Sentencia nº LL 1992-A, 32 - JA 1992-III, 615 - DJBA 142, 147 - AyS 1991 II, 49 de Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires, 4 de Junio de 1991, expediente P 40045

PonenteJuez RODRIGUEZ VILLAR (MA)
PresidenteLaborde - Rodriguez Villar - San Martín - Mercader - Negri - Ghione
Fecha de Resolución 4 de Junio de 1991
EmisorCorte Suprema de la Provincia de Buenos Aires

Dictamen de la Procuración General: La Sala 11 de la Cámara de Apelación en lo Criminal y Correccional de Lomas de Z. revocó la sentencia absolutoria de primera instancia y condenó a llago A.A. a la pena de tres meses de prisión en suspenso, con costas por resultar autor penalmente responsable del delito de robo simple (sent. fs. 97/102).

Contra este pronunciamiento interpone recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley el defensor oficial del prevenido, denunciando la errónea aplicación del art. 256 “in fine” del Código de Procedimiento Penal —numeración anterior— y la violación de la doctrina legal de esa Corte emanada en la causa P. 34.967, “V., sent. del 7lX87.

Opino que el recurso no debe prosperar.

Tal como lo sostuviera al dictaminar en la causa P. 38.293 “R., H.R. y otros s/robo agravado” con fecha 17XII87, los medios que —según el art. 256 “in fine” (actual art. 259 “in fine”) del Código de Procedimiento Penal— sirven “para complementar otros elementos de prueba” son esencialmente dos formas incompletas —pues de lo contrario constituirían de por si plena prueba de las varias admitidas por el ordenamiento procesal:

  1. Medios de naturaleza testimonial y b) Medios de naturaleza confesorio.

Entre los primeros existe una dable posibilidad, valernos de un solo testigo hábil directo, o bien de dos testigos inhábiles concordes; y entre los seguidos solamente cabe la posibilidad de utilizar la confesión extrajudicial.

De acuerdo con esta interpretación, estimo que la Cámara ha aplicado correctamente la ley (en el caso, el art. 256 “In fine”) al utilizar como base para la prueba compuesta la confesión extrajudicial del procesado.

En consecuencia, propicio la desestimación de la queja traída.

La P., 8 de junio de 1988—Francisco Eduardo Pena

A C U E R D O

En la ciudad de La Plata, a 4 de junio de 1991, habiéndose establecido, de conformidad con lo dispuesto en el Acuerdo 2078, que deberá observarse, el siguiente orden de votación: doctores L., R.V., S.M., M., N., G., se reúnen los señores jueces de la Suprema Corte de Justicia en acuerdo ordinario para pronunciar sentencia definitiva en la causa P. 40.045, “A., H.A.. Robo”.

A N T E C E D E N T E S

La Cámara de Apelación en lo Criminal y Correccional, S.I., del Departamento Judicial de Lomas de Z. revocó la sentencia absolutoria de primera instancia y condenó a H.A.A. a la pena de tres meses de prisión en suspenso, con costas, por ser autor responsable del delito de robo simple.

El señor Defensor Oficial interpuso recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley .

Oído el señor P. General, dictada la providencia de autos y hallándose la causa en estado de pronunciar sentencia, la Suprema Corte decidió plantear y votar la siguiente

C U E S T I O N

¿ Es fundado el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley interpuesto ?

V O T A C I O N

A la cuestión planteada, el señor Juez doctor L. dijo:

  1. El señor Defensor Oficial —invocando la doctrina establecida por esta Corte en la causa P. 35.028— alega la violación del art. 256 in fine del Código de Procedimiento Penal (n.a.) ya que el elemento básico empleado por la alzada para conformar la prueba compuesta, esto es, la confesión extrajudicial del encartado requería de la declaración de dos testigos inhábiles, obrando en la causa sólo un testimonio de dichas características: el del denunciante B..

  2. Considero, como el señor P. General, que la queja debe ser desestimada.

  3. No comparto la doctrina establecida por el Tribunal en la causa P. 35.028, “V.” (“Acuerdos y Sentencias”. 1987I125).

    De conformidad al texto del art. 256 in fine del Código de Procedimiento Penal (n. a.) la prueba compuesta puede estructurarse a partir de cualquiera de los medios imperfectos de carácter directo que enumera, esto es, la declaración de un testigo hábil directo, las concordantes de dos test gas inhábiles, y la confesión extrajudicial, según lo había interpretado...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR