Semanas en las que pasan décadas

Sergio Massa y Cristina Kirchner

En la Argentina, cuya política desde hace mucho tiempo se ha judicializado, hubo un fallo importante este lunes de la Cámara de Casación, el máximo tribunal penal del país, en el que se decidieron dos cuestiones. El fallo fue dictado por los camaristas Daniel Petrone y Diego Barroetaveña . Decidieron, por un lado, remover a los jueces que habían impartido en el tribunal correspondiente que no había que llevar adelante el juicio oral contra los responsables en las causas de Hotesur y Los Sauces . Esos dos jueces son Daniel Obligado y Adrián Grünberg . En cambio, Adriana Palliotti, que había votado por la realización del juicio, se mantiene en la causa. Por otro lado, hubo una especificación relevante desde el punto de vista político y familiar: que Florencia Kirchner debería ser excluida del proceso, debido a que en el momento en el que se constituyeron estas sociedades era menor de edad. Es algo que, desde el punto de vista político, mucha gente reclamó y vio como sensato en la idea de que era alguien que nunca participó de la vida política, ni militó políticamente, fue funcionaria o buscó fueros, y fue expuesta a estas responsabilidades penales por sus padres. Elisa Carrió , en su momento, fue una de las personas que reclamaron que fuera separada de los procesos.

Esto es la consecuencia de una jugada de la Corte. La semana pasada, decidió que debía ser relevada como jueza la camarista de la Cámara de Casación que tenía que resolver sobre este tema, Ana María Figueroa , por razones de edad . El jueves eventualmente, ahora se decidió que no, el kirchnerismo iba a forzar una sesión en el Senado para devolverle a la jueza Figueroa la condición de juez y prolongarla, a pesar de que ya había cumplido 75 años. Lo que nos lleva a un conflicto de poderes laberíntico. Desplazando a la doctora Figueroa de la Cámara de Casación Penal, quedaron sin excusa los otros dos camaristas que venían prorrogando su pronunciamiento y se pronunciaron hoy a favor de que se realice este juicio. Se trata de un juicio que es importante por dos razones: una es política. Es un juicio oral en el cual se va a ventilar todo el caso Hotesur y Los Sauces donde, como sabemos, estos hoteles eran usados por dos empresas constructoras, de Cristobal López y Lázaro Baez , que empleaban esos establecimientos para alojar supuestamente a sus obreros que realizaban trabajos a muchísimos kilómetros de distancia. Ubicaban presuntamente a obreros de la construcción en hoteles carísimos aun cuando por razones meteorológicas, del impacto que tuvieron las cenizas de un volcán chileno sobre El Calafate, estos hoteles estaban cerrados. Aun así figura que estos empleados de López y Báez seguían usando los hoteles para simular ingresos que recibían esas sociedades . Y acá viene la segunda cuestión importante: si en la investigación se cierra un círculo que es el de la obra pública de Santa Cruz donde, según demostró la Justicia en un juicio oral, se pagaban coimas que supuestamente se lavaban en los hoteles. Todo esto fue una construcción societaria de Néstor Kirchner, y ahora su familia enfrenta las consecuencias.

También estos camaristas revocaron el sobreseimiento para quienes intervinieron en el Memorándum de Entendimiento con Irán que, para mucha gente, no es judiciable porque es una cuestión política, pero que tiene un costado discutible que es que sometía a una negociación política con Irán algo que la Justicia argentina ya había acreditado, que era la participación de funcionarios iraníes como cobertura de Hezbolá para el atentado contra la AMIA. Quiere decir que quedan abiertas dos cuestiones importantes para el kirchnerismo en plena campaña electoral . Y eso significa un golpe para el candidato de esta fuerza política Sergio Massa que, paradójicamente, recibe ahora el impacto de algo que si bien no colaboró para iniciar, se dio en un momento en el que él estaba enfrentado con el kirchnerismo, asociado a Margarita Stolbizer, que es la que denunció por primera vez la causa Hotesur. Massa zigzagueó políticamente y ahora aquello que se inició con su consentimiento político, lo perjudica y lleva al centro de la campaña el tema de la corrupción durante la era Kirchner.

Agustín Rossi, Sergio Massa, Alberto Fernández y Cristina Kirchner, en la inauguración del gasoducto Néstor Kirchner

No es el único tema judicial que afecta a Massa. Hay otro que lo afecta más directamente y tiene que ver con su propia familia. Llegó al juzgado de Ariel Lijo una denuncia penal formulada por Ricardo López Murphy y Marcela Campagnoli por la compra de 600 autos por 9.000 millones de pesos en AySA a un precio superior al del mercado. Se trató de una adjudicación para la empresa Lumiere Automóviles y acá hay un detalle significativo, que es que el vicepresidente de AySA, Martín Reibel , que es como el hermano de Máximo Kirchner, con quien se crió en Santa Cruz, no firmó esos contratos que ahora deben ser investigados, no firmó el acta de directorio donde se adjudicaban estas compras de autos, lo mismo que el astutísimo sindicalista José Luis Lingeri. Eso que deja aún más expuesta a la familia Massa y a Malena Galmarini , que es la presidenta de AySA. La causa llega al juzgado del doctor Ariel Lijo y en la Fiscalía...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR