División en el sínodo sobre la comunión de divorciados

ROMA.- No resultó una sorpresa. Antes de que comenzara se sabía que el sínodo sobre familia iba a ser escenario de una virtual "batalla" entre conservadores y reformistas. Ayer, voceros del encuentro de obispos admitieron en la conferencia de prensa diaria en el Vaticano la existencia de una división sobre la cuestión de los , que no pueden comulgar."Hay una línea que exige que no se les den los sacramentos a los divorciados vueltos a casar, recordando la fidelidad a la palabra del Señor. Y hay otra línea que, sin negar la indisolubilidad del matrimonio, dice que hay que ver las situaciones concretas y hacer un discernimiento", dijo Federico Lombardi, vocero de la Santa Sede.Si bien muchos están criticando el hecho de que en este sínodo el Vaticano decidió no entregar una síntesis de los discursos de los padres sinodales –como sucedía en el pasado–, sino informar a los periodistas sobre qué dicen en general, sin decir quién dice qué, al parecer este nuevo sistema habría generado ."Aunque muchos ya tienen algo escrito, a la hora de la intervención, dejan de lado ese texto y hablan espontáneamente, desde el corazón. El clima de libertad es impresionante y cada uno dice realmente lo que piensa, sin miedo", señaló a LA NACION un padre sinodal italiano, que celebró el nuevo sistema, muy criticado por los periodistas.El cardenal Francesco Coccopalmiero, presente en la conferencia de prensa, confirmó tanto la existencia de un clima de libertad y apertura nunca antes visto, como de una división neta en cuanto al tema de la readmisión a los sacramentos de los divorciados vueltos a casar."Pero no hay antagonismo, no hay una contraposición de enemigos, hay escucha", destacó. Coccopalmiero, presidente del Pontificio Consejo de los Textos Legislativos y reconocido canonista, de todos modos, se manifestó en favor de una apertura."Debemos adoptar la hermenéutica del Papa, salvar la doctrina y partir desde las personas, desde las situaciones concretas. Debemos dar respuestas a situaciones concretas, casos precisos, donde hay sufrimiento, urgencia", sostuvo."Jesús en el Evangelio dijo: «Cuando se cae el hijo en el pozo el día sábado, ¿qué haces? Las respuestas, en esta situación de gravedad y urgencia, pueden ser dos: o no hago nada porque tengo que respetar la ley del sábado, o, en cambio, intervengo, porque hay personas que me necesitan, gravedad y urgencia. La ley del sábado existe, la respeto plenamente, pero tengo casos que disponen de mi intervención»", dijo.Reveló...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba