Santiago de Che: las marcas argentinas que buscan conquistar el mercado chileno

 
EXTRACTO GRATUITO

En los shoppings de Chile no sólo se escucha el acento argentino de los que viajan para comprar barato. En los últimos cinco años, también creció la presencia de las marcas nacionales que se animan a probar suerte en Santiago y a competir de visitante con las principales etiquetas de todo el mundo.

Ya sea para testear el poder de la marca en un mercado extranjero pero cercano o para aprovechar el creciente poder adquisitivo y la estabilidad que ofrece la economía chilena, cada vez son más las casas argentinas que eligen este mercado para concretar su debut internacional.

Según un relevamiento de la consultora Estudio Canudas, en la actualidad hay 63 marcas argentinas, que suman 270 locales en el mercado chileno, lo que representa un alza del 24% en los últimos dos años. De esta manera, Chile -en particular Santiago- se convirtió en el destino internacional favorito de las empresa argentinas.

De Freddo hasta Grido, pasando por Prüne, María Cher, Havanna, La Martina, Kevinston, VZ, Paula Cahen D'Anvers y Todomoda, los pasillos de los shoppings chilenos también viven su fiebre argentina del otro lado del mostrador.

1 Un debut internacional cercano a casa

Así como en el último tiempo el mercado chileno se volvió un destino barato para los argentinos por el tipo de cambio real -entre otros factores-, en 2002 la situación era inversa: la Argentina, luego de la crisis económica y de la devaluación de la moneda, recibió un boom de turistas chilenos. Y más de diez años después las marcas argentinas siguen cosechando los resultados de la traumática salida de la convertibilidad, que al mismo tiempo les permitió sumar consumidores con otro pasaporte .

"Prüne se hizo muy conocida por los clientes chilenos en la época 2002-2003, cuando fue el furor del turismo en la Argentina. En ese tiempo sucedía al revés de lo que es hoy: la ropa argentina estaba regalada; el negocio en Mendoza explotaba", cuenta Lucas Farrell, director comercial de la empresa de carteras, camperas y zapatos.

Para la marca, que tiene en Chile ocho tiendas y está por sumar otra en febrero, ya ser conocidos en el mercado vecino fue importante a la hora de tomar la decisión de cruzar la Cordillera, en 2010. "Chile debía ser nuestro primer caso de éxito internacional por varios motivos: es un país hermano -cercano, mismo idioma, misma temporada- y es un mercado muy transparente, donde hay jugadores internacionales. Todo esto lo hace hiperatractivo. Además, teníamos las estadísticas de Global Refund (Tax Free) de lo que gastaban las chilenas en Prüne, ahí nos dimos cuenta de cuán enamoradas estaban de la marca", agrega Farrell, que también trabaja en Mishka y adelanta que se está negociando el ingreso de la marca de zapatos al mercado chileno, "aunque el paso principal es hacerse fuerte en la Argentina". La facturación de Prüne en Chile...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA