Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ix, 13 de Junio de 2017, expediente CNT 000058/2009/CA001

Fecha de Resolución13 de Junio de 2017
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ix

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA IX Causa N°: 58/2009 - S.M.A. c/ GENERAL TOMAS GUIDO S.A.C.I.F. Y OTRO s/ACCIDENTE - ACCION CIVIL Buenos Aires, 13 de junio de 2017.

se procede a votar en el siguiente orden:

El D.M.S.F. dijo:

I- Contra la sentencia dictada en la anterior instancia, que hizo lugar al reclamo en lo principal, recurren la parte actora y la codemandada General T.G.S., según los escritos de fs. 314/317 y fs.

318/321, respectivamente, que merecieron réplica a fs.

323/325.

II- Adelanto que el planteo de la codemandada General T.G.S. frente la condena que le fue impuesta en origen con fundamento en el artículo 1.113 del Código Civil, no ha de tener favorable recepción en esta alzada.

En efecto, para fundar la condena contra la empleadora del actor (General T.G.S.) el magistrado de grado anterior ha considerado que su participación debe ser encuadrada en la figura del “dueño o guardián” a la que alude el artículo 1.113 del Código Civil, en tanto -tal como señaló-, ha quedado demostrado en autos -en función de las pruebas colectadas, en especial la testifical y pericial médica-

que los daños sufridos por el Sr. S. y la patología que presenta revisten carácter de enfermedad laboral y tienen nexo de causalidad adecuado con las tareas desempeñadas (como chofer de colectivo) a las órdenes de su empleadora a lo largo de la vinculación laboral.

En otras palabras, los daños que padece el accionante acaecieron por el riesgo o vicio de la actividad (tipo y mecánica de las tareas) que debía desarrollar en ocasión del desempeño de sus labores bajo dependencia de la demandada General T.G.S. y en las condiciones de trabajo descriptas en la demanda, debidamente acreditadas –reitero- con las elementos probatorios que surgen de las constancias de la causa, Fecha de firma: 13/06/2017 Alta en sistema: 12/07/2017 Firmado por: MARIO SILVIO FERA, JUEZ DE CAMARA - SALA IX Firmado por: R.C.P., JUEZ DE CAMARA - SALA IX #20893003#181357503#20170613173853461 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA IX sin que la exposición recursiva desvirtúe tal conclusión con la indicación de elementos y argumentos idóneos, serios y fundados a tales fines.

La recurrente se limita a poner en tela de juicio la idoneidad de las pruebas producidas en la causa para acreditar los extremos en cuestión, pero lo cierto es que su planteo no tienen el alcance que pretende atribuírsele en la expresión de agravios y, por tanto, resulta insuficiente en cuanto apunta a quitar valor convictivo a tales probanzas, frente a los elementos concordantes que surgen de éstas y que fueron puestos de manifiesto en la sentencia recurrida. En efecto, las declaraciones testificales producidas en autos, a mi entender, respaldan la decisión allí

adoptada, pues, analizadas en su conjunto, íntegramente y en sana crítica (cfr. arts. 386 y 456 del C.P.C.C.N.), se observan suficientemente objetivas y verosímiles como para justificar la trascendencia probatoria que les fue asignada por el Sr. Juez “a quo” para acreditar la aptitud del tipo de actividad, mecánica de las tareas desarrolladas, y condiciones y modalidad de la prestación laboral del trabajador, para provocar la patología y los daños por los que se reclama en autos y, por ende, avalan y respaldan las conclusiones que surgen del informe médico producido en la causa.

En efecto, comparto el criterio del magistrado de grado anterior en cuanto a la suficiencia de la prueba testifical aportada a la causa para acreditar el tipo y mecánica de las tareas que desarrollaba el trabajador, en tanto los testigos que declararon en autos (ver declaraciones de G. a fs. 168 y G. a fs. 197, quienes refirieron ser compañeros de trabajo del actor y haberse desempeñado para la demandada como chofer de colectivo) coincidieron -básicamente y en líneas generales- en que las unidades con las que trabajaba el reclamante y los demás choferes eran viejas y se encontraban descuidadas y en pésimas condiciones; que las unidades se hallaban mecánicamente e higiénicamente en malas condiciones y se descomponían continuamente; que tenían problemas de suspensión y de carrocería, y que los asientos de los choferes estaban Fecha de firma: 13/06/2017 Alta en sistema: 12/07/2017 Firmado por: MARIO SILVIO FERA, JUEZ DE CAMARA - SALA IX Firmado por: R.C.P., JUEZ DE CAMARA - SALA IX #20893003#181357503#20170613173853461 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA IX vencidos y en muy mal estado, eran muy precarios; que estaban atados con alambre o sujetados con algún palo metálico o barra metálica para que no se movieran, o soldados en una sola posición, careciendo muchos de ellos de cinturones de seguridad y, por tanto, tenían problemas de suspensión y amortiguación, provocando rebotes y vibraciones que repercutían en su salud, ocasionándoles problemas en la espalda, cintura y cervicales; que a los asientos de los choferes había que ponerles palos para no rebotar, sobre todo cuando pasaban cunetas –que habían bastantes en el recorrido-, y que si al asiento no lo afirmaban, al estar vencido, repercutía en la espalda; que ningún asiento era nuevo, estaban todos reparados, y que si pedían que se los cambiaran, les daban uno que estaba reparado, que por afuera les cambiaban el esterillado pero el amortiguador era el mismo, era viejo y seguía siendo deficiente; que eso repercutía en los choferes causándoles dolores de espalda ya que no amortiguaban; y que los choferes pasaban largas jornadas de trabajo (turnos de 8 o 9 horas) manejando sentados en tales asientos.

Por lo demás, del informe médico producido en la causa (ver fs. 230I/231I) surge que el actor “presenta signos de deshidratación/desecación del disco intervertebral a nivel L4-L5 y L5-S1, y en menor medida de L3-L4, con protrusisones discales, que lo incapacita en forma parcial y permanente en el 23% del valor obrero total. Dicha patología tiene su origen en el trabajo desempeñado para la demandada”.

Al respecto señalo que las dogmáticas formulaciones y objeciones que esgrime la apelante con el fin de objetar la conclusión que surge del referido informe médico en punto a que los...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR