Seguridad vial: claves para resolver el drama de las muertes en las rutas

 
EXTRACTO GRATUITO

Sólo 264 personas murieron el año pasado en accidentes de tránsito en el país mejor posicionado en términos de seguridad vial. Ese país es Suecia, el mismo que en los últimos 14 años redujo en un 50% su estadística de accidentes de tránsito mortales.

En contraposición, en la Argentina hubo 7896 muertos en 2013, según la ONG Luchemos por la Vida, como consecuencia de accidentes por impactos frontales en rutas, choques urbanos, negligencia de los conductores y efectos de las malas condiciones en la infraestructura vial argentina.

El primer paso para identificar causas y esbozar soluciones es el diagnóstico. Para eso, es necesario contar con estadísticas fiables. Pero en nuestro país ni siquiera hay un acuerdo acerca de las cifras; según datos oficiales del Observatorio de Seguridad Vial, que depende del Ministerio de Interior y Transporte, de 2008 a hoy se redujo en un 50% la cantidad de muertos en rutas cada 10.000 vehículos registrados.

En esa visión, el lugar que ocupa nuestro país a nivel mundial coincide con esta tendencia positiva: según un estudio de la OMS realizado con cifras brindadas por 70 países, la Argentina ocupa el lugar 47 y es, junto a Chile, uno de los dos países con menos muertos por accidentes de tránsito en América del Sur, con una tasa de 12,6 cada 100.000 habitantes (Brasil tiene 22 y Venezuela, 37 cada 100.000 habitantes).

Pero la cifra oficial, que es la que tomó la OMS, dista mucho de los números que manejan entidades privadas. En esta diferencia estriba uno de los principales inconvenientes para pensar políticas públicas profundas destinadas a mejorar la seguridad vial. Luchemos por la Vida relevó casi 7900 muertes en las rutas en 2013, último registro publicado por la ONG. De acuerdo con esas cifras, la Argentina tiene un promedio de 18,8 muertos cada 100.000 habitantes, un 50% más que los números oficiales.

La pregunta es, entonces: ¿cómo lo logró Suecia? El país nórdico tiene sólo tres muertos por cada 100.000 habitantes, un número realmente muy bajo si se lo compara con el resto de la Unión Europea, que tiene 5,5, o con los Estados Unidos, con 11,4.

A través del plan Visión Cero, las políticas públicas suecas de los últimos 15 años han estado centradas en compensar el error humano mejorando la infraestructura, la ingeniería vehicular y la educación. Ese programa, votado en 1997, estuvo orientado a reducir los límites de velocidad en áreas urbanas, crear zonas específicas para peatones, instalar barreras que separan los autos de las bicicletas e incluso la eliminación de rutas de doble mano.

El dato sugestivo es que no endurecieron las penas ni las multas, ya que el plan no considera que normas más gravosas generen una mejora profunda en la seguridad vial. Las políticas de seguridad vial se desarrollaron en Suecia sobre la base de las estadísticas oficiales; los números...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA