Salón del Automóvil: el lugar ideal para viajar en el tiempo y soñar despierto

 
EXTRACTO GRATUITO

"¡Mirá papá, mirá ese auto! ¿Cuál es?" Con los ojos bien grandes y la boca abierta, un chico arrastraba de la mano a su padre hacia uno de los espectaculares modelos que se exhiben en el Salón del Automóvil de Buenos Aires. El aparato que despertaba el asombro de nuestro pequeño amigo es el Toyota Mirai, el primer auto fabricado en serie que utiliza hidrógeno en lugar de nafta y que ya se vende en Japón y en Estados Unidos.

Todavía es una tecnología costosa, a lo que se suma la falta de una red de estaciones de servicio capaces de abastecer con hidrógeno a los autos, pero nos muestra hoy cómo serán los autos del futuro. La gran ventaja es que como resultado de la combustión por el caño de escape en lugar de gases contaminantes sólo arroja vapor de agua. Sí, un auto totalmente amigable con nuestro maltrecho planeta.

La escena se repite a cada paso en los stands de las distintas marcas. Es que este salón, que se realiza cada dos años en Buenos Aires (los años pares es en San Pablo), es una invitación para soñar con los ojos abiertos. Aquí podemos imaginarnos al volante de un superdeportivo, viajar en el tiempo para revivir las emociones que Fangio despertaba cada vez que pasaba al volante de sus veloces máquinas y también conocer de cerca el auto que podemos comprar en los próximos meses.

Infaltables en las exposiciones, deseados y admirados, los autos más exclusivos siempre son uno de los platos fuertes para los más fierreros. Acá podrán disfrutar, entre otros, de un Mercedes AG GT, una joya mecánica 4.0 V8 biturbo de 510 caballos que acelera de 0 a 100 en menos de 4 segundos.

Unos metros más allá, los italianos tienen lo suyo; con un rojo inconfundible, la Ferrari 430 Scuderia y un Maserati Quattroporte le ponen alma latina a la muestra. Y siempre soñando con la velocidad, los franceses de Renault también tienen lo suyo con el esbelto Mégane RS01, un auto de competición que aquí presentó el piloto Rubens Barrichello.

También rápidos y con mucho de leyenda, los autos americanos nos hacen soñar con viajes por rutas infinitas, con el aire...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA