Salón del Automóvil de París: al mal tiempo, buena cara

 
EXTRACTO GRATUITO

Los salones del automóvil tienen casi la misma edad que éste. Narra la historia, que el pionero de ellos, denominado Horseless Carriage Exhibition (exhibición de carruajes sin caballos) tuvo lugar en Londres, en 1896. Sin embargo, el primero con carácter internacional se realizó dos años después, cuando tuvo lugar la primera edición del Salón de París (de allí su nombre oficial Mondial de l’Automobile), organizado por el marqués Jules-Albert de Dion, por entonces un conocido constructor de automóviles, primero impulsados a vapor y luego, desde 1894, con motores de combustión interna, bajo la marca De Dion-Bouton, junto con los ingenieros Georges Bouton y el cuñado de este último, Charles Trépardoux.Desde el punto de vista histórico, esta edición 2018 del Salón de París no es una más: festeja nada menos que una trayectoria de 120 años. Y lo celebró mejor puertas afuera que hacia adentro. En efecto, el domingo último, los organizadores del salón realizaron, con el apoyo de marcas como Citroën y Renault que cumplen un siglo, y decenas de entusiastas coleccionistas, una gran exhibición gratuita de autos de todas las épocas, que convirtieron a la célebre Place de la Concorde en un verdadero museo del automóvil a cielo abierto, del que disfrutó un numeroso púbico de todas las edades.Sin embargo, hacia adentro hubo demasiadas ausencias y pocos estrenos que hicieran seguir la fiesta de la calle, cuando el Mondial abrió sus puertas para la prensa el martes y para el público el jueves. La lista de marcas que faltaron es larga: Alfa Romeo (FCA completa en realidad, salvo Ferrari), Bentley, Bugatti, Fiat, Ford, Jeep, Opel (ex GM, que tampoco está, ahora perteneciente al grupo francés PSA), Nissan, Mazda, Mitsubishi, Subaru, Volkswagen, Volvo; mientras que hay otras que no participan a nivel de fábrica, es decir con un stand oficial, como Infiniti, Lamborghini, Aston Martin, Lotus y Maserati, pero exponen algunos de sus modelos en un hall especial denominado Limited, por intermedio de sus concesionarios de Francia.Los motivos de tantas ausencias son varias. Algunos fabricantes simplemente no pasan por su mejor momento económico y financiero, por lo que los cuantiosos costos de un salón de este tipo es un gasto del que se puede prescindir. Otros están en medio del cambio de paradigma de la propulsión: el derrumbe de la estrategia de apostar por los diésel (hacia 2025 estará prohibido circular con ellos por ciudades como Madrid, Berlín, Copenhague y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA