Beneficios y efectos de la rotación de cultivos en el mejoramiento de propiedades del medio edáfico.

Autor:1.Armentina Ramírez Rubio - 2.Mario Zamora Pérez - 3.Roberto Rosell Pardo
RESUMEN

La agricultura moderna, basada en un padrón químico, motomecánico y genético, comienza a consolidarse a principios del siglo XX Palabras claves: Rotación de cultivo-Medio edáfico

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO
Introducción

La agricultura moderna, basada en un padrón químico, motomecánico y genético, comienza a consolidarse a principios del siglo XX a partir de una serie de descubrimientos científicos y aplicaciones tecnológicas como los fertilizantes químicos, el mejoramiento genético de las plantas y el desarrollo de los motores de combustión interna. Hasta el momento la fertilidad de los suelos se mantenía mediante la rotación de cultivos y se integraban la producción animal y la vegetal. La introducción de los fertilizantes químicos y posteriormente de plaguicidas o agrotóxicos en forma masiva, la utilización de híbridos de alto rendimiento, la mecanización de la agricultura, permitieron intensificar los sistemas productivos, abandonar el sistema de rotación y pasar al monocultivo así como divorciar la producción animal y vegetal. (Gómez, 1999).

La Agricultura Orgánica surge en un momento (principios de los años 80) donde el término ya había logrado cierta claridad conceptual y operativa. Es posible definir la agricultura orgánica (o ecológica, biológica) comprensivamente, como un sistema de producción de alimentos, fibras y otros productos agrícolas basado en detalladas Normas de Producción. En las Normas se describen principios generales y prácticas de manejo aceptadas en la producción. (Urucert, 1998)

La importancia de los indicadores de sostenibilidad en la agricultura ha sido atribuída también a la posibilidad de implementar y evaluar sistemas de manejo agrícola integrados, a fin de lograr sus objetivos agronómicos y ambientales. Varios indicadores pueden definirse al nivel de campo y finca para medir el impacto ambiental de técnicas agrícolas tales como la cobertura del suelo, rotación de cultivos, impacto de pesticidas, manejo del nitrógeno, etc. (Herzog y Gotsch, 1998).

El desarrollo de la agricultura convencional ha conducido, en general, a un deterioro de la calidad del suelo y de su capacidad productiva a raíz de procesos erosivos y balances negativos de carbono (C), nitrógeno (N) y fósforo (P).

La incorporación de la siembra directa con el no laboreo del suelo y la acumulación de rastrojos en superficie, cumple un rol importantísimo en el mantenimiento de las propiedades edáficas. Sin embargo, por sí sola esta técnica no sería suficiente para lograr una agricultura sustentable y menos aún si se implementan rotaciones donde predominen cultivos que aportan escaso volumen de rastrojos y balance negativo de la materia orgánica del suelo.

Los abonos verdes y la rotación de cultivos son elementos esenciales en la exitosa historia de la expansión de la siembra directa en América Latina. Solamente aquellos agricultores que han entendido la importancia de estas prácticas están obteniendo los máximos beneficios del sistema.

Si bien en el contexto actual existen cultivos con rentabilidad diferencial como la soja, es necesario proyectar a largo plazo y hallar alternativas sustentables en el aspecto tecnológico-productivo.

En este sentido, una tecnología de procesos de bajo costo y fuerte impacto como es la rotación de cultivos con diferentes especies (predominantemente gramíneas), deberá ser tenida en cuenta como una herramienta de suma utilidad.

La visualización del sistema de producción en un ciclo de varios años nos permitirá medir la variación productiva y económica de los factores involucrados en todo el proceso, reflejando el estado del recurso suelo y los posibles condicionantes productivos que el sistema deberá afrontar en el futuro, (Horacio y Manso).

Objetivo: Estudiar los beneficios y efectos de la rotación de cultivos sobre algunas propiedades del medio edáfico.

Desarrollo

El conocimiento de las necesidades de las rotaciones se remonta a los orígenes de la agricultura. Para mantener la fertilidad era necesario dejar descansar la tierra después de la recogida de las cosechas. El primer sistema agrícola conocido es el sistema “Sideral” en el que se siembra un cultivo mejorante del suelo, después de la cosecha, con el objetivo de segarlo e incorporarlo para que se beneficie el cultivo siguiente. En los valles del Eufrate – Tigris se sembraban centenos de inviernos o mostaza que se segaban y enterraban antes de la espigación o de la floración de la mostaza, más adelante, en Egipto, estas especies son sustituidas por el trébol de Alejandría, mientras que en zonas del Asía Central se las sustituyó por las judías o guisantes, (Roselló y Oltra)

El sistema evoluciona con la introducción de nuevos cultivos, con el perfeccionamiento de estas sucesiones aparecen las rotaciones, ya que al entrar más plantas en cultivos es necesario conocer y combinar características de las mismas para que se mantenga la fertilidad del suelo sin perder rendimientos.

Actualmente desde diversos campos científicos como: agronomía, conservación de suelo, recursos naturales, etc., se reconoce la importancia y necesidad de las rotaciones de cultivos, las cubiertas permanentes y en general el incremento de la diversidad biológica presente, en oposición a los monocultivos y los suelos desnudos, para mantener la fertilidad de forma sostenible en el tiempo, y que las futuras generaciones puedan disponer de suelos de calidad en los que producir sus alimentos.

Son numerosos los estudios sobre conservación de suelos que citan la importante función que desempeñan las rotaciones y asociaciones de cultivos, junto al manejo adecuado de las cubiertas vegetales naturales (Flora adventicia) o artificiales (Abonos verdes, setos) y otras practicas culturales, en la conservación y mejoramiento de las propiedades del suelo. (Roselló y Oltra).

Las rotaciones y asociaciones de cultivo son herramientas y oportunidades para los sistemas sostenibles de agricultura, para el mejor control de plagas, enfermedades y malezas, de hecho con menos insumos, para aprovechar las ventajas que brinda la biodiversidad, para el manejo agro ecológico de suelos y la nutrición vegetal indirecta.

La rotación de cultivos consiste en ocupar la tierra con cultivos diferentes que suceden en el tiempo con la finalidad de mantener la fertilidad del suelo. Con esta práctica se trata de aprovechar el suelo manteniendo una...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA