El sector privado desplazó al Estado como principal deudor de los bancos

RESUMEN

En un año y tres meses, la foto del sistema financiero cambió.

 
EXTRACTO GRATUITO

En un año y tres meses, la foto del sistema financiero cambió. Y no sólo por la incorporación de las hipotecas indexadas por UVA (la unidad que creó el Banco Central para seguir la inflación en esos préstamos), sino también porque los bancos pasaron de auxiliar al Estado y financiar la política de tarifas congeladas a darle crédito al sector privado.

Los números que publica el Banco Central (BCRA) son elocuentes. En diciembre de 2015 (último año de la administración Kirchner), siete de los diez principales deudores del sistema financiero eran empresas del Estado: la energética Enarsa, Cammesa (administradora del sistema eléctrico), YPF, Austral Líneas Aéreas, Fideicomiso Financiero de Financiamiento Cammesa, Fideicomiso de Administración de Importación de Gas Natural y el Fideicomiso Financiero Gas II. Estas siete empresas concentraban créditos por $ 55.244 millones, el equivalente al 4% del total de préstamos de todo el sistema, o también el 1% del producto bruto interno (PBI) de entonces. Además, el 86% de la deuda estaba en cabeza del Banco Nación (BNA).

Mientras que para marzo de este año, último dato publicado por el Banco Central, sólo dos empresas públicas quedaban en ese top ten del sistema: YPF, con créditos por $ 10.849 millones (0,8% del total), y Austral Líneas Aéreas, con deudas por $ 7458 millones (0,55% del total). El resto eran todas empresas privadas de primera línea: Vicentín, Siderar, Tarjetas Regionales, Tarjeta Naranja, Molino Cañuelas, Bayer, Carrefour y Siderca.

"Los datos muestran algo que uno ya sospechaba: el Tesoro se hizo cargo de parte de toda esa deuda que tenían las empresas públicas. A diciembre de 2015, lo que hacían era esconder déficit mediante préstamos del sistema financiero", dijo Eric Ritondale, economista jefe de la consultora Econviews. "Es otro argumento para mostrar cuando se compara el déficit de caja actual con el de aquel año, que no es correcto, porque no era lo que se dijo que era. Todo esto es deuda debajo de la alfombra, que se pagó", subrayó.

Sinceramiento

El costo de sostener las tarifas de servicios públicos congeladas hacía mella en el sistema bancario. Entre los grandes deudores de los bancos en 2015, salvo YPF y Austral, el resto eran todas empresas del Estado o sociedades que en gran medida financiaban el congelamiento de las tarifas de los servicios públicos. En las estadísticas de este año ya no figuran.

Mucha de su deuda con el sistema, explican...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA