Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Vii, 9 de Junio de 2016 (caso SALVATIERRA REINALDO ERNESTO c/ BERKLEY INTERNATIONAL ART S.A. s/ACCIDENTE - LEY ESPECIAL)

Fecha de Resolución: 9 de Junio de 2016
Emisor:Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Vii
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA VII 25.836/2012 SENTENCIA DEFINITIVA Nº 49086 CAUSA Nº25.836/2012- SALA VII -JUZGADO Nº78 En la ciudad de Buenos Aires, a los 9 días del mes de junio de 2.016, para dictar sentencia en los autos : “Salvatierra, R.E. c/ Berkley International ART S.A.

s/ Accidente- Ley especial” , se procede a votar en el siguiente orden:

LA DOCTORA ESTELA MILAGROS FERREIRÓS DIJO:

  1. En este juicio se presenta el actor e inicia demanda contra B. International ART S.A., en procura del cobro de unas sumas a las que se considera acreedor.

Detalla que el 2/7/2008 sufrió un accidente in itinere cuando se dirigía a su lugar de trabajo, que al llegar a la parada del colectivo pisó en falso y se torció el tobillo derecho. Que a pesar de ello, llegó al trabajo y comenzó a prestar tareas, pero que debido a los fuertes dolores lo derivaron a la ART, que luego del tratamiento se le otorgó el alta sin incapacidad.

Estima poseer una incapacidad del 15% física y del 10% psíquica, de la t.o..

A fs.29/43 Berkley International ART S.A. contesta demanda niega todos y cada uno de los hechos, salvo los expresamente reconocidos; opone excepción de prescripción.

La sentencia de primera instancia obra a fs.123/125, en la que el “a-quo”, luego de analizar los elementos de juicio obrantes en la causa, decide en sentido favorable a la excepción de prescripción interpuesta y rechaza la demandada, es apelada por la parte actora (fs.131/134).

II- Como primer punto deseo dejar sentado frente a los planteos esgrimidos en la demanda, que el art. 46 de la Ley 24.557 expresamente establece “Las resoluciones de las comisiones médicas provinciales serán recurribles y se sustanciarán ante el juez federal con competencia en cada provincia ante el cual en su caso se formulará la correspondiente expresión de agravios, o ante la Comisión Médica Central a opción de cada trabajador.

La Comisión Médica Central sustanciará los recursos por el procedimiento que establezca la reglamentación.

Las resoluciones que dicte el juez federal con competencia en cada provincia y las que dicte la Comisión Médica Central serán recurribles ante la Cámara Federal de la Seguridad Social...”

Ahora bien, comparto la doctrina del fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en la causa “Castillo Ángel S. c/ Cerámica Alberdi S.A.” (del 07-09-04), en cuanto declaró que es inconstitucional el art. 46 inc. 1 de la Ley 24.557 en cuanto dispone la competencia de la justicia federal para entender en los recursos deducidos contra las resoluciones de las comisiones médicas provinciales, pues no es aceptable que la Nación pueda, al reglamentar materias propias del derecho común –en el caso accidentes laborales-

ejercer una potestad distinta de la Fecha de firma: 09/06/2016 que específicamente le confiere el art. 75 de la Firmado por: ESTELA MILAGROS FERREIROS, JUEZ DE CAMARA Firmado por: R.R., SECRETARIA Firmado por: N.M.R.B., JUEZ DE CAMARA #20486408#151881156#20160609082309520 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA VII 25.836/2012 Constitución Nacional, ya que lo contrario implicaría reconocer que las pautas limitativas que fija la Carta Magna cuando se trata de derecho común, referidas a la aplicación de esas normas por los tribunales de provincia si las cosas o las personas caen bajo sus respectivas jurisdicciones, pueden ser dejadas de lado por la mera voluntad del legislador. Ello porque la mencionada ley sólo regula relaciones entre particulares y de sus preceptos no aparece manifiesta la existencia de una específica finalidad federal que sustente una declaración de tal naturaleza.

Tal ha sido la postura de este Tribunal que integro en la causa “S., J.G. c/ Finexcor SA”, sent. 37.295 del 25-02-04, entre otros, donde se sostuvo que “...el art. 46 de la ley 24.557 afecta los principios del juez natural y de acceso a la justicia. Al establecer la obligatoriedad de una instancia previa al trámite y duración inciertos, constituída tanto por la intervención de la autoridad de aplicación en materia laboral, como por la esencial actuación de las comisiones médicas, impiden al trabajador ocurrir ante un órgano independiente para exigir la reparación de sus infortunios, restringiendo el acceso a la justicia, excluyendo a la justicia del trabajo y vedando el derecho a reclamar, en consecuencia, ante jueces naturales mediante el debido proceso...”.

Sobre la base de todo lo analizado, tengo para mí que dicha norma es a todas luces inconstitucional.

III- En cuanto a las expresión de agravios propiamente dicha, la parte actora cuestiona la decisión del sentenciante que hizo lugar a la excepción de prescripción, y sostiene que yerra el “a quo”, al tomar como punto de partida, para contabilizar dicho plazo, la fecha del accidente.

Pretende, se modifique el fallo en este aspecto, y se haga lugar a la demanda.

Adelanto que la pretensión del apelante es este punto ha de tener favorable acogida.

En lo atinente al planteo de prescripción traído a estos autos por la demandada, es doctrina y jurisprudencia pacífica que el plazo de prescripción en los eventos dañosos empieza a correr a partir del momento en que la víctima supo que su incapacidad definitiva es absolutamente irreversible.

Está bien que esto sea así, habida cuenta que el instituto encuentra fundamento en la presunción de que quien detenta la acción para reclamar su derecho ha perdido el interés en ella.

En este caso, el actor, en el decir del Sr. perito médico, se encontró en rehabilitación, kinesiología alrededor de 20 sesiones- luego de lo cual se le brindo el Alta médica sin incapacidad restante (ver informe de fs. 78/81), punto asumido por la propia demandada a fs., 31. Y esta situación, merece una consideración especial:

Fecha de firma: 09/06/2016 Firmado por: ESTELA MILAGROS FERREIROS, JUEZ DE CAMARA Firmado por: R.R., SECRETARIA Firmado por: N.M.R.B., JUEZ DE CAMARA #20486408#151881156#20160609082309520 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA VII 25.836/2012 Sólo se indica y se lleva a cabo “rehabilitación”, cuando existe posibilidad de mejoramiento y este último apunta, necesariamente, a una mayor capacidad, o lo que es lo mismo, a una disminución de la incapacidad.

De tal manera, hasta esta fecha las expectativas médicamente fundadas impidieron que la reclamante tuviera cabal y definitivo conocimiento de su incapacidad, motivo por el cual mal puede presumirse que había abandonado el ejercicio de su acción.

Mención aparte merece el hecho que especialistas de la salud, le hayan otorgado el Alta sin incapacidad laboral, lo cual hecha por tierra, la teoría que el actor tomo conocimiento de su situación invalidante el día del accidente.

Sólo dos consideraciones más al respecto: la primera es que la prescripción es un instituto de interpretación restrictiva, ya que apunta a la seguridad más que a la justicia y porque linda con cierto grado de renuncia presumida.

Segundo

se aúna a lo dicho la ineludible vigencia del principio de irrenunciabilidad que si bien admite, en determinados supuestos, la existencia del instituto de la prescripción, la muestra sólo como una excepción.

En atención a todo lo antes señalado y analizado, cabe desestimar la defensa impetrada por la demandada (art. 258 de la Ley de Contrato de Trabajo y 7 de la Ley 24.635)

y abocarse al tratamiento de la cuestión planteada por la parte actora.

IV- En lo que se refiere a la cuestión de fondo que motiva el presente pleito, cabe memorar que el actor denuncia haber sufrido un accidente in itinere, lo cual es asumido por la demandada.

Por lo cual, resta dilucidar si del accidente en cuestión ha quedado una incapacidad laboral, para el trabajador.

En este aspecto, luego de un minucioso examen realizado por el experto medico a fs. 78/80, el perito llego a la conclusión que: la secuela actual, del edema malolar...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA