Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I, 23 de Agosto de 2019, expediente CNT 003918/2012/CA001

Fecha de Resolución23 de Agosto de 2019
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO SALA I SENTENCIA DEFINITIVA NRO. 93897 CAUSA NRO. 3918/2012 AUTOS: “SÁNCHEZ ÁNGEL DANIEL C/AIR COMET SA Y OTROS S/DESPIDO”

JUZGADO NRO. 45 SALA I En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los 23 días del mes de AGOSTO de 2.019, reunida la S. Primera de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, para dictar sentencia en la causa del epígrafe, y de acuerdo al correspondiente sorteo, se procede a votar en el siguiente orden:

La D.M.C.H. dijo:

I La sentencia de fs.572/580 es apelada por la parte actora a fs.581/582 y por Aerolíneas Argentinas SA a fs.583/588.

  1. El actor se queja porque se desestimó su reclamo fundado en el art.80 de la LCT.

    La demandada apela la condena en los términos del art.31 de la LCT, a cuyo efecto afirma que no integró un conjunto económico con las codemandadas Air Comet SA y Marsans Internacional Argentina SA. Argumenta acerca de las alegaciones formuladas por la parte actora, los alcances de la responsabilidad solidaria prevista en la norma mencionada, y la inexistencia de vinculación con las otras empresas al momento del despido indirecto en el que se colocó el actor. Respecto de este último, se queja porque se consideró que medió una injuria suficiente para viabilizar sus consecuencias indemnizatorias, a la vez que insiste en la renuncia al empleo remitida por S. en el año 2008. Alega que la Jueza “a quo” habría hecho mérito de actos no invocados por las partes. Insiste en la defensa de prescripción, la que vincula con la sanción de la ley 26.412. Cuestiona el importe de los salarios de febrero y marzo de 2010, la admisión de la sanción del art.2º de la ley 25.323, la condena a entregar el certificado de trabajo y la imposición de las costas. Finalmente, apela los honorarios regulados a la representación letrada del actor y al perito contador, por estimarlos altos.

  2. Memoro que el accionante prestó servicios desde diciembre de 1988, oportunidad en la que ingresó a las órdenes de Aerolíneas Argentinas SA y lo hizo en calidad de jefe de call center –última categoría desempeñada-; que en el año 2008 fue transferido a Air Comet SA –previa renuncia remitida a Aerolíneas- y continuó

    trabajando para aquélla hasta su desvinculación, ocurrida en marzo de 2010.

    Fecha de firma: 23/08/2019 Firmado por: M.V.M.C., SECRETARIA DE CAMARA Firmado por: G.A.V., JUEZA DE CAMARA Firmado por: M.C.H., JUEZA DE CAMARA #20917721#242020714#20190823093140947 Con relación al distracto, el intercambio telegráfico previo a la decisión del trabajador evidencia que, además de los salarios cuyo pago fue objeto de reclamo (por los períodos enero y febrero de 2010, vacaciones del año 2009), es preciso examinar los términos de la respuesta de Air Comet SA ante el requerimiento de dación de tareas (ver telegramas en el Anexo Nº 5313). Esta empresa le hizo saber que había dejado de operar desde el 22 de diciembre de 2009, lo que trasunta una negativa de tareas, negativa ésta que fue invocada en forma expresa en la comunicación del despido, en tanto el demandante alegó que Air Comet SA había dejado de cumplir con las obligaciones a su cargo, entre ellas, con la dación de trabajo (ver fs.7 vta.).

    No están en discusión a esta altura del debate que se hubieran siquiera invocado los atenuantes que establece el art.247 de la LCT, por lo que ante una respuesta como la realizada por quien fue empleadora, nos hallamos ante una rescisión injustificada del contrato de trabajo y no cabe sino confirmar la solución adoptada en origen (ver sentencia a fs.574 y vta.).

    Digo ello porque basta con acreditar una de las causales invocadas para disolver el vínculo, con entidad suficiente para ello, y la falta de cumplimiento del deber de ocupación efectiva (art.78 de la LCT) lo es, por lo que no es necesario examinar si las restantes causales –que en autos se relacionan con la falta de pago de salarios de dos períodos trabajados y las vacaciones- constituyen una injuria, ya que reitero, la negativa de tareas a la que aludiera se erige en una injuria que habilita a disolver el vínculo con causa (arts.242, 243, 246 y conc. de la LCT).

  3. En cuanto a la responsabilidad de la recurrente, quien sostiene que no conforma un grupo económico que se hubiera conducido en la forma que prevé el art.31 de la LCT con las codemandadas Air Comet SA y Marsans SA, la Jueza “a quo” tuvo especialmente en cuenta, además de la testifical, el dictamen de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, en el marco de las facultades que le confiere el art.163 inc.6º del CPCCN. La evaluación de la resolución Nº 57/02 de la Secretaría de la Competencia, la Desregulación y la Defensa del Consumidor, que evidenció una operación de concentración...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR