Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Viii, 6 de Junio de 2019, expediente CNT 046505/2012

Fecha de Resolución 6 de Junio de 2019
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Viii

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA VIII 46505/2012 JUZGADO Nº 72 AUTOS: “RODRIGUEZ, C. c. SMG ART S.A. s. Accidente-Acción Civil”

En la Ciudad de Buenos Aires, a los 06 días del mes de JUNIO de 2019, se reúnen en acuerdo los jueces de la Sala VIII de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo para dictar sentencia en la causa del epígrafe, y, de acuerdo con el resultado del sorteo realizado, proceden a votar en el siguiente orden:

EL DOCTOR L.A.C. DIJO:

  1. La sentencia de primera instancia rechazó las pretensiones indemnizatorias expuestas en la demanda. Viene en apelación la parte actora cuyos agravios expone a fs. 270/273. El perito médico postula la revisión de los honorarios que le fueron regulados, por reducidos.

  2. El sentenciante de grado, tuvo por no demostrada la relación de causalidad entre las condiciones en las que la actora realizó sus tareas y el accidente denunciado con la incapacidad que presenta y, por ende, los presupuestos requeridos en el marco de la vía civil intentada. Por estos motivos y otros, rechazó el reclamo en el marco de la Ley 24.557.

    Fecha de firma: 06/06/2019 Firmado por: L.A.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: V.A.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: S.D.M., SECRETARIO #20066812#236497310#20190606095822438 Delineada la cuestión, me haré cargo de los argumentos que ofrece la parte pero, advierto, no ha explicado cuáles serían las cosas riesgosas o viciosas, de las cuáles la aseguradora tendría la propiedad o la guarda jurídica, que intervinieron, como causas adecuadas, en el proceso del que, supuestamente, resultó la instalación del daño (artículos 901/906 del Código Civil, artículos 1725, 1726, 1727 actual Código Civil y Comercial de la Nación). La memoria en examen presenta dos errores centrales de enfoque que esterilizan el esfuerzo impugnatorio. El primero de ellos es que las circunstancias de hecho relevantes para la decisión, en éste como en los demás procesos, deben ser acreditadas, no con mayor o menor rigor, sino suficientemente, mediante una apreciación realizada conforme a las reglas de la sana crítica, como lo prescribe el artículo 386 C.P.C.C.N. Quien afirma un hecho o un complejo de hechos de cuya acreditación depende el éxito de su pretensión, defensa o excepción, asume la carga de su fracaso, si no resultan acreditados, según las reglas del onus probandi (artículo 377 del mismo Código). Era carga de la actora acreditar el presupuesto de su pretensión. Ello no implica someterla injustamente, ni en violación del principio in dubio pro operario y del orden público laboral. La decisión de demandar deber ser precedida por una evaluación técnica de los elementos con que se cuenta para acreditar los hechos respecto de los cuáles existirá, presumiblemente, controversia.

    Afirmado un hecho relevante para la pretensora, pesaba sobre ella la carga de probarlo, lo que no significa imponerle alguna actividad, sino el riesgo de que su pretensión sea desestimada, si el hecho no resulta, de alguna manera, acreditado.

    Probado o admitido ese hecho, la carga de la prueba se desplaza, con los mismos alcances, sobre el deudor, si alega, a su vez como defensa o excepción...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR