Sentencia Definitiva de SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA, 2 de Mayo de 2001, expediente L 60643

Presidentede Lázzari-Salas-Pisano-Pettigiani-Negri-San Martín-Ghione
Fecha de Resolución 2 de Mayo de 2001
EmisorSUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA

Dictamen de la Procuración General:

El Tribunal del Trabajo nº 3 de Q. resolvió: 1) hacer lugar a la excepción de prescripción opuesta por C.S. y C respecto a los reclamos por diferencias salariales anteriores al 28-4-85; 2) rechazar en todas sus partes la demanda promovida por N.S. de M., por sí y en representación de sus hijos menores E.C. y N.R.M. y S. y por M.H. y S.A.M. contra C.S. y C. por diferencias salariales e indemnización por daños y perjuicios derivados del accidente fatal sufrido por S.M. y 3) hacer lugar a las excepciones de prescripción opuestas por los terceros citados H.W.R. y Transportes Automotores Plus Mar S.A. (fs. 268/280 vta.).

La demandada y la actora impugnaron dicho pronunciamiento mediante recursos extraordinarios de inaplicabilidad de ley (v. fs. 289/294 vta. y 296/308 vta., respectivamente), sobre los que se me confiere vista en fs. 344.

Recurso de inaplicabilidad de ley deducido en fs. 289/294 vta.:

Con denuncia de violación de los arts. 19 y 20 del dec. ley 7718/71; 34 inc. 4º, 163 inc. 6º, 90, 91, 94 y 68 del Código Procesal C.il y Comercial y 902, 904, 907, 1109, 3949 y 3996 del Código C.il, la demandada C. S.A.C.I. y C. se agravia por el progreso de las excepciones de prescripción opuestas por los terceros citados a juicio H.W.R. y Transportes Automotores Plus Mar S.A., así como por la condena de las costas derivadas de su intervención en el juicio.

Comienza el quejoso por cuestionar el acierto jurídico de la decisión que acoge las excepciones de prescripción opuestas por los terceros, formulando diversas consideraciones tendientes a sostener la improcedencia de las defensas articuladas y con ello demostrar la calidad de vencidos de los excepcionantes citados, en los términos del art. 68 del Código Procesal C.il y Comercial.

Agrega a continuación que, en defecto de ello, debe la actora soportar las costas de la intervención de los terceros en el juicio, atento que en su calidad de vencida corresponde que asuma todas las consecuencias mediatas e inmediatas desencadenadas con su demanda, entre ellas, la citación efectuada por su parte como consecuencia de los arts. 902, 904, 907 y 1109 del Código C.il.

Considero que el recurso no puede prosperar.

Esa Suprema Corte ha sostenido invariablemente que el tema de la imposición de costas no admite revisión en casación salvo cabal demostración de que haya sido burdamente falseada o alterada en el fallo la condición de vencido, valorándose en forma absurda o arbitraria tal condición (conf. S.C.B.A. causas L. 36.176, 18-11-84; L. 39.266, 20-9-88; L. 46.424, 30-7-91; L. 48.826, 29-9-92).

También ha establecido, en doctrina reiterada, que determinar el comienzo del curso de la prescripción así como su eventual interrupción o suspensión, constituye cuestión de hecho irrevisible en la instancia extraordinaria, salvo absurdo (conf. S.C.B.A. causas L. 48.733, 6-10-92 y L. 58.518, 17-6-97).

Y bien. Tal vicio en el razonamiento que autorizaría excepcionalmente el reexamen en esta sede de los aspectos del pronunciamiento que se impugnan, en mi criterio, no es idóneamente invocado y menos aún demostrado. (conf. doctrina citada).

No obstante diré que, conforme se destaca en el escrito de protesta, los terceros no fueron demandados por los accionantes y su intervención en el juicio obedeció a la citación del recurrente, por lo que habiéndoselos liberados por efecto del progreso de la excepción de prescripción que oportunamente opusieran, no se advierte la invocada transgresión de los arts. 68 del Código Procesal C.il y Comercial y 19 del dec. ley 7718/71 aplicados en el pronunciamiento.

En consecuencia de lo expuesto, aconsejo a V.E. el rechazo del recurso extraordinario de inaplicabilidad que dejo examinado.

Recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley deducido en fs. 296/308 vta.:

Por su intermedio, la actora se agravia, en primer lugar, por el rechazo del reclamo por diferencias salariales derivadas de las tareas de sereno desempeñadas por M., aduciendo que las circunstancias de que éste viviera en el obrador propiedad de la accionada y de que abriera los portones del mismo en horario nocturno, resultan demostrativas de que estaba al tanto del movimiento de la empresa durante la noche oficiando de guardián.

Y, en segundo lugar, critica la decisión que admite las defensas de prescripción articuladas por los terceros, por considerar que la eficacia interruptiva de la demanda promovida contra C. propaga sus efectos con relación a los demás obligados en virtud del carácter solidario de la obligación de reparar los daños derivados de un hecho ilícito como el que provocó la muerte de M. con arreglo a lo normado por los arts. 713; 714; 3949 y 3986 del Código C.il.

La queja, en mi opinión, no puede prosperar.

1) El planteo destinado a cuestionar la conclusión relativa a que no se acreditó que S.M. hubiera desempeñado tareas de sereno, sobre la que se asienta el rechazo del reclamo por diferencias salariales por el período que se menciona en el fallo, resulta palmariamente insuficiente en razón de que tratándose de una típica cuestión de hecho cuya valoración queda reservada a los jueces de mérito, sólo puede ser revisada en la instancia extraordinaria mediante la denuncia eficaz y acabada demostración del supuesto excepcional de absurdo (conf. S.C.B.A causas L. 54.037, 13-9-94; L. 52.732, 23-5-95 y L. 55.548, 27-6-95) extremos que, en la especie, a mi juicio no concurren.

En efecto, tal vicio invalidante no es siquiera invocado por el apelante quien, en notorio incumplimiento de la carga que le impone el art. 279 del Código Procesal C.il y Comercial, sólo expresa su disconformidad con la decisión contraponiendo su personal criterio discordante al de los jueces de grado, sin intentar descalificar la tarea valorativa llevada a cabo por los sentenciantes de origen en el examen de la prueba y el juzgamiento de los hechos, ni denunciar la transgresión de precepto legal alguno.

2) Igual suerte adversa ha de correr el restante agravio, vinculado con el progreso de las excepciones de prescripción opuestas por los terceros citados por el demandado, desde que también en este aspecto la protesta padece de insuficiencia.

Ello, pues la impugnación recae sobre una típica cuestión de hecho, cuya valoración se halla detraída del ámbito de casación, salvo absurdo que no denuncia ni demuestra el impugnante (conf. S.C.B.A. causas L. 48.733 y L. 58.518 ).

Tampoco corresponde encarar el análisis relativo a la naturaleza de la obligación resarcitoria reclamada en autos y a los efectos que se derivarían de su eventual solidaridad en punto al instituto de la prescripción, habida cuenta que las disposiciones legales que el apelante invoca infringidas en el fallo no se relacionan concretamente con el agravio que expone (conf. SCBA causas L. 48.320, 15-9-92; L. 52.447, 15-3-94; L. 56.637, 14-5-96, entre otras más), déficit recursivo que, por sí, obsta a su consideración en casación.

Por lo expuesto, considero que V.E. debe rechazar el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley deducido por la accionante.

La P.,mayo 11 de 1998 -L.M.N.

A C U E R D O

En la ciudad de La P., a dos de mayo de dos mil uno, habiéndose establecido, de conformidad con lo dispuesto en el Acuerdo 2078, que deberá observarse el siguiente orden de votación: doctoresde L.,S.,P.,P.,N.,S.M.,G...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR