Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala H, 12 de Agosto de 2016, expediente CIV 068281/2005/CA001

Fecha de Resolución12 de Agosto de 2016
EmisorCamara Civil - Sala H

Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA H “R., L.L. c/G., O.A. y otros s/ Daños y perjuicios”.- Exp.

N° 68.281/2005.- J.. 20.-

En Buenos Aires, a los días del mes de agosto de 2016, hallándose reunidos los señores Jueces integrantes de la Sala H de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil de la Capital Federal, a los efectos de dictar sentencia en los autos: “R., L.L. c/G., O.A. y otros s/ Daños y perjuicios”, y habiendo acordado seguir en la deliberación y voto el orden de sorteo de estudio, el Dr. K. dijo:

  1. Contra la sentencia de primera instancia (fs. 316/331), que rechazó la demanda de daños y perjuicios interpuesta por L.L.R. respecto de O.A.G. y La Nueva Cooperativa de Seguros Limitada, y que la acogió frente a F.J.M.; expresa agravios la parte actora, quien, por las razones expuestas en su presentación de fs. 499/512, intenta obtener la modificación de lo decidido. A fs. 514/520 G., O. y la aseguradora contestaron el traslado de dicha presentación, encontrándose el expediente en condiciones de dictar un pronunciamiento de carácter definitivo.

  2. Se agravia la actora del rechazo de la pretensión frente a algunos de los accionados. Igualmente, cuestiona la indemnización y la forma en que se impusieron las costas procesales.

    Los demandados y la aseguradora, al responder el traslado, solicitan que se declare desierto el recurso de la parte actora. Sin embargo, considero que no les asiste razón ya que los agravios satisfacen los recaudos exigidos por la legislación procesal, debiendo realizarse su valoración con amplio criterio puesto que se encuentra en juego el derecho de defensa.

  3. Es un hecho no controvertido que el 9 de diciembre del 2004, aproximadamente a las 00,30 hs., L.L.R. viajaba como pasajera en el Peugeot 504 taxi que conducía O.A.G. y que le pertenecía a E.O.O.. Tampoco se discute que dicho vehículo avanzaba por la calle Chacabuco de la Ciudad de Buenos Aires y que, al llegar a la intersección con la Avenida H.Y., en la que no hay semáforo, fue embestido en el lateral trasero derecho por un Fiat Tempra. Finalmente, no se niega que luego del impacto el taxi se desplazó en forma de giro de izquierda a derecha y que la pasajera resultó lesionada.

    Fecha de firma: 12/08/2016 Firmado por: J.B.F., L.E.A.D.B., C.M.K., JUECES DE CÁMARA #13747709#159422136#20160812111727224 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA H

  4. La magistrada de primera instancia encuadró el caso en la órbita del art. 1113 del Código Civil y el art. 184 del Código de Comercio. Así, hizo lugar a la demanda únicamente frente a F.J.M., conductor del Fiat Tempra, disponiendo el rechazo de la acción respecto del taxista y del dueño del taxi. Ello, por cuanto entendió

    que el conductor del Fiat Tempra había sido el único responsable y estimó que los restantes codemandados no debían responder frente a la reclamante debido a que había tenido lugar uno de los eximentes de responsabilidad legalmente previstos: la culpa de un tercero por quien no tienen que responder.

    Los agravios desplegados por la apelante se enfocan, principalmente, en que no se haya hecho lugar a la acción respecto del taxista, O.A.G., y de E.O.O., dueño del auto. La recurrente funda su pretensión aseverando que existía una relación de consumo y un deber de seguridad que no fue respetado, razón por la que la demanda tiene que prosperar. De ahí que uno de los agravios desplegados tenga que ver con la ley aplicable.

    Hay que tener en cuenta que el accidente fue en diciembre del 2004, época en la que se encontraba en vigencia la ley 24.240. Cabe destacar, asimismo, que la sentencia de primera instancia se dictó el 12 de julio del 2010, antes de la entrada en vigencia del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación.

    El art. 7° del Código Civil y Comercial de la Nación dispone lo siguiente: “A partir de su entrada en vigencia, las leyes se aplican a las consecuencias de las relaciones y situaciones jurídicas existentes. Las leyes no tienen efecto retroactivo, sean o no de orden público, excepto disposición en contrario. La retroactividad establecida por la ley no puede afectar derechos amparados por garantías constitucionales. Las nuevas leyes supletorias no son aplicables a los contratos en curso de ejecución, con excepción de las normas más favorables al consumidor en las relaciones de consumo”.

    Se trata de un artículo complejo, que prevé diferentes situaciones. Al respecto, enseña la Dra. A.K. de C. que los hechos cumplidos están regidos por la ley vigente al tiempo en que se desarrollaron y, a su vez, que el nuevo ordenamiento no se proyecta atrás ni altera el alcance jurídico de las situaciones y consecuencias de los hechos y actos realizados y agotados en un momento bajo un determinado dispositivo legal (Kemelmajer de C., A.; La aplicación del Código Civil y Comercial a las Relaciones y Situaciones Jurídicas Existentes, 1ª edición, Santa Fe, Rubinzal-Culzoni, 2015, ps. 30/31).

    Fecha de firma: 12/08/2016 Firmado por: J.B.F., L.E.A.D.B., C.M.K., JUECES DE CÁMARA #13747709#159422136#20160812111727224 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA H Ya lo explicaba M. de Espanés al estudiar la reforma introducida al Código Civil de Vélez Sárfield con la Ley 17.711. Dicho jurista apuntó que “…pretender juzgar la creación, modificación o extinción de una relación jurídica con arreglo a las nuevas leyes, es darles un efecto retroactivo, prohibido categóricamente…salvo que la propia ley haya consagrado de manera expresa una excepción a esa irretroactividad” (Moisset de Espanés, L.; La Irretroactividad de la Ley y el Nuevo art. 3 del Código Civil (Derecho Transitorio), Córdoba, Universidad Nacional de Córdoba, Dirección General de Publicaciones, 1976, ps. 17/18).

    Con respecto a las normas del derecho del consumo, la regla se invierte en el sentido de que, al contrato de consumo en curso de ejecución, le son aplicables las nuevas leyes supletorias que puedan sancionarse, siempre y cuando, obviamente, por fidelidad a un principio cardinal que informa la materia, sea más favorable al consumidor. O sea, las leyes de protección de los consumidores, sean supletorias o imperativas, son de aplicación inmediata. No dispone la aplicación retroactiva de la ley sino su aplicación inmediata a los contratos en curso de ejecución (Kemelmajer de C., A.; ob. cit., ps. 60/61).

    Entonces, y como la relación está concluida, considero que lo correcto es recurrir a las normas vigentes en el año 2004. Serían la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR