Saqueo de las arcas públicas en favor de socios del poder

 
EXTRACTO GRATUITO

Mientras la presidenta pontifica desde las Naciones Unidas acerca del "doble standard" en materia de derechos humanos, mientras el secretario de Comercio Interior, , amenaza a las empresas para que suscriban el bono del blanqueo con fondos "negros o blancos" y mientras el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (), Ricardo Echegaray, presiona a los contribuyentes con inspecciones y cartas intimidatorias, el mismo gobierno nacional permite, facilita o directamente legaliza el desvío y apropiación de recursos fiscales en beneficio de los amigos del poder.Como reveló una investigación de LA NACION, el empresario kirchnerista y su socio, Carlos Fabián de Souza, a través de http://www.lanacion.com.ar/1468404-petroleros-k-mantienen-areas-en-santa-cruz-casi-sin-invertir, compraron activos de http://www.lanacion.com.ar/1610792-investigara-brasil-si-cristobal-lopez-pago-coimas-para-comprar-petrobrasen la Argentina (refinería San Lorenzo, unidad fluvial y 345 estaciones de servicio) y se apropiaron así de más de $ 1200 millones de impuestos que se dejó de pagar a la AFIP.Fiel discípulo del "desendeudamiento" en lugar de recurrir al crédito bancario, el señor López y su socio utilizaron una forma más expeditiva y menos onerosa de financiarse. Al comprar una destilería y una red de estaciones de servicio, compraron también un "banco" que les brindó acceso a una fuente extraordinaria de liquidez financiera, a costa del fisco. Mediante una ingeniería financiera perversa, usaron impuestos devengados por los mismos activos comprados a Petrobras, para pagarle a Petrobras. Y también usaron ese fondeo para financiar empresas de su Grupo Indalo, como la Inversora MyS y Oil MyS, para abonar salarios en Paraná Metal, la adquisición del Banco Finansur, la capitalización de Comercial del Plata Construcciones (CPC) y la compra de medios a Daniel Hadad, como Radio 10.Todo ello surge de los balances de Oil Combustibles SA: en junio de 2011, apenas un mes después de la compra, Oil Combustibles dejó de pagar impuestos al fisco, alcanzando una deuda de $ 1262,9 millones en junio de 2012.Lo grave es que el mayor impuesto adeudado fue el impuesto a la Transferencia de Combustible (ITC), que debe abonarse en cuatro anticipos y a mes vencido. Es uno de los impuestos más fiscalizados por la AFIP y es imposible que una petrolera pueda dejar de pagar un monto semejante sin que ese organismo aplique el régimen penal tributario, embargando sus cuentas, suspendiendo su CUIT y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA