Santa Cruz: ¿obras inútilesy nuevos negociados?

 
EXTRACTO GRATUITO

Las proyectadas –antes denominadas La Barrancosa y Cóndor Cliff–, aún no han comenzado a ejecutarse. La idea del aprovechamiento hidroeléctrico del río Santa Cruz en la provincia homónima data de hace por lo menos 45 años, aunque siempre se encontró frente a la dificultad de la falta de justificación económica en relación con otros proyectos energéticos. La mayor dificultad reside en su tamaño y ubicación geográfica. Su costo estimado asciende, por ahora, a 4700 millones de dólares para una potencia de generación de 1.750.000 kW, que excede holgadamente la demanda zonal y que sólo encontraría destino posible en el centro y en el Litoral del país.Por otro lado, también en Santa Cruz, se está cerca de poner en marcha una central térmica de carbón en Río Turbio con una potencia de 240.000 kW, que excederá las necesidades de la provincia, sin contar la contaminación que representa el empleo de carbón.De construirse las represas del río Santa Cruz se requeriría el tendido de una nueva línea de muy alta tensión (500 kW) de unos 2500 kilómetros hacia el Gran Buenos Aires, cuyo costo anularía la rentabilidad del proyecto. El ex secretario de Energía Alieto Guadagni ha identificado 22 proyectos hidroeléctricos con mayor prioridad que los del río Santa Cruz. Con la perspectiva de las reservas de shale gas de Vaca Muerta es posible que, en un futuro cercano con abundancia de gas, resulte conveniente desarrollar la generación eléctrica mediante centrales térmicas de ciclo combinado que se construyen rápidamente, a mucho más bajo costo, en las cercanías del mercado. La gran potencia instalada de estas dos represas no tendrá aplicación en la zona, salvo que se establezcan allí grandes industrias electrointensivas. Así se pensó este proyecto en los ochenta, integrado con una gran planta de aluminio en la boca del río Santa Cruz.Anunciada la licitación de las obras en 2007, cuando su presupuesto era de sólo 2000 millones de dólares, en un primer momento el complejo hidroeléctrico iba a ser una concesión privada, seguramente subsidiada, pero luego se optó por la obra pública. Sin embargo, luego de adjudicar las obras tras una licitación y firmar el contrato con un consorcio conformado por Corporación América (Eurnekian), Impsa (Pescarmona) y el grupo brasileño Camargo Correa, el gobierno nacional no aportó los fondos para comenzar los trabajos.Con nuevo precio de casi 5000 millones de dólares, hubo otra licitación. En determinado momento, el candidato parecía ser Lázaro...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA