Sector por sector: la estrategia de los acuerdos para ganar competitividad

 
EXTRACTO GRATUITO

Parte por parte. Así, como si se tratara de un rompecabezas, el Gobierno quiere ir armando el entramado de la economía argentina. La punta de lanza de esa estrategia es el conjunto de acuerdos sectoriales que ya se empezaron a firmar y con los que piensa seguir en el futuro. Vaca Muerta, construcción, automotrices y textiles y calzado son los que picaron en punta; pero ya están en las gateras motos y biotecnología.

Se trata, ni más ni menos, que de un plan para mejorar los niveles de actividad y la rentabilidad en sectores agobiados por la pérdida de competitividad. Se busca generar mesas de diálogo en las cuales se analicen medidas específicas. Pero, eso sí: no se evalúan ni un cierre comercial de las fronteras ni una devaluación.

Lucio Castro, secretario de Transformación Productiva de la Nación, explica que el plan tiene como idea trabajar sector por sector para mejorar la competitividad, con un esquema de trabajo tripartito: el Estado nacional, los empresarios y el sector sindical. "En el caso de Vaca Muerta esto se reflejó en el cambio del convenio colectivo de trabajo por la parte sindical, el compromiso de inversión asumido por el sector privado y la baja del costo logístico a cargo del Estado", detalla.

Los acuerdos sectoriales tienen diferentes objetivos y compromisos. Pueden contener metas de producción e inversión, aspectos sobre regulaciones laborales, componentes impositivos y de financiamiento. La mayoría contempla cláusulas vinculadas con la productividad, en términos de redefinición de las regulaciones laborales de cada sector. En algunos se reducen impuestos, o se aumentan reintegros, o se otorgan bonos de crédito fiscal, aliviando así la presión impositiva.

El esquema de acuerdos sectoriales se había dado en México, Colombia, Chile. También en países del Este de Europa y en Australia. En general, se evalúa que han tenido éxito. Un caso es el de España con su programa Tres millones (para el sector automotor), que inspiró al plan local, llamado Un millón. El año pasado los españoles superaron la marca de tres millones de vehículos producidos y lograron que el automotor fuera uno de los pocos sectores en los que se creara empleo.

Según un informe de la consultora Economía & Regiones, los cuatro sectores para los que ya se generaron acuerdos en nuestro país, representan el 10,6% del PBI nacional y el 11% del empleo privado registrado (automotriz, 1,9% del PBI y 1,2% del empleo; textil y calzado, 1,4% y 2,4%; construcción, 3,9% y 6,5%, y petróleo y gas, 3,4% y 0,9%). "Los acuerdos pueden generar alguna mejora de estos sectores, pero no alcanzarán para traccionar fuertemente la economía", opina Diego Giacomini, director de Economía & Regiones.

Para Giacomini, la raíz del problema es el elevado gasto público y la presión fiscal. Por eso, evalúa que hasta tanto no bajen el déficit y el nivel de carga tributaria, el sector privado nacional y los capitales extranjeros no invertirán y no habrá posibilidades reales de crecimiento genuino y sostenido, mejoras de la productividad y creación de empleos.

La Argentina tiene un mayor...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA