Sin salida a la vista, el bloqueo político en España alarma a la UE

 
EXTRACTO GRATUITO

MADRID.- Cuando a Mariano Rajoy le preguntaban hace un mes si España necesitaría unas terceras elecciones generales en menos de un año para conformar al fin un gobierno lo descartaba sin dudar: "Sería un ridículo mundial".

Ahora, agotado de rebotar a diario con unos rivales resueltos a vetarlo y a la vez incapaces de reemplazarlo, el líder conservador asume que puede ser inevitable. Pero el mundo a su alrededor no se ríe: empieza a inquietarse.

La Unión Europea (UE), en plena crisis por el Brexit, ya toma las medidas para limitar daños financieros en el bloque a partir de la incertidumbre sin final a la vista en la cuarta economía del euro. El primer paso fue colocar a España bajo un régimen de "vigilancia reforzada", que obligará al país a pasar una revisión comunitaria de sus cuentas cada tres meses.

El segundo es una amenaza que apremia a los políticos españoles: la posibilidad de aplicarle una multa récord por los reiterados incumplimientos de los objetivos de déficit pactados con Bruselas.

Pero, además, la insólita situación institucional que vive España desde antes de la Navidad alimenta otras preocupaciones delicadas, como la escalada del conflicto independentista en Cataluña, de incalculable repercusión a nivel europeo, y la posibilidad latente de una respuesta populista a la crisis.

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, admitió esta semana que el bloque se mueve entre la preocupación y la cautela. Justificó así la decisión de postergar una multa de 2000 millones de euros contra España por haber superado en 2015 el déficit fiscal comprometido: "Hubiéramos generado humillación y un sentimiento antieuropeo".

Los socios lo volverán a discutir en octubre y la cifra a pagar podría ascender a 5000 millones de euros, además de un congelamiento de 1100 millones de euros de fondos de ayuda comunitarios. "Necesitamos cuanto antes un interlocutor capaz de presentar compromisos sólidos", dijo Moscovici.

Rajoy urge a sus adversarios que le permitan formar gobierno. Europa exige ver por escrito las medidas que permitirían bajar el déficit del año que viene de 4,6% a 3,1% del PBI, lo que implica un ajuste de 5000 millones de euros.

El problema es que el gobierno interino no tiene facultades constitucionales para presentar el presupuesto. Si esa ley no se sanciona antes del 30 de septiembre se prorrogaría la hoja de gastos de este año y el país quedaría más cerca de un castigo comunitario.

"En la práctica, los españoles...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA