Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala G, 8 de Septiembre de 2020, expediente CIV 021262/2016/CA002

Fecha de Resolución 8 de Septiembre de 2020
EmisorCamara Civil - Sala G

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA G

S.. F., M. A. C/ ORBIS COMPAÑÍA ARGENTINA DE SEGUROS

S.A. Y OTRO S/ DAÑOS Y PERJUICIOS

Expte. nro. 21.262/2016

En la Ciudad de Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 8 días de septiembre de Dos mil veinte,

reunidos en Acuerdo los Señores Jueces de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, para conocer en los recursos de apelación interpuestos en los autos “S.F., M. A. C/ ORBIS COMPAÑÍA

ARGENTINA DE SEGUROS S.A. Y OTRO S/ DAÑOS Y

PERJUICIOS”, expte. nro. 21.262/2016, respecto de la sentencia de fs. 279/285, el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿ES JUSTA LA SENTENCIA APELADA?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía realizarse en el siguiente orden: Señores Jueces de Cámara Doctores G.M.P.O. - CARLOS ALBERTO CARRANZA

CASARES - C.A.B..

A la cuestión planteada, el señor Juez de Cámara Doctor Polo Olivera dijo:

  1. a. En fs. 3/20 la sra. M.A.S.F. promovió demanda contra el sr. A.B.R. por los daños sufridos como consecuencia del accidente ocurrido el 7 de julio de 2015, a las 14.20 hs.,

    aproximadamente, en la intersección de las avenidas S. y Avellaneda, de esta ciudad.

    Expuso que transitaba a pie por la vereda de la avenida S. –sentido Norte-Sur- y al arribar a la intersección con la avenida Avellaneda, habilitada por el semáforo, emprendió el cruce por la senda peatonal. Antes de finalizarlo fue embestida por el rodado de alquiler Volkswagen Suran, dominio …, conducido en la Fecha de firma: 08/09/2020

    Firmado por: C.A.B., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: C.C.C., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: G.M.P.O., JUEZ DE CAMARA

    oportunidad por el sr. A.B.R. que circulaba por la avenida Avellaneda y efectuó una maniobra de giro hacia a la izquierda para ingresar a la avenida S..

    A raíz del impacto, sufrió las lesiones y daños que describió, cuyo resarcimiento reclamó.

    Solicitó se cite en garantía Orbis Compañía Argentina de Seguros S.A..

    1. La sentencia dictada por el colega de grado en fs.

    279/285 hizo lugar a la demanda por la reparación que allí estableció,

    haciéndola extensiva a la aseguradora.

    El pronunciamiento fue apelado por los emplazados en fs.

    291 y por la parte actora en fs. 293.

    La actora expresó sus agravios en fs. 318/326, cuyo traslado fue contestado en fs. 330.

    Los emplazados hicieron lo propio en fs. 328/329, quejas replicadas por su contraria en fs. 328/329.

  2. Preliminarmente, atento a lo que surge del pronunciamiento de grado en razón de la entrada en vigencia del Código Civil y Comercial de la Nación, evaluaré cuál resulta la ley aplicable a la cuestión traída a decisión judicial, la cual deviene de la fecha de ocurrencia del hecho, es decir el 7 de julio de 2015.

    El CCCN:7 predica que “a partir de su entrada en vigencia, las leyes se aplican a las consecuencias de las relaciones y situaciones jurídicas existentes. Las leyes no tienen efecto retroactivo,

    sean o no de orden público, excepto disposición en contrario. La retroactividad establecida por la ley no puede afectar derechos amparados por garantías constitucionales. Las nuevas leyes supletorias no son aplicables a los contratos en curso de ejecución,

    con excepción de las normas más favorables al consumidor en las relaciones de consumo”.

    Fecha de firma: 08/09/2020

    Firmado por: C.A.B., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: C.C.C., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: G.M.P.O., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA G

    Si bien la normativa de incumbencia establece la aplicación inmediata de sus disposiciones con ulterioridad al 1.8.2015

    (t.o. ley 26.994), esto no implica la retroactividad de la norma,

    específicamente vedada por la disposición positiva, en análogo sentido a lo dispuesto por el Código Civil en su artículo 3, que ha sido su fuente (arg. K. de C., La Aplicación del Código Civil y Comercial a las Relaciones y Situaciones Jurídicas Existentes,

    pág. 16, ed. R.–.C., año 2015). Introduce sí cierta novedad respecto de las normas protectorias del consumidor,

    estipulando que cuando las nuevas leyes supletorias sean más favorables al consumidor, las mismas serán aplicables a los contratos en curso de ejecución.

    Distinguida doctrina explica que la aplicación inmediata importa que la ley toma a la relación ya constituida o a la situación en el estado en que se encontraba al tiempo en que la ley nueva es sancionada, pasando a regir los tramos de su desarrollo aún no cumplidos. Los cumplidos, en cambio, están regidos por la ley vigente al tiempo en que se desarrollaron. Es decir, las consecuencias producidas están consumadas, pues respecto de ellas existe el llamado consumo jurídico. Por el contrario, las otras caen bajo la nueva ley por aplicación inmediata, sin retroactividad (K. de C.,

    A., La aplicación del Código Civil y Comercial a las relaciones y situaciones jurídicas existentes, ed. R.C., ps. 29 y ss.).

    En consecuencia, teniendo en cuenta las particularidades del caso traído a decisión judicial, resulta aplicable la normativa vigente con anterioridad al 1.8.2015.

    Ello sin perjuicio de las implicancias del nuevo sistema de fuentes que se incorpora al Código Civil y Comercial de la Nación,

    diverso del que imperaba respecto del Código Civil de V., y lo dispuesto particularmente por el CCCN:2 y 3: el nuevo código Civil y Comercial de la Nación ha mutado el sistema de fuentes (con Fecha de firma: 08/09/2020

    Firmado por: C.A.B., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: C.C.C., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: G.M.P.O., JUEZ DE CAMARA

    preponderancia de la Constitucional Nacional y normas convencionales), el particularismo aplicativo y del rol de los jueces como concretizadores y ponderadores de derechos que el Código debe garantizar pero no estructurar, dejando pues los magistrados la mera función de meros subsumidores silogísticos de normas (ver G.D., El art. 7 del Código Civil y Comercial y los procesos judiciales en trámite. Una mirada desde el sistema de fuentes constitucional y convencional, Revista Código Civil y Comercial, La Ley, año 1, nro. 1, julio 2015, pág. 16/18).

    Por otro lado, el Código Civil y Comercial de la Nación resulta, asimismo, una pauta interpretativa extremadamente valiosa respecto de cuestiones sujetas a la normativa derogada. Ello en su carácter de síntesis de rumbos y matices que el Derecho Privado argentino ha ido adquiriendo, aun en la vigencia de los Códigos Civil y de Comercio anteriores, en virtud del laborioso enriquecimiento derivado de los pronunciamientos judiciales y del aporte de la Doctrina.

    También debe recordarse que el Juzgador no tiene la obligación de ponderar todas las pruebas colectadas en la causa, sino solo aquellas que juzgue, según su criterio, pertinentes y conducentes para resolver el caso (CSJN, fallos 274:113; 280:320, entre otros).

    Asimismo, tampoco tiene el deber de tratar todas y cada una de las argumentaciones de las partes, sino tan solo aquellas que estime posean relevancia para sustentar su decisión (Fallos 258:304, 262:222;

    310:267, entre otros).

  3. En esta instancia los emplazados cuestionan en su primer agravio la responsabilidad que le cupo al demandado en la producción del siniestro.

    Es criterio reiterado de este tribunal, que en función de las pautas que trazan los artículos 265 y 266 del CPCCN, el memorial que funda el recurso de apelación debe contener una crítica concreta y Fecha de firma: 08/09/2020

    Firmado por: C.A.B., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: C.C.C., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: G.M.P.O., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA G

    razonada del decisorio cuestionado, a través de la puntual indicación y análisis de los pretendidos errores, omisiones y/o demás deficiencias que se atribuyen a dicho pronunciamiento (conf. CNCiv., esta S.,

    25/04/2017, “F., H.M.c.B., M. s/ sucesión ab-intestato”, R.9. y sus citas; 09/10/2018,

    G., H.H.c.R., M.S. y otros s/

    incidente civil - art. 250 del CPCCN

    , R. 10008/2016/3/CA2, entre otros).

    Debe decirse que, en este aspecto, el escrito de expresión de agravios no reúne los requisitos de audibilidad propios que exige el cpr:265: en lo sustancial, el agravio desarrollado en fs. 328

    escuetamente se agota en señalar en forma genérica la errónea valoración de la prueba producida. De este modo, la mentada presentación no...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR