Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo , 30 de Diciembre de 2010, expediente 6/2009

Fecha de Resolución30 de Diciembre de 2010

Poder Judicial de la Nación Año del Bicentenario SENTENCIA N° 95.065 CAUSA N° 6/2009 SALA IV

VILLAFAÑE, ROBERTO FERNANDO C/ CONSORCIO DE

PROPIETARIOS DEL EDIFICIO SAN MARTIN 996 S/ DESPIDO

JUZGADO N°29

En la ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a los 30 DE

DICIEMBRE DE 2010, reunidos en la Sala de Acuerdos los señores miembros integrantes de este Tribunal, a fin de considerar el recurso interpuesto contra la sentencia apelada, se procede a oír las opiniones de los presentes en el orden de sorteo practicado al efecto, resultando así la siguiente exposición de fundamentos y votación:

El doctor H.C.G. dijo:

I) Contra la sentencia de primera instancia de fs. 222/224 que hizo lugar a USO OFICIAL

la demanda, se alzan el actor (fs. 235/236), su abogado (fs. 234), la demandada (fs. 227/228), y el perito contador (fs. 231).

II) La demandada se agravia “ante lo resuelto en referencia a la única testigo RENZI (ver fs. 207), testigo propuesta por la actora, toda vez que el absoluto desconocimiento e ignorancia por parte de la testigo de aquello que hubo u hubiera ocurrido es palmario” (sic).

La objeción resulta abstracta, porque la magistrada señaló, precisamente,

que ese testimonio “nada sabe del hecho aducido para fundar el despido” (fs.

222 vta.).

Corresponde entonces desestimar el agravio.

III) A su turno, el actor se queja, en primer término, de la desestimación del rubro “elementos de trabajo”, pues entiende que el peritaje contable acreditaría la falta de entrega de esos elementos.

Este segmento del recurso se encuentra desierto, pues el apelante se desentiende por completo de la motivación central de esa decisión: el incumplimiento de los requisitos previstos por los incisos 3 y 4 del art. 65 de la L.O., en la medida en que el actor “no ha explicitado los fundamentos del rubro ni relatado los hechos y el derecho en que funda tal reclamo” (fs. 223 vta.).

El recurrente no cuestiona esta motivación y ello sella negativamente la suerte de la apelación, pues, como lo ha señalado la doctrina, la ley adjetiva (arts.

116 de la L.O. y 265 del Código Procesal) requiere un análisis razonado del fallo 1

y también la demostración de los motivos que se tienen para estimarlo erróneo,

de manera que en ausencia de objeciones especialmente dirigidas a las consideraciones determinantes de la decisión adversa al apelante, no puede haber agravio que atender en la alzada, pues no existe cabal expresión de éstos (cfr.

F., E.M., “Código...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR