Rusconi, un hábil defensor con larga experiencia de fiscal

 
EXTRACTO GRATUITO

La habilidad y rapidez de reacción del quedaron de manifiesto ayer en la conferencia de prensa que brindó junto con su nuevo cliente, Diego , en la causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman.

Rusconi sabía que el joven experto en informática y amigo de Nisman causaría una buena impresión, y que la necesitaba, porque el Gobierno y la Presidenta no cesaban de avivar las sospechas sobre Lagomarsino. El abogado de 49 años acertó y redobló la apuesta anticipando que pedirá que la Presidenta declare en la causa.

La ejecutividad es una característica de Rusconi, de larga trayectoria en la Procuración General de la Nación, donde en algún momento, durante el menemismo, su nombre sonó como posible titular del organismo.

Fue fiscal general, coordinador de la Unidad Fiscal para la Investigación de Delitos Tributarios y Contrabando (Ufitco) y representante del Ministerio Público en la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales. Es profesor adjunto de Derecho Penal y Procesal Penal en la UBA, y autor de libros sobre la materia.

En 2001 presentó su renuncia a la Ufitco y a la Procuración, y poco después montó su estudio. Estaba harto, dijo a sus colaboradores, "de no recibir más que obstáculos". Al procurador general Nicolás Becerra le entregó una carta en la que explicó que su renuncia no obedecía "a los objetivos alcanzados, sino a los proyectos que no se podrán concretar. Me voy por una evaluación realista: no podré hacer más de lo que hice".

Había denunciado como fiscal una red policial que armaba causas y procedimientos falsos y que perjudicó a un centenar de personas. También se manifestó en contra de aumentar las facultades de la policía. En la Ufitco, denunció al ex titular del Banco Central Pedro Pou por enriquecimiento...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA