Sarkozy fue detenido y está bajo investigación judicial: peligra su futuro

 
EXTRACTO GRATUITO

PARÍS.- El ex presidente francés fue presentado anoche ante la justicia, tras pasar 15 horas en prisión preventiva, sospechado de tráfico de influencias y violación del secreto de la instrucción en varios casos judiciales que le conciernen.Es la primera vez en la historia de la Francia moderna que un es sometido a ese régimen coercitivo que puede concluir en una acusación formal y comprometer su futuro político.Convocado por los magistrados de la Oficina Central de Lucha contra la Corrupción y las Infracciones Financieras y Fiscales (Oclciff) de la dirección central de la policía judicial, Sarkozy quedó detenido en esa sede ayer a la mañana, sumándose a otros tres implicados: su propio abogado y dos magistrados de la Corte de Casación, Gilbert Azibert y Patrick Sassous.Tras casi 14 horas de interrogatorio, fue trasladado a la sede del Tribunal de Gran Instancia (TGI) de París para ser presentado a las juezas de instrucción, "que probablemente lo inculpen como hicieron pocas horas antes con Herzog y Azibert", afirmó anoche una fuente judicial.Las juezas Patricia Simon y Claire Thépaut intentan descubrir, desde hace meses, una red de personalidades que habrían informado a los allegados de Sarkozy -o al ex presidente en persona- sobre los detalles de varios casos jurídicos que le conciernen, en particular la supuesta financiación ilegal de su primera campaña, en 2007, por Lilianne Bettencourt, la rica heredera del imperio de cosméticos L'Oréal.Sus actuales contrariedades con la justicia proceden de otra investigación: la posible financiación -también ilegal- de la misma campaña presidencial con fondos del ex líder libio Muammar Khadafy. Durante la investigación de ese caso, unas escuchas telefónicas ordenadas por la justicia revelaron que Sarkozy y su abogado parecían conocer perfectamente el curso de los trabajos de la Corte de Casación en el caso Bettencourt.Las juezas también descubrieron que ambos hombres parecían al tanto de las escuchas en curso, hasta el punto de haber comprado teléfonos celulares utilizando nombres falsos. De allí la acusación de "violación del secreto de la instrucción".Gilbert Azibert, abogado fiscal de la Corte de Casación, y Patrick Sassous, fiscal general ante la Cámara Criminal de esa alta jurisdicción, serían los presuntos informantes del ex presidente, a través de su abogado. Según las conversaciones interceptadas, Azibert esperaba el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA