Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala X, 29 de Junio de 2021, expediente CNT 050378/2014/CA001

Fecha de Resolución29 de Junio de 2021
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala X

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA X

SENT. DEF. EXPTE. Nº: 50378/2014/CA1 (53383)

JUZGADO Nº: 43 SALA X

AUTOS: “SCHIAPPACASSE, H.O. C/ WATCHMAN SEGURIDAD

S.A. Y OTROS S/ DESPIDO”

Buenos Aires,

El DR. G.C. dijo:

Vienen las presentes actuaciones a conocimiento de esta alzada a propósito de los agravios que contra la sentencia de primera instancia interpone la parte actora,

mereciendo réplica de la contraria (ver presentaciones digitales de fechas 17/08/2020 y 24/08/2020 en sistema informático Lex 100). Asimismo, la apelante cuestiona la totalidad de los honorarios regulados, por estimarlos elevados, mientras que su letrado y la perito contadora apelan los propios, por reputarlos insuficientes.

Se agravia el accionante por cuanto el judicante de grado reputó válida la renuncia efectuada por el trabajador. Asimismo, cuestiona que no se tuviera por acreditada la existencia de pagos marginales y el cumplimiento de horas extra así como el rechazo de los rubros salariales e indemnizatorios reclamados, arts. 1 y 2 de la ley 25.323 y art. 132 bis de la LCT.

Razones de orden metodológico me llevan a dar liminar tratamiento a la queja que vierte la parte actora contra la decisión del Sr. juez a quo de considerar no acreditado que la renuncia que efectuó en marzo/12 resultare inválida. Sostiene la recurrente que, si bien Fecha de firma: 29/06/2021

Firmado por: G.C., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: M.P.S., SECRETARIO DE CAMARA

Firmado por: L.J.A., JUEZ DE CAMARA

esta cumplía con la forma prescripta por el art. 240 LCT, no resultó ser fruto de su verdadera voluntad puesto que, a su entender, se acreditó que actuó forzado y presionado por la demandada bajo amenaza de ser despedido bajo la alegación de una supuesta causal para evadir el pago de las indemnizaciones legales. Ello así, afirma que sufrió injustas amenazas y un temor fundado de sufrir un mal mayor, por lo cual debió acceder a renunciar ante la promesa de la accionada de entregarle los cheques que menciona (que en total suman $64.000 que percibió) en compensación parcial por dicha renuncia. Señala que dejó sin efecto su renuncia al empleo en Watchman Seguridad S.A. toda vez que aquella había violentado su libertad de decisión, por cuanto “en forma indubitada se retractó en tiempo y forma absolutamente válidos en cuanto a la juridicidad del acto”. Sostiene que el magistrado a quo habría soslayado el convenio de extinción del contrato de trabajo acompañado como prueba instrumental por la accionada, que daría cuenta del fraude en la renuncia al haber sido, cuanto menos, negociada contra el pago de la liquidación final de haberes y una gratificación, además de contener una ineficaz cláusula donde obligan al trabajador a renunciar a cualquier derecho salarial o indemnizatorio.

Los términos de la queja vertida imponen señalar que el actor sostuvo en el inicio que en marzo/12 su empleadora le propuso un acuerdo de desvinculación fraudulento,

cuya condición era que enviara un telegrama de renuncia, fecho lo cual se le abonaría $64.000 en ocho cuotas, bajo amenaza de que, de lo contrario, sería despedido “inventando una causal para no abonarme un solo peso”. Indicó que ante las presiones que se ejercieron sobre su persona debió aceptar contra su voluntad enviar el telegrama de renuncia pero que,

Fecha de firma: 29/06/2021

Firmado por: G.C., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: M.P.S., SECRETARIO DE CAMARA

Firmado por: L.J.A., JUEZ DE CAMARA

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA X

con fecha 21/09/13, comunicó telegráficamente a su empleadora que tal renuncia se encontraba viciada de nulidad y reclamó el pago de las indemnizaciones legales y diferencias salariales derivadas del pago clandestino allí indicado, horas extra impagas y otros rubros descriptos en la epistolar de referencia.

La accionada, tras negar dichas circunstancias, fundó su defensa en que el actor había renunciado a su puesto de trabajo desde el 31/03/12 y que, en reconocimiento al trabajo prestado, se le abonó una gratificación. A tal fin acompañó un “convenio de extinción del contrato de trabajo” que obra a fs. 37/vta. y que fue desconocido por el actor a fs. 95.

De los términos de los escritos constitutivos de la litis así como de las constancias de fs. 113 y 115 surge que el actor renunció a su empleo mediante el telegrama cursado el 3/4/12 (recibido el 4/04/12) en el que comunicaba que renunciaba a su empleo desde el 31/03/12.

Ahora bien, ante la negativa de la demandada, el actor debía acreditar que su voluntad se encontró viciada para sí poder restar validez al acto jurídico en cuestión (conf.

art. 377 CPCCN). Sin embargo, considero que no lo ha logrado. Me explico.

La testigo S. (fs. 171), ex empleada de la demandada, dijo saber al actor le pidieron que renuncie a cambio de plata y que era “un arreglo”, que no sabía quién exactamente se lo pidió “pero que fue la empresa”, lo cual dijo saber porque “se lo comentó

el supervisor Sr. A.”.

Fecha de firma: 29/06/2021

Firmado por: G.C., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: M.P.S., SECRETARIO DE CAMARA

Firmado por: L.J.A., JUEZ DE CAMARA

A su turno B. (fs. 173/vta.), ex dependiente de la accionada –custodio-

declaró que el actor “andaba con problemas en la empresa y después A. les dijo que le habían dado un dinero para que se fuera de la empresa (…) que esto fue a principios del 2012”.

F. (fs. 170) ningún dato de relevancia aportó al respecto.

Las declaraciones reseñadas fueron impugnadas por la demandada (ver fs.

176/177 y 178/179vta.), principalmente por tener los tres testigos juicio pendiente contra la demandada.

En cuanto a la circunstancia de tener juicio pendiente que constituye, en lo sustancial la impugnación de la accionada cabe señalar que dicha circunstancia por sí carece de entidad suficiente para desvirtuar sus dichos sin que simplemente obliga a juzgarlos al examinarlos con especial prudencia y conforme lo reglado en el art. 386 del CPCCN.

Sin embargo, aun frente a ello coincido con el magistrado que me precede en cuanto a que las declaraciones rendidas en la causa no acreditan que el actor hubiese sufrido intimidación, es decir, injustas amenazas o un temor fundado de sufrir un mal (conf. 937

Código Civil entonces vigente y art. 276 y concordantes del actual CCyCN) que pudieran conducir a declarar la anulación del actor jurídico en cuestión, esto es, la renuncia del trabajador comunicada telegráficamente conforme lo dispone el art. 240 de la LCT (conf. art.

1045 del Código velezano).

Fecha de firma: 29/06/2021

Firmado por: G.C., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: M.P.S., SECRETARIO DE CAMARA

Firmado por: L.J.A., JUEZ DE CAMARA

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA X

En efecto, S. y B. dijeron saber por comentarios de un supervisor que la empresa había arribado a un “arreglo” o que le habían dado al actor “un dinero” para que renunciara, dichos que no solo resultan imprecisos e insuficientes sino que, además, no resultan idóneos para acreditar tal aserto pues declararon conocer tales hechos por comentarios de un tercero. Es sabido que quien declara apoyado en un conocimiento meramente referencial no es testigo en la dimensión estricta del vocablo y no puede dar credibilidad de un hecho que sólo conoce ex auditio alieno (CNAT S. IV, SD 48731 del 29/9/82; S.V., SD 21667 del 14/2/95, esta S. en su anterior composición SD 408, de octubre de 1996 in re: “V.S. c/ Asociación para Ayuda y Recuperación Encefalopatica Ampare s/ despido” entre otras).

Por lo demás, no enerva lo expuesto el instrumento obrante a fs. 37 que, vale aclarar, fue desconocido por el actor. Así lo entiendo puesto que, si bien se denomina “convenio de extinción del contrato de trabajo”, habría sido celebrado con posterioridad a la renuncia comunicada en forma telegráfica, pues no solo aparece como suscripto el 19/04/12

sino que, además, en el mismo se consignó que “con fecha 31 de marzo de 2012, el Sr.

S.H.O., se ha desvinculado de nuestra empresa”, de modo que no le resta validez a la renuncia cursada por el actor, en virtud de la cual se extinguió el vínculo que mantuvo con su empleadora (conf. art. 240 LCT).

Por todo lo hasta aquí expuesto, propongo confirmar el decisorio de grado en cuanto reputa válida la renuncia del trabajador y rechaza, como consecuencia de ello, los reclamos indemnizatorios efectuados, incluso el fundado en el art. 2º de la ley 25.323.

Fecha de firma: 29/06/2021

Firmado por: G.C., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: M.P.S., SECRETARIO DE CAMARA

Firmado por: L.J.A., JUEZ DE CAMARA

Corresponde tratar, seguidamente, la queja vertida por el demandante por cuanto el sentenciante de grado consideró no acreditada la percepción de una porción del salario en forma clandestina al restar eficacia suasoria a las declaraciones testimoniales rendidas, que reputó imprecisas, infundadas y provenientes d testigos con juicio pendiente.

Al respecto el testigo F. (fs. 170) refirió que el actor “pasaba todos los servicios y manejaba la parte operativa y pagaba los sueldos en negro”. Dijo recordar que (el dicente) cobraba $4000 y que el actor como supervisor algo de $5000, y afirmó que “el resto se pagaba en negro (…) por ejemplo el sueldo era $5000 y a veces se trabajaba más de lo establecido en las 200 hs se pasaba y el resto y esa diferencia se cobraba en negro, y muchas veces se cobraba más negro que lo básico. Lo sabe porque el dicente viajó

e hizo toda la parte de operativa y logística (…) que entre jornadas...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR