Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala M, 15 de Octubre de 2020, expediente CIV 015914/2013/CA001

Fecha de Resolución15 de Octubre de 2020
EmisorCamara Civil - Sala M

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA M

ACUERDO. En Buenos Aires, a los días del mes de octubre del año dos mil veinte, hallándose reunidas las señoras jueces de la S. “M” de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, Dras. G.A.I. y M.I.B., a fin de pronunciarse en los autos “R., Teresa c/Obra Social de peones de taxis (OSPETAX) y otros s/ daños y perjuicios”, expediente n°15.914/2013, la Dra. I. dijo:

  1. En la sentencia dictada a fs. 850/858, el señor juez de primera instancia rechazó la demanda promovida por T.R. contra Obra Social de Peones de Taxi (OSPETAX), Teleco S.A. (propietaria del Sanatorio Urquiza), I.L.V. (citada como tercera en los términos del artículo 94

    CPCCN) y TPC Compañía de Seguros S.A. (esta última, citada en los términos del art. 118 de 1a ley 17.418), con costas en el orden causado.

    Contra dicha decisión, expresó agravios la actora a fs. 878/885, los que fueron respondidos electrónicamente el 7 de julio del año en curso, y OSPETAX a fs. 875/876, contestados a fs. 887. El 18/9/2020 se dispuso el llamado de autos a sentencia, resolución que ha adquirido firmeza, por lo que la causa se encuentra en condiciones de dictar el pronunciamiento definitivo.

  2. Antecedentes del caso Según lo expuso la accionante al promover la demanda, el 3 de enero de 2008 concurrió a la Clínica del Niño y la Familia de Quilmes, a través de su obra social, dado que sufría una pérdida ginecológica abundante, a raíz de la cual se le recomendó un tratamiento con Femexin 28 durante 3 meses.

    Cumplido ese tratamiento las hemorragias reaparecieron, por lo que el 9 de abril concurrió nuevamente a la misma guardia donde le recetaron B. en comprimidos. A pesar de ello las hemorragias no cesaban, y es por ello que el 19

    de junio del mismo año fue atendida por la Dra. I.L.V. en el Sanatorio Urquiza, quien le propuso una intervención quirúrgica sobre el ovario izquierdo únicamente, para aliviar y extraer el quiste benigno que allí se encontraba.

    La operación se realizó el 30 de junio de 2008, y estuvo a cargo de la Dra. V.. La paciente fue dada de alta ese mismo día a pesar de presentar un cuadro febril. Durante esa noche, debido a su alta temperatura se comunicó telefónicamente con la citada profesional, quien le indicó que concurriera nuevamente al Sanatorio Urquiza, donde fue operada, transfundida y dada de alta el 13 de julio de ese año. Durante esa internación debió ser sometida a una nueva intervención por la infección de la herida.

    Fecha de firma: 15/10/2020

    Alta en sistema: 16/10/2020

    Firmado por: M.I.B., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: A.P.R., SECRETARIO INTERINO

    Firmado por: G.A.I., JUEZ DE CAMARA

    Luego de 3 meses en su casa con curaciones domésticas,

    porque persistían los síntomas previos a la primera intervención quirúrgica,

    concurrió nuevamente al hospital, donde fue atendida por la Dra. M., quien le informó que el estudio histopatológico refería biopsia de útero y anexo derecho,

    más no el izquierdo que en septiembre de 2008 ya tenía tres quistes. Al día de la interposición de la demanda la Sra. R. conservaba el ovario izquierdo enfermo.

    Sostuvo la actora que la Dra. V. no abordó su patología de base y que, luego de su primera operación, sólo le habían extraído el ovario izquierdo. Alegó que la médica no le informó lo que le haría ni las razones y la enfermedad siguió su curso agravándose el diagnóstico inicial.

    Según los dichos de la actora, como consecuencia del obrar de los demandados padece molestias mayores y riesgo potencial de obstrucción intestinal, de EPI (enfermedad pelviana inflamatoria), incontinencia urinaria y demás enfermedades que pueden tener como consecuencia de la falta de abordaje en tiempo y forma del ovario izquierdo.

    Todas estas consecuencias se las atribuye al actuar de la Dra. V., quien no habría seguido las reglas del arte ni cumplido debidamente con el consentimiento informado.

  3. Recursos En su presentación ante la Cámara, la actora se quejó de que el juez de grado haya considerado que se cumplió adecuadamente con las reglas del arte médico y el consentimiento informado.

    Por su parte, OSPETAX agravió por la forma en que fueron distribuidas las costas.

  4. Aplicación de la ley en el tiempo Antes de detenerme en lo que es objeto de los agravios,

    creo conveniente aclarar que los recurrentes no formularon ninguna crítica en relación al marco legal con sujeción al cual mi colega de la instancia anterior resolvió la cuestión, lo que me exime de abundar en consideraciones acerca de ese tema. Sin perjuicio de ello, habré de señalar que, como la relación jurídica que da origen a esta demanda se consumó antes del advenimiento del actual Código Civil y Comercial de la Nación, habrá de ser juzgada -en sus elementos constitutivos y con excepción de sus consecuencias no agotadas- de acuerdo al sistema del anterior Código Civil, interpretado, claro está, a la luz de la Constitución Nacional y de los Tratados Internacionales de Derechos Humanos ratificados por nuestro Fecha de firma: 15/10/2020

    Alta en sistema: 16/10/2020

    Firmado por: M.I.B., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: A.P.R., SECRETARIO INTERINO

    Firmado por: G.A.I., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA M

    país porque así lo impone una correcta hermenéutica en respeto a la supremacía constitucional (S. L, “E., Naiara Belén c/ Guerra, C.A. y otros s/ daños y perjuicios”, 17/3/2016, expte. N° 87.204/2012; “C., V.E.c.M., J.A. y otro s/ cumplimiento de contrato”, 26/4/2016,

    expte. N° 38.543/2013; “D., Odina Elizabeth c/ Cencosud S.A. s/ daños y perjuicios”, 12/5/2016, expte. N° 59.298/2011; entre muchos otros).

    Esa misma solución corresponde, a mi juicio, para fijar eventualmente la cuantía del daño, aunque de recurrir a la aplicación del Código Civil y Comercial vigente e implementar las fórmulas matemáticas disponibles,

    como propicia mi distinguida colega de la S. que actualmente integro, en el caso arribaría a un resultado numéricamente similar.

  5. La configuración de la responsabilidad civil en el caso 1. Como es sabido, la doctrina y la jurisprudencia son absolutamente uniformes (y así lo recoge el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación en sus arts. 1716 y siguientes) en el sentido de que la configuración del fenómeno resarcitorio requiere la verificación de cuatro elementos fundamentales:

    la antijuridicidad, el daño resarcible, la relación causal entre este último y la acción que se reputa contraria a derecho, y la calificación de esa conducta a través de un factor (subjetivo u objetivo) de atribución de la responsabilidad civil.

    En el presente caso, y respecto de la práctica médica...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR