Seis clubes importantes se reunieron para reducir sus diferencias y generar cuanto antes el dinero que falta

 
EXTRACTO GRATUITO

La primera A ya no tiene tiempo como para perder en luchas intestinas. No puede darse el lujo de embarcarse en diferencias políticas. Necesita ponerse a trabajar. El gobierno le puso un límite: el 1 de enero del año que viene ya no tendrá quien le televise los partidos, porque no habrá más Fútbol Para Todos. La colaboró con la embestida y amenazó con subir la alícuota del decreto 1212 (actualmente es del 7%) y con aumentar la presión fiscal generando nuevos impuestos: a los abonos de los socios, a los contratos de esponsorización y a las vallas publicitarias, entre otros negocios.

Alertados por la situación y forzados a ponerse a trabajar para encontrar soluciones, seis presidentes de la máxima categoría se juntaron en la casa de Rodolfo D'Onofrio (River), en el barrio de Las Cañitas. Además del máximo dirigente millonario estuvieron Daniel Angelici (Boca), Víctor Blanco (Racing), Hugo Moyano (Independiente), Pascual Caiella (Estudiantes de La Plata) y Alejandro Nadur (Huracán). Matías Lammens (San Lorenzo) también había sido invitado, pero recién llegó a Buenos Aires al promediar la tarde desde Chile, donde anteanoche el Ciclón selló su clasificación a las semifinales de la Copa Sudamericana.

Después de casi dos horas de una reunión "sincera y sin reproches" -según uno de los asistentes-, la conclusión fue ponerse a trabajar. "No podemos perder más tiempo", continuó el informante. El eje fundamental es el dinero. Y para eso la primera división necesita resolver qué hará con la Superliga. "Nadie obliga a los clubes a firmarla. Yo estoy convencido desde un principio de que es la única herramienta que tenemos hacia adelante. Los que no lo estén, que no la firmen", dijo Angelici a la salida del cónclave.

Más allá de la concreción o no de la Superliga -la mayoría de los dirigentes de primera piensa que recién en agosto de 2017 podría ponerse en práctica-, la batalla que sobrevuela es la de los derechos de la televisión. Y, en ese sentido, poco aporta lo que ocurrió el jueves: la AFA confirmó que no habrá interesados si se mantienen los 30 equipos en la máxima categoría. El Gobierno, por su parte, ratificó que en el presupuesto de 2017 no hay partida para el Fútbol Para Todos. Por lo tanto, la rueda de negociaciones para conseguir un nuevo socio comercial que transmita los partidos debe arrancar cuanto antes. De lo contrario, no habrá...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA