Sacudida por las tensiones internas, la UCR prepara una cumbre para decidir el rumbo

 
EXTRACTO GRATUITO

"Esto es un quilombo. Y el lunes va a volar todo por el aire." La frase, tan prosaica como elocuente, salió ayer de boca de un encumbrado radical que desandaba los pasillos del Congreso y sintetiza el ánimo que atraviesa a la UCR desde que , y con nombre y apellido, a Ernesto Sanz y a Elisa Carrió a compartir interna en 2015.

Paradójicamente, cayó en el radicalismo a la vez como una bomba y como el último acto de una obra "cuidadosamente ensayada", como el resultado obvio de un "plan de larga data para el que Sanz y Carrió están trabajando desde hace meses", según la descripción que otro radical de peso hizo ante LA NACION.

Más allá de las lecturas del cimbronazo, los radicales volverán a verse todos cara a cara el próximo lunes. Sanz convocó para ese día a diputados y senadores, los candidatos a gobernador entre ellos, para discutir el nuevo escenario.

Será un almuerzo en un restaurante de San Fernando que promete ser, por lo menos, áspero. Tanto que podría discutirse el futuro de Sanz como presidente del partido. "Quedó claro que no puede estar al frente del partido y ser candidato a la vez. Tiene que dejar el partido y voy a plantearlo", dijo a LA NACION uno de los comensales del lunes en estricto off. "Le van a pedir que se vaya", admitió otro, entre resignado y preocupado.

En torno a la mesa convivirán los candidatos a gobernador que se sacaron fotos con Sergio Massa, como Gerardo Morales (Jujuy) y José Cano (Tucumán), a quienes la semana que viene se sumará Luis Naidenoff; con los que impulsan alianzas con Pro, como Alfredo Cornejo (Mendoza) y Oscar Aguad (Córdoba), y otros que recientemente se reunieron o hablaron con Macri, como Julio Martínez (La Rioja) y el formoseño Ricardo Buryaille, hombre de Julio Cobos, que también participará de la cita del lunes.

Lo que está en juego, más allá de si Sanz acepta o no la interna ampliada con Macri (que él mismo instaló como deseable), es qué decidirá el partido. Ayer, tres radicales cercanos a Sanz dijeron a LA NACION que ven "imposible" que la UCR se encolumne detrás del mendocino si éste acordara con Macri. "Una cosa es su candidatura y otra es el partido. Hay lugares a los que no lo vamos a acompañar", se sinceró uno de ellos.

"Pedimos definiciones y esperamos tenerlas el lunes", resumieron en tanto cerca de Cobos. La aspiración de máxima del mendocino es que las decisiones que se tomen el lunes pasen por la Convención Nacional de la UCR, cuya convocatoria depende de Sanz y que, por...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA