Sentencia de Camara Contencioso Administrativo Federal- Sala II, 20 de Febrero de 2017, expediente CAF 048123/2007/CA001

Fecha de Resolución20 de Febrero de 2017
EmisorCamara Contencioso Administrativo Federal- Sala II

Poder Judicial de la Nación CAMARA CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO FEDERAL-

SALA II Expte. nº 48.123/2007 En Buenos Aires, a los 20 días del mes de febrero de dos mil diecisiete, reunidos en acuerdo los Señores Jueces de la S.I.I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal para conocer de los recursos interpuestos en autos “S.M.C. c/ EN – CNC y otro s/ Daños y perjuicios”, respecto de la sentencia obrante a fs.

339/347 vta., el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿Se ajusta a derecho la sentencia apelada?

El Dr. L.M.M. dijo:

  1. A fs. 2/10 vta. la Sra. M.C.S. interpuso demanda de pago por consignación y de daños y perjuicios contra Telefónica de Argentina SA (en adelante, “TASA”) y contra la Comisión Nacional de Comunicaciones, ahora Ente Nacional de Comunicaciones (en lo sucesivo, “CNC” y “ENACOM”, respectivamente).

    Relató ser titular de la línea telefónica correspondiente a su domicilio particular. En ese marco, contrató el servicio de internet banda ancha, conforme la promoción publicitada por TASA y S.. Sin embargo, el servicio no se facturó de acuerdo a la promoción publicitada y al contrato celebrado. Por ello, la usuaria efectuó varios reclamos a la prestadora, vía telefónica, informándosele que debía aguardar y abstenerse de pagar la factura mal liquidada. Al no recibir la correcta facturación, reiteró los reclamos ante TASA y formuló

    denuncia ante la CNC. Finalmente, la prestadora le informó que la facturación era apropiada y, a pesar de las múltiples gestiones realizadas, continuó sin facturar el servicio en debida forma, de mala fe y en forma abusiva y dañosa, y retiró el servicio telefónico.

    En virtud de los hechos descriptos, la accionante atribuyó responsabilidad a:

    –TASA, por su conducta antijurídica, al apartarse de los términos del contrato oportunamente celebrado, guardar malicioso silencio ante los reclamos y desobedecer temerariamente las disposiciones del ente regulador.

    –La CNC, en tanto pese a los reiterados pedidos formulados por la usuaria por los incumplimientos en que incurrió la empresa, jamás ejerció el debido contralor sobre la prestadora del servicio telefónico ni aplicó sanción alguna.

    Reclamó: a) El reintegro de los gastos realizados; y b) La reparación del daño moral y psicológico que adujo haber sufrido, por la suma de $30.000 (pesos treinta mil).

    Asimismo, consignó el importe de $ 1.362,99, devengado por el servicio prestado de conformidad con la promoción oportunamente contratada, sin perjuicio de la liquidación que corresponde practicar por el período en que se extendió la incomunicación dispuesta por TASA respecto del servicio telefónico, a descontarse de las sumas consignadas.

    Fecha de firma: 20/02/2017 Firmado por: J.L.L.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.M.M., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.C.C., JUEZ DE CAMARA 1 #10190473#171667019#20170221084135353

  2. Por sentencia de fs. 339/347 vta. el Sr. Juez a quo resolvió: a) Rechazar la demanda interpuesta contra el Estado Nacional – ENACOM, con costas por su orden, en atención a que la actora pudo creer que le asistía un mejor derecho (art. 68, segundo párrafo, CPCCN); y b)

    Hacer lugar a la acción entablada contra TASA, con costas, declarando cumplida la consignación hasta el importe de $ 1.006,10 (pesos mil seis con diez centavos) y condenando a la nombrada al pago de la suma de $ 10.500 (pesos diez mil quinientos), en concepto de daño moral y gastos, con más sus intereses, a calcularse a la tasa pasiva promedio que publica el Banco Central de la República Argentina (art. 10, decreto 941/91; art. 622, Código Civil), calculados a partir del 16/09/06 respecto del daño moral –fecha de la primera factura errónea y desencadenante de los hechos que dieron lugar a la demanda–, y desde que se realizaron cada uno de los gastos –según consta en los recibos respectivos–, en ambos casos hasta su efectivo pago.

  3. 1. En punto a la responsabilidad atribuida al ente de control –tras recordar los presupuestos de la responsabilidad estatal y, en particular, los concernientes a la responsabilidad por omisión–, analizó pormenorizadamente lo actuado en sede administrativa y concluyó que, lejos de incurrir en falta de servicio por omisión en la función de control, la CNC había instruido actuaciones contra TASA por los diversos incumplimientos en que había incurrido, que terminaron con la imposición de sanciones. Ello, sumado al hecho de que la actora había consentido las decisiones adoptadas en el marco de aquellas actuaciones, resultaba suficiente a los fines de desestimar la acción seguida contra la CNC.

  4. 2. En lo que hace a la responsabilidad endilgada a TASA, precisó que la relación que vincula al usuario y la prestadora es de naturaleza contractual, por lo cual, cuando existen cobros indebidos, o la interrupción del servicio ha generado perjuicios al usuario, aquélla debe responder en la medida que se configuren los recaudos que al efecto establece el Código Civil, independientemente de la obligación de abonar las multas pertinentes.

    Añadió que la carga de la adecuada prestación del servicio se veía acentuada en autos, en razón de la relación de consumo que sirve de base al reclamo, teniendo en cuenta que la Constitución Nacional obliga a los prestadores de servicios a brindar a los consumidores un trato digno (art. 42, CN).

    Concluyó que de la prueba reunida se desprendía que la licenciataria había incumplido numerosas obligaciones, especialmente por la emisión de facturas erróneas y el corte del telefónico mientras ellas se encontraban impugnadas, en clara contravención al Reglamento General de Clientes del Servicio Básico Telefónico (en adelante, “RGCSBT”) y a lo dispuesto por la CNC para el caso concreto.

    En este sentido, puso de resalto que por Resolución n° 1825/08 –que goza de presunción de validez– la CNC tuvo por constatado el incorrecto bloqueo del servicio público de telefonía básica, en detrimento del cliente que se encontró privado de acceder normalmente a él, y estimó que las infracciones resultaban gravísimas en virtud de las circunstancias particulares del caso.

    Fecha de firma: 20/02/2017 Firmado por: J.L.L.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.M.M., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.C.C., JUEZ DE CAMARA 2 #10190473#171667019#20170221084135353 Poder Judicial de la Nación CAMARA CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO FEDERAL-

    SALA II Expte. nº 48.123/2007 Además, el informe pericial contable –no objetado sobre el punto y confeccionado en base a información provista por la co-demandada TASA–, daba cuenta de los cortes de servicio en la línea de titularidad de la actora.

    Por último, destacó que la prestadora no había aportado, ni en sede administrativa ni judicial, información o respaldo documental alguno sobre la promoción contratada por la Sra.

    S..

    En tales condiciones, y en tanto se encontraba admitido y acreditado que la prestadora efectivamente incurrió en los errores de facturación que denunció la actora con relación a las facturas con vencimiento en octubre y noviembre de 2006, el Sr. Juez de Primera Instancia consideró debidamente comprobados los incumplimientos de la co-demandada TASA y su consecuente responsabilidad.

  5. 3. Admitido el deber de resarcir, examinó la procedencia de los rubros indemnizatorios solicitados.

  6. 3. 1. Relativamente a los gastos y viáticos, sostuvo que, aun cuando no existiera prueba documentada que demostrara precisa y directamente cada una de las erogaciones, se encontraban acreditados los reclamos personales ante la CNC, las cartas documento y la realización de la mediación. En razón de ello, estimó razonable fijar la cuantía de este acápite en la suma de $ 500,00 (pesos quinientos).

  7. 3. 2. Respecto al daño moral, ponderó que la situación que vivenció la actora durante más de medio año, revelaba la zozobra que genera en una persona el reiterado reclamo de una deuda ilegítima y la posterior imposibilidad de regularizar la prestación del servicio telefónico. Por lo demás –agregó– se sucedieron hechos tales como el robo del automóvil que sufriera el marido de la demandante, o el accidente de su nieta en el colegio, en los cuales no pudo ser contactada por encontrarse privada de servicio telefónico, lo que claramente le generó una angustia adicional a la que ya sufría. En suma, entendió que el hecho dañoso le había ocasionado a...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR