Segura flota en la AFA: ya no tiene poder, pero no dejan que se vaya

 
EXTRACTO GRATUITO

A los dirigentes del fútbol argentino los domina en los últimos tiempos una fuerza paranormal, cuyo rasgo principal es el ridículo. A la hora de tomar decisiones, eligen el peor camino posible. La AFA se volvió zombie desde que modificó el artículo 50 de su estatuto para que Marcelo Tinelli quedara habilitado como candidato a presidente. Perdió toda su capacidad de raciocinio y se partió en dos: tinellistas y antitinellistas. Fue hace un año y medio. Desde entonces, el virus se expandió a toda la entidad con sede en la calle Viamonte.

"Acá no hay rivalidades", decía Luis Segura en mayo de 2015, a poco menos de un año de asumir como continuador de Julio Grondona. Lo hizo por mayoría absoluta (50 votos a favor y ninguno en contra), pero su autoridad duró lo que un suspiro: una semana después recibía los primeros llamados. Los clubes grandes hacían con él lo que siempre habían intentado con Grondona y nunca pudieron: someter al presidente a su voluntad. "Julio decía que llovía y todos agarraban el paraguas. Yo digo que llueve y todos miran por la ventana", graficaba Segura en una entrevista con LA NACION. Todavía guardaba un retazo de poder; era un presidente en funciones. El paso del tiempo esmerilaría su grado de autonomía. En un año y medio, ya no decidiría nada. Así entró en decadencia su autoridad.

En diciembre pasado, cuando la AFA debía elegir a su nuevo presidente, la fuerza paranormal atacó con potencia. Contagió a las ¡siete! personas que contabilizaron los votos y la elección terminó 38-38 entre Tinelli y Segura, pese a que habían sufragado 75 asambleístas. "El empate 38 a 38 genera molestia y fastidio. Vamos a hablar para consensuar el fútbol que queremos", prometió Tinelli aquel 3 de diciembre. Sin embargo, nada de eso ocurrió, porque para consensuar hay que saber ceder. La AFA de entonces, como ésta AFA, estaba empantanada en sus propios conflictos existenciales.

Un amparo suspendió la segunda vuelta de las elecciones, previstas para el 18 de diciembre del año pasado. Y el comité ejecutivo, en el que la mayoría de los dirigentes levanta la mano sin saber para qué, resolvió prorrogarle el mandato a Segura hasta junio de este año. Mientras tanto, la AFA trataría de resolver sus problemas puertas para adentro. Eso incluía una nueva negociación con el gobierno por el Fútbol Para Todos. Eso incluía a Daniel Angelici como nuevo secretario general de la AFA. En la práctica, como virtual presidente del fútbol argentino.

A principios de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA