Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Viii, 25 de Noviembre de 2021, expediente CNT 025510/2014/CA002

Fecha de Resolución25 de Noviembre de 2021
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Viii

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA VIII

Expte. Nº 25510/2014

JUZGADO Nº 41

AUTOS: “ROLDAN, ALEJANDRO JAVIER C/ ACQUA 2000 SA

Y OTROS S/ DESPIDO”

En la Ciudad de Buenos Aires, a los 25 días del mes de noviembre de 2021, se reúnen en acuerdo los jueces de la S. VIII de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo para dictar sentencia en la causa del epígrafe, y, de acuerdo con el resultado del sorteo realizado, proceden a votar en el siguiente orden:

EL DR. LUIS A. CATARDO DIJO:

  1. La sentencia de primera instancia hizo lugar, parcialmente, a la demanda por despido contra F.I. y Acqua 2000 S.A. y rechazó la acción incoada con base en la ley civil. Ello suscita la queja de los codemandados F.I. y Acqua 2000 SA, a tenor del memorial que luce a fs. 511/515 y del actor a fs.

    518/541 y fs. 542. A su vez, recurren los peritos: médico (fs. 547), ingeniero (fs.

    517) y contador (fs. 549), por la regulación de sus honorarios.

  2. Por razones de orden metodológico trataré en primer término el recurso del actor relativo al acogimiento de la demanda por despido.

    Se agravia por el rechazo de los daños y perjuicios por despido discriminatorio.

    De principio, cabe señalar que el sistema indemnizatorio establecido en la L.C.T., cubre, mediante una tarifa, todos los daños causados al trabajador con motivo de la ruptura injustificada del contrato. La jurisprudencia ha reconocido,

    sin embargo, que corresponde indemnizar el agravio moral, cuando el empleador causa un daño al trabajador, ajeno al hecho mismo del despido y que podría haber existido aun en ausencia de un contrato de trabajo (o sea de carácter extracontractual). Generalmente se ha vinculado el reconocimiento de una indemnización de estas características cuando al trabajador se lo denuncia por la comisión de un acto ilícito o un delito penal. Si así no fuese se daría la curiosa consecuencia de que el derecho del trabajo, concebido para proteger al trabajador como parte más débil del contrato de empleo, privaría a sus protegidos de ciertos Fecha de firma: 25/11/2021

    Firmado por: L.A.C., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: V.A.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: C.R.G., SECRETARIA DE CAMARA

    derechos y garantías que les competen como simples ciudadanos y no ya como trabajadores.

    En el caso puntual, el actor reclama daños y perjuicios en virtud del acto ilícito del despido, agravado por su estado de salud (v. fs. 12). Lo cierto es que la LCT, conforme surge de los arts. 211/213, habilita al empleador a despedir al trabajador enfermo, con la única obligación de pagar los haberes hasta el vencimiento de la licencia o el alta. Desde ya que, si la propia ley admite el despido en estas circunstancias, la medida no puede reputarse como discriminatoria.

    Sin perjuicio de lo expuesto, corresponde recordar que le fue otorgada el alta con anterioridad al despido. Por ello, corresponde confirmar lo resuelto en la instancia anterior.

  3. La queja titulada “omisión multa conforme arts. 208 y 213 LRT” es improcedente.

    El sentenciante se pronunció al respecto y concluyó que “…no acreditada la existencia de salarios por enfermedad, o, como aparecen enunciados en la liquidación de fs. 23 vta. (art. 208, LCT), no hubo aviso ni prueba inequívoca de la incapacidad (art. 209 LCT) cabe su rechazo sin más…”.

    A fs. 23 el actor reclamó el pago de la indemnización del art. 208 LCT con fundamento en que la demandada lo despidió encontrándose con licencia. Lo cierto es que del relato del propio actor surge que la ART otorgó el alta médica el 7/1/14, antes del despido (29/1/14), por lo que, conforme lo establece el art. 213,

    LCT no corresponde el pago de haberes posteriores a esa fecha.

  4. El agravio relativo a la falta de condena del demandado F.I. es procedente. El artículo 54, de la ley de sociedades, establece que “La actuación de la sociedad que encubra la consecución de fines extrasocietarios constituya un mero recurso para violar la ley, el orden público o la buena fe o para frustrar derechos de terceros, se imputará directamente a los socios o a los controlantes que la hicieron posible, quienes responderán solidaria e ilimitadamente por los perjuicios causados”. Por su parte, en el artículo 59, de la L.S., se alude a “Los administradores y los representantes de la sociedad…”.

    En este orden de ideas, se advierte que el demandado -presidente del Directorio de la S.A.- ya sea por acción u omisión, no ha obrado individualmente con lealtad y la diligencia de un “buen hombre de negocios”, estándar aplicable Fecha de firma: 25/11/2021

    Firmado por: L.A.C., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: V.A.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: C.R.G., SECRETARIA DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

    SALA VIII

    Expte. Nº 25510/2014

    para evaluar su conducta con relación al actor (artículos 59 y 274 de la ley 19.550

    de Sociedades Comerciales).

    Desde esta óptica, considero que el señor F.I. no puede escudarse en la personalidad independiente del ente, para enervar la condena en forma personal, ya que no podía ignorar, sin negligencia grave (artículo 512

    Código Civil), que la ilicitud cometida (pagos clandestinos) constituía una violación a normas de orden público laboral y producía un perjuicio no sólo al trabajador sino también a los organismos de la seguridad social.

    En cuanto al alcance de la extensión de la condena, estimo que la misma debe hacerse extensiva a la totalidad de los rubros que la integran, dado que las normas legales aplicables no distinguen al respecto.

    En resumen, en caso de autos, el demandado F.I. reconoce su calidad de presidente de la empresa demandada y llega firme, a esta Alzada, la existencia de pagos sin constancia documental, por lo que cabe confirmar la responsabilidad solidaria y extenderla a la totalidad del monto de condena.

    Por otra parte, el agravio del actor dirigido a cuestionar la desestimación de la extensión de la condena al señor J.H.I. es improcedente, ya que de la prueba producida no surge razón alguna para la extensión de responsabilidad a dicho codemandado. El apelante sostiene que con las declaraciones producidas en autos logra acreditar que ambos demandados eran los que abonaban los sueldos en negro, daban las órdenes de trabajo y eran, en definitiva, los dueños de la empresa, tal como describió en el escrito de inicio a fs. 9 vta. donde dijo que “…los codemandados físicos eran los que controlaban a la empresa, impartían órdenes de trabajo, firmaba los recibos de sueldo,

    respondían telegramas y eran los dueños de la empresa Acqua 2000 SA…”.

    Por su parte, la demandada a fs. 236 expresó que J.I., siquiera ejerce cargo alguno en la empresa, no resultando empleador, ni accionista ni director de la compañía.

    Lo cierto es que las declaraciones de G. (fs. 350) y Agra (fs. 362) no han dado razón de sus dichos y si bien dijeron que “los dueños o patrones” eran quienes realizaban los pagos en negro, no aportaron más datos al respecto. Por otra parte, de los testimonios de M. (fs. 366) y F. (fs. 368; quien dijo que lo conocía porque era su empleador) se extrae que los pagos los Fecha de firma: 25/11/2021

    Firmado por: L.A.C., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: V.A.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: C.R.G., SECRETARIA DE CAMARA

    realizaban otras personas, como así también las órdenes las daban los jefes de planta y supervisores.

    En el mejor de los casos para la parte actora, de ser cierto que J.I. realizaba pagos (además de destacar la imprecisión en las declaraciones), esa circunstancia no lo convierte en empleador, ni en beneficiario de la prestación laboral (cfr. art. 26 LCT). Señalo esto por cuanto el hecho de que J.I. (familiar del presidente) haya tenido participación y/o colaboración en la empresa, no alcanza para justificar su responsabilidad como titular o beneficiario directo de los servicios prestados por R..

    La información que acerca el actor no luce eficaz, en orden a lograr el objetivo condenatorio. Máxime cuando, a fs. 360 punto 5), del informe contable se extrae que “…a través de la lectura de los libros de Directorio y de Asamblea,

    informamos ut-supra, no se ha localizado entre los accionistas, ni entre los directores titulares o suplentes al sr. J.I.…”.

    No quedó demostrado en autos que J.I. haya tenido a su cargo la administración y dirección del negocio, ni que se haya beneficiado en forma directa con el resultado de la explotación, ni que haya asumido los riesgos económicos o haya cumplido funciones propias de un sujeto “empleador pluripersonal”.

    Por todo lo expuesto, opino que no cabe sino mantener la condena del demandado F.I. y extenderla a la totalidad de los rubros que la integran, y confirmar la absolución del demandado J.I..

  5. El pedido de aplicación de la sanción regulada en el artículo 132 bis L.C.T. no puede progresar.

    Si bien es cierto que se han omitido aportes durante ciertos periodos de la relación laboral (ver informe de fs. 437/438), la intimación cursada oportunamente por el actor (ver fs. 267) no se ajusta a lo dispuesto en el decreto 146/01.

    Esta S. ha resuelto con anterioridad que una sanción tan grave como la dispuesta en el art. 132 bis de la LCT requiere, de parte del interesado el estricto cumplimiento de la obligación legal y, según surge de la pieza postal mencionada no se intimó el ingreso de los intereses y multas que pudiesen corresponder.

    Por lo tanto, corresponde desestimar este segmento recursivo.

    Fecha de firma: 25/11/2021

    Firmado por: L.A.C., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: V.A.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: C.R.G., SECRETARIA DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

    SALA VIII

    Expte. Nº 25510/2014

  6. El séptimo agravio del actor, titulado “tasa de interés”, es improcedente. El recurrente se limita a realizar manifestaciones genéricas carentes de argumentos concretos para revertir el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR