Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal , 17 de Abril de 2012, expediente 2.591/2007

Fecha de Resolución17 de Abril de 2012

Poder Judicial de la Nación Causa No. 2.591/2007 -S.

  1. “SAUMA AUTOMOTORES SA C/ SUMA

CARLOS ELÍAS s/ nulidad de marca”

Juzgado Nº 4

Secretaría Nº 7

En Buenos Aires, a los 17 días del mes de abril de 2.012, reunidos en Acuerdo los jueces de la Sala I de esta Cámara para dictar sentencia en los autos mencionados, y de conformidad con el orden del sorteo efectuado, el Juez Francisco de las Carreras, dijo:

  1. - No existe controversia en cuanto que la empresa familiar “Sauma Automotores” funciona desde 1953 para la compra y venta de automóviles, concesionario de vehículos, y servicios conexos, constituyéndose como sociedad comercial en 1966 y siendo sus únicos accionistas personas ligadas a la familia de E.S., su precursor.

    Al fallecer el fundador en 1980 le sucedieron su esposa, S.S. (50 %) y sus cuatro hijos, cada uno de éstos por partes iguales (12,50 %),

    presidiendo la firma aquélla hasta 1992, y luego su único hijo varón, C.E.S., el aquí demandado, hasta noviembre de 2.005.

    Inmediatamente de concluído su mandato C.E.S. solicitó el registro de la marca para las clases 12, 35 y 37, y comenzó a desarrollar la misma actividad vinculada con la compraventa de automóviles.

    Habiendo tomado conocimiento de esta circunstancia la actora se presentó por ante el INPI formulando un llamado de atención. Asimismo, libró una carta documento al accionado intimàndolo a cesar en el uso del término “sauma”

    y, por último, solicitó, también, los registros de las marcas y para las mismas clases.

  2. - En las presentes actuaciones Sauma Automotores S.A. demanda la nulidad de las solicitudes de registro presentadas por C.E.S. (a esta altura concedidas), y el cese de uso de los mismos términos como nombre o designación comercial para identificar y desarrollar una actividad afìn.

    Fundamenta su pretensión en la mala fe que atribuye al demandado por resultar su pretensión confundible con su designación comercial y sus marcas (entonces de hecho) y , las que viene utilizando de forma pacífica, ininterrumpida y ostensible desde hace más de cuatro décadas para la compra y venta de automóviles, sus repuestos, y la prestación de servicios de mecánica y mantenimiento de vehículos.

    Señaló como perjuicio el grave daño a los signos por la afectación del poder distintivo, la confusión del público consumidor respecto del origen de los productos o servicios (por creerse su continuador o con alguna vinculación social), la posible merma de clientela, el aprovechamiento ilegítimo de la trayectoria del actor y el eventual desprestigio por el uso deficiente de los signos por el demandado.

    Por su parte, C.E.S. adujo que no existió copia servil,

    mala fe, ni existe menoscabo alguno ni confusión, y que la acción por cese de uso se encuentra prescripta.

  3. - La sentencia de fs. 855/860 hizo lugar a la demanda por cese de uso de nombre comercial y nulidad de las marcas (finalmente concedidas) con fundamento en que: a) la prescripción de la acción por cese de uso no puede prosperar porque en la duda frente a hechos contradictorios se debe preferir la solucion que mantenga el derecho de accionar; b) comporta un abuso de derecho, y se debe presumir la intención de desviar clientela cuando, quien es socio y fuera ex presidente de la actora durante varios años, pretende utilizar una marca homónima en el mismo rubro y zona geográfica que la firma a la que pertenece; c) la superposición de empresas en el mismo ramo identificadas con el mismo apellido no comporta una práctica adecuada porque dificulta identificar el intermediario y conocer su seriedad o...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR