado por: C.A.C.C., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: RICARDO LI ROSI, JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: S.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: J.H., SECRETARIO DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA A

    Precisado lo que antecede, ingreso en el tratamiento de los agravios referidos a las distintas partidas indemnizatorias.

    1. Incapacidad psicofísica sobreviniente.

      Tratamientos kinésico y psicológico La Sra. jueza de grado reconoció a favor de la actora, por incapacidad física, la suma de $1.277.000. Asimismo,

      ha concedido por daño psicológico la suma de $ 1.949.000.-

      comprensiva también de la terapia psicológica recomendada en el dictamen pericial respectivo. Es decir que, por ambas partidas en conjunto, se ha concedido la suma de $ 3.226.000.-

      Ello ha sido motivo de agravio de todas las partes. En primer lugar, se queja la accionante de que dichas sumas son exiguas e insignificantes, no resultando ser representativas del efectivo daño por ella sufrido, por lo cual peticiona su elevación. En cambio, el demandado y la citada en garantía sostienen que los montos concedidos por estas partidas son exorbitantes e injustificados, por lo cual solicitan su revocación agregando además que dicha incapacidad no debe ser atribuida al accionado (agravios “primero” y “segundo”).

      Aclaro, en primer lugar, que el daño, en sentido jurídico, no se identifica con la lesión a un bien (las cosas, el cuerpo, la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR