Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala E, 23 de Mayo de 2016, expediente CIV 045709/2008/CA001

Fecha de Resolución23 de Mayo de 2016
EmisorCamara Civil - Sala E

Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA E Expte. N.. 45.709/08 (J. 18)

S., E.R.C. SWISS MEDICAL GROUP S.A. Y OTROS S/DAÑOS Y PERJUICIOS

.

Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 23 días del mes de mayo de dos mil dieciséis, reunidos en Acuerdo los señores jueces de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, S. “E”, para conocer en los recursos interpuestos en los autos caratulados “S., E. R.

C. SWISS MEDICAL GROUP S.A. Y OTROS S/DAÑOS Y PERJUICIOS” respecto de la sentencia corriente a fs. 710/718 el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

La sentencia apelada ¿es arreglada a derecho?

Practicado el sorteo, resultó que la votación debía efectuarse en el siguiente orden: señores jueces de Cámara Dres. R., C. y D.:

A la cuestión planteada, el Dr. R. dijo:

El actor E.R.S. fue sometido a una intervención quirúrgica el 19 de enero de 2006 por el cardiólogo E.W. en la Clínica y Maternidad Suizo Argentina al encontrarse afiliado a la empresa de medicina prepaga Swiss Medical Group. La operación consistió, en definitiva, en la realización de una quíntuple by pass. Después de recibir el alta, se constató

que los alambres que habían sido colocados para unir el esternón del paciente estaban cortados y dicho hueso estaba suelto lo que dio lugar a una nueva intervención quirúrgica que debió realizarse el 7 de diciembre de 2006.

Tales hechos no se encuentran discutidos entre las partes en el actual estado del proceso que fue promovido por S. contra el médico que lo operó por su sospecha en cuanto a la deficiente practica médica incurrida, contra Swiss Medical Group S.A. por ser la empresa de medicina prepaga titular del centro asistencial donde se llevó a cabo la operación y contra J. & J. de Argentina S.A.C.E. e

  1. por haber suministrado material de uso médico con defectos o anomalías que provocaron la ruptura de la sutura quirúrgica.

    Fecha de firma: 23/05/2016 Firmado por: MARIO PEDRO CALATAYUD, JUEZ DE CAMARA Firmado por: F.M.R., JUEZ DE CAMARA #14454203#153923149#20160523102711128 El juez de primera instancia rechazó en la sentencia de fs.

    710/718 la demanda deducida respecto del nombrado médico con sustento en el dictamen pericial médico del D.E.R.M. con el escrito de fs. 574/575 y particularmente con la respuesta del experto al pedido de explicaciones que fue presentada a fs. 690/691. En cuanto a la demandada J. &

    J. de Argentina S.A.C.E. e I., el a quo examinó en primer lugar el informe realizado por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI)

    obrante a fs. 281/296 de la causa penal nº 60.568 bis venida ad efectum videndi del Juzgado Correccional nº 1, Secretaría nº 52 y posteriormente tuvo en cuenta el dictamen del perito ingeniero mecánico L.A.P. quien se expidió a fs. 646/647 remitiéndose a lo dictaminado por aquella repartición estatal respecto a la inexistencia de defectos o deficiencias que pudieran disminuir la resistencia a la fatiga del material u originar las fallas encontradas.

    Con los mencionados elementos de prueba entendió que el actor no había acreditado que la ruptura se haya producido por defectos del material o por deficiente colocación de los mismos con lo que no está

    probada ni la deficiente calidad del material quirúrgico ni la mala praxis invocada. Contra dicho pronunciamiento interpuso el actor recurso de apelación a fs. 723 que fundó con la expresión de agravios obrante a fs.

    748/753 que fue contestada a fs. 781/873 por S.M.S. y su aseguradora SMG Cía. Argentina de Seguros S.A., a fs. 755/758 por J. & J. de Argentina S.A.C.E. e

  2. y por su aseguradora ACE Seguros S.A. a fs. 766/767.

    La primera queja del demandante se centra en el incorrecto análisis realizado respecto del plexo probatorio producido en la causa el cual, según se estima en el memorial, evidencia la existencia de una deficiente técnica quirúrgica empleada por el médico tratante.

    Sostiene en este sentido que el perito oficial afirmó en la pericia médica de fs. 574/575 el error del médico en una posición que fue ratificada en sus conclusiones a fs. 594 y 602. El apelante transcribió lo dicho por el experto quien dijo que “de acuerdo a lo anteriormente expuesto estaríamos frente a una complicación post quirúrgica, rotura de sutura Fecha de firma: 23/05/2016 Firmado por: MARIO PEDRO CALATAYUD, JUEZ DE CAMARA Firmado por: F.M.R., JUEZ DE CAMARA #14454203#153923149#20160523102711128 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA E metálica quirúrgica. Considero que si bien el error humano es factible, probablemente de haber sido correctamente efectuada la técnica quirúrgica y con el material adecuado, no debió romperse y aun así como sucedió, se debieron tomar, por la sintomatología referida por el actor, todos los recaudos necesarios para reparar dicho error en forma inmediata; evitando así además de la complicación de la ruptura, las infecciones y las toilettes quirúrgicas a que debió someterse”.

    Posteriormente ante el recurrente que no está en duda la circunstancia fáctica de haberse producido la ruptura de la totalidad de los alambres que unían su esternón que habían sido colocados por el D.W. con motivo de la intervención quirúrgica lo cual ocasionó gravísimas consecuencias para su salud. Estima que lo señalado por el D.M. a fs.

    690/691 a requerimiento del juez de grado en modo alguno hace variar la cuestión porque lo cierto es que el perito ya había afirmado y ratificado la existencia del error por parte del mencionado facultativo.

    Señala en tal sentido que en el informe realizado por el INTI se indicó que “la mayoría de las fracturas se produjeron por fatiga debido a sobresolicitaciones cíclicas” que pudieron obedecer a dos factores, uno de los cuales es: “tensiones de valor elevado (por ejemplo como resultado de diámetros reducidos, baja cantidad de alambres, diferencias en los ajustes entre los diferentes alambres, o una combinación de estos factores”. Precisa que estos factores resultan atribuibles a la deficiente técnica quirúrgica empleada por el médico tratante que es precisamente el posible error humano al que aludió el perito en su informe médico.

    De modo independiente se agravia respecto de la responsabilidad objetiva que atribuye a J.&.J. de Argentina S.A.C.E. e

  3. con sustento en el art. 40 de la ley 20.240 al haberse producido la ruptura del material que no debió suceder de ninguna manera en un caso de responsabilidad objetiva.

    El paciente presentó su demanda señalando las afecciones padecidas como consecuencia de la operación y centró su análisis etiológico en dos aspectos que deben ser adecuadamente distinguidos. Por un lado, le imputó al D.W. ser responsable por los daños y perjuicios Fecha de firma: 23/05/2016 Firmado por: MARIO PEDRO CALATAYUD, JUEZ DE CAMARA Firmado por: F.M.R., JUEZ DE CAMARA #14454203#153923149#20160523102711128 ocasionados “ya que el mismo tuvo a su cargo mi atención médica y fue quien realizó la primera intervención quirúrgica y colocó los alambres que con posterioridad se rompieron. Cabe sospechar y endilgar válidamente al mencionado que la rotura de los alambres quirúrgicos pudo obedecer a una deficiente colocación por parte del profesional médico” (ver fs. 16 vta., punto a). Y en cuanto a J.&.J. de Argentina S.A.C.E. e I.

    aseveró que es responsable por los daños y perjuicios “toda vez que ha sido el fabricante y distribuidor de los alambres que fueran colocados en la intervención mencionada. Resulta altamente probable que los mismos presentaran algún defecto, anomalía en su composición, mala calidad o bien fatiga en el material, lo que derivó en su rotura, con gravísimas consecuencias para mi salud” (ver fs. 17, punto c).

    Las responsabilidades se basan claramente en dos hechos distintos. Respecto del profesional se le ha endilgado que cabe “sospechar”

    que la rotura pudo obedecer a una deficiente colocación de los alambres en un caso típico de lo que podría denominarse, en un sentido amplio, la técnica quirúrgica elegida y ejecutada en la operación realizada sobre el cuerpo del actor.

    Resulta inexplicable, sin embargo, que a pesar de este limitado encuadramiento del reclamo formulado en la demanda no se haya ofrecido un punto de pericia médica correlativa con esta sospecha del paciente respecto a la técnica quirúrgica adoptada en una operación de tan complejas características. Del ofrecimiento de prueba...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR