Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala I, 21 de Septiembre de 2017, expediente CIV 055971/2013/CA001

Fecha de Resolución21 de Septiembre de 2017
EmisorCamara Civil - Sala I

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA I Expte. n° 55.971/2013 Juzgado n° 22 “Rojas, G. c/ Empresa del Oeste S.A.T. y otro s/ daños y perjuicios”

ACUERDO Nº 61/17 En la Ciudad de Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 21 días del mes de septiembre del año dos mil diecisiete, reunidos en acuerdo los señores jueces de la Sala “I” de la Cámara Civil, para conocer de los recursos interpuestos en los autos: “Rojas, G. c/

Empresa del Oeste S.A.T. y otro s/ daños y perjuicios” respecto de la sentencia corriente a fs. de estos autos, el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿Se ajusta a derecho la sentencia apelada?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía hacerse en el orden siguiente: D.. GUISADO, U. y CASTRO.

Sobre la cuestión propuesta la Dra. G. dijo:

  1. Que contra la sentencia de fs. 226/235 que hizo lugar a la demanda entablada por G.R. contra Empresa del Oeste S.A.T. y la citada en garantía Metropol Sociedad de Seguros Mutuos, se alzan la parte actora que expresó agravios a fs. 267/271 que no fueron respondidos, la parte demanda presentó el memorial de fs. 173/177 y la citada en garantía el de fs 279/285, ambos fueron contestados a fs. 294.-

    En el escrito inaugural, la actora narró que el día 18 de diciembre de 2012 a las 12.55 hs. ascendió al interno 185 de la línea 303 en la Avenida Perón entre Concejal Tribulato y B.M. de la localidad y partido de San Miguel, provincia de Buenos Aires. A las 13.20 hs., al intentar descender frente al ex batallón 601 y encontrándose agarrada del pasamanos el chofer arrancó de forma brusca y la encerró contra la puerta, por lo que cayó en el pavimento.-

    La Sra. Magistrada de grado, luego de encuadrar la cuestión jurídicamente dentro de las previsiones contenidas en el art. 184 del Código de, analizó el material probatorio aportado y concluyó que el hecho se encontraba acreditado y que no se había propuesto eximente alguno de la responsabilidad.

    Por ello condenó a las emplazadas a reparar los daños y perjuicios con más los Fecha de firma: 21/09/2017 Alta en sistema: 25/09/2017 Firmado por: C.N.U.-P.E.C.-P.M.G., #13346887#188978166#20170920143712662 intereses y las costas. Declaró inoponible a la actora la franquicia contenida en la póliza de seguros.-

    Las condenadas, sostienen que es errónea la valoración de la prueba y que no es suficiente para tener por acreditado el acaecimiento del suceso de la manera en que lo narró la actora, sostienen que los montos indemnizatorios son elevados y también la tasa de interés. La citada en garantía se queja por la decisión tomada respecto de la franquicia. La parte actora, sostiene que el “daño psíquico” debió valorarse de manera independiente de la “incapacidad sobreviniente” y que la cuantificación de los daños es reducida.-

  2. Ante todo cabe destacar que por imperio del art. 7 del nuevo Código la normativa aplicable para el tratamiento de las quejas relativas a la responsabilidad, sería aquella vigente al tiempo de la ocurrencia del hecho.

    Ello es así porque es en esa ocasión en la que se reúnen los presupuestos de la responsabilidad civil, discutidos en esa instancia (conf. A.K. de C. “La aplicación del código civil y comercial a las relaciones y situaciones jurídicas existentes”, ed. R.C., doctrina y jurisprudencia allí citada).-

  3. Ahora bien, comparto con la Sra. Magistrada el encuadre jurídico efectuado, pues de acuerdo a los hechos constitutivos del evento dañoso de que se trata, puede claramente afirmarse que nos encontramos frente a un supuesto de un factor objetivo de atribución de responsabilidad, sin que sea necesaria la apreciación o valoración de la conducta del obligado. En este sentido la garantía aparece como un factor de atribución que conlleva la seguridad que se brinda a terceros de que, si se produce un daño en determinadas circunstancias, deberá afrontarse su reparación.-

    El transporte, ya sea por tierra, agua o aire, puede revestir carácter contractual y ser a título oneroso, que es lo que ocurre frecuentemente, o puede ser un hecho ajeno a todo vínculo de naturaleza contractual. De una u otra forma lo cierto es que durante el mismo pueden producirse daños a las personas o a las cosas transportadas.-

    De allí que sea obligación principal del transportista la de conducir a sus pasajeros sanos y salvos hasta su lugar de destino y es el art. 184 y c.c. del Código de Comercio el que rige la materia. A consecuencia de ello, en Fecha de firma: 21/09/2017 Alta en sistema: 25/09/2017 Firmado por: C.N.U.-P.E.C.-P.M.G., #13346887#188978166#20170920143712662 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA I el caso de que dicha obligación resulte incumplida, nace para el contratante la obligación de reparar el daño causado, salvo que se pruebe la culpa de la víctima, la de un tercero por quien no deba responder, o el "casus" genérico de los arts.

    513 y 514 del Código Civil.-

    En función de ello es que estamos frente a una obligación de resultado cuyo sólo incumplimiento compromete la responsabilidad del transportista, la cual no se desvanece por la prueba de su ausencia de culpa, sino por la demostración concreta del caso fortuito, fuerza mayor, culpa de la víctima o de un tercero que le impida el cumplimiento (conf. L., O., T.

    III, pág. 573; íd, T. I, pág. 190).

    Para provocar la exoneración de la responsabilidad y la ruptura de causalidad conforme la normativa ya citada, el transportador debe demostrar que el daño sufrido no fue consecuencia adecuada del transporte, o sea, que medió alguna circunstancia que obstruyó el vínculo causal entre el transporte y el daño, ya sea como caso fortuito, fuerza mayor, culpa de la víctima o de un tercero por el que no se deba responder (conf. J.M.I., Contratos, Ed. E., Buenos Aires, 1984, pág. 346 y sgtes.; L., J., Tratado de Derecho Civil, Obligaciones, Ed. P., Buenos Aires, 2da. ed.

    actualizada, T.I., pág. 190).

    Esto es así porque el factor de atribución de responsabilidad genera no sólo consecuencias resarcitorias por el daño que se produzca, sino también, y de manera esencial, la obligación de evitar su ocurrencia.

    En tal lineamiento cabe recordar que B.A. ha dicho que la responsabilidad que contrae el transportador por el daño que sufran los pasajeros durante el transporte tiene su razón de ser en el deber de seguridad que el contrato impone a aquél, en virtud del cual debe trasladar o conducir a la persona transportada sana y salva al lugar convenido. Si algún daño experimentara el pasajero durante el transporte, responderá el porteador o empresario de transporte con la correspondiente indemnización, sin que pueda exonerarse alegando y probando que no hubo culpa de su parte o de sus dependientes o subordinados.

    Ello radica en que el art. 184 del C. de Comercio, sin duda compromete severamente la responsabilidad de la empresa de transporte, porque Fecha de firma: 21/09/2017 Alta en sistema: 25/09/2017 Firmado por: C.N.U.-P.E.C.-P.M.G., #13346887#188978166#20170920143712662 impone una obligación resarcitoria, con o sin culpa de ella con las solas eximentes que provengan de la fuerza mayor, la culpa de la víctima o de un tercero por quien la empresa no sea civilmente responsable. Constituye una responsabilidad "ex lege", de naturaleza objetiva, impuesta por el legislador por razones de política en materia de transportes, para inducir a las empresas a extremar las precauciones respecto de la buena calidad, perfecto estado y funcionamiento del material, la capacitación y buen desempeño de su personal, y el estricto cumplimiento de las leyes y reglamentos. Ello se instituye en amparo de las posibles víctimas, para quienes el resarcimiento resultaría ilusorio en la mayoría de los casos, si tuvieran que probar la culpa del transportador (conf.

    CNCiv., S.A., L. 36.399 y L. 38.282 del 20/3/89 y jurisprudencia allí citada).

    Para que tengan lugar aquellas presunciones corresponde a la parte actora acreditar la ocurrencia del hecho y sus circunstancias, como bien sostienen las emplazadas, cumplir con la carga que impone el art. 377 del rito.

    Estimo que en el caso se ha logrado con el grado de verosimilitud que puede esperarse dadas las circunstancias expuestas.

    Los dos testigos que declararon en estas actuaciones presentaron versiones similares de los hechos. La Sra. A. narró que salían con su pareja del batallón municipal cuando advirtió que una persona bajaba del colectivo y se cae, que luego se dio cuenta que era su vecina y que estaba golpeada en la mano, las rodillas y las piernas. Dijo que la señora “como que se quedó enganchada, le cerró la puerta. La señora se cayó y quedó tirada en el piso” (fs. 88 vta.) Ese relato, es consistente con el efectuado en la demanda. Su pareja, el Sr. F., también dijo que vieron que una persona se caía, aunque no pudo precisar el modo en que eso ocurrió. Que la señora estaba muy dolorida y que se quejaba por la mano el dedo y la rodilla. Ambos testigos afirmaron que iban a ir al supermercado Día y que la habían acompañado a la casa.

    Preguntados por sus ocupaciones refirieron ser docentes y que ese día no trabajaban.-

    Las condenadas señalan que sus dichos no resultan creíbles porque la actora no los mencionó en la demanda. Es cierto que no surgen sus nombres en el relato de los hechos pero se mencionó que eran testigos presenciales. Al respecto he de recordar que corresponde al Juzgador determinar Fecha de firma: 21/09/2017 Alta en sistema: 25/09/2017 Firmado por: C.N.U.-P.E.C.-P.M.G., #13346887#188978166#20170920143712662 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA I la credibilidad y grado de eficacia probatoria que le...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR