Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala K, 11 de Mayo de 2016, expediente CIV 083380/2010/CA001

Fecha de Resolución11 de Mayo de 2016
EmisorCamara Civil - Sala K

Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA K Expediente Nº 83.380/2010.

R.C., N.J. c/ Pensa, A.A. y otros s/

daños y perjuicios

Juzgado N° 15.

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los días del mes de mayo de 2016, hallándose reunidos los Señores Vocales integrantes de la Sala K de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, a fin de dictar sentencia en los autos: “Ríos Cabañas, N.J. c/ Pensa, A.A. y otros s/ daños y perjuicios”y habiendo acordado seguir en la deliberación y voto el orden de sorteo de estudio, el Dr. A. dijo:

  1. Vienen estos autos a este Tribunal en virtud de los recursos de apelación interpuestos contra la sentencia de primera instancia dictada a fs. 357/64, expresando agravios el actor en la memoria de fs. 426/40 y la demandada y la citada en garantía en el escrito de fs.

442/53.

El respectivo traslado fue contestado a fs. 459 y fs. 460.

Antecedentes

N.J.R.C. promovió la presente demanda a raíz de los daños y perjuicios sufridos en el accidente de tránsito que protagonizara el 2 de julio de 2010 a las 18.00 hs. aproximadamente.

Adujo que en las circunstancias apuntadas, circulaba a bordo de su motocicleta marca Motomel CX 150, dominio 466 DZZ, con casco colocado, por la Ruta Nacional n° 8, en dirección P. –SanA. de A., cuando al arribar al km.77, en la intersección con la Ruta Provincial n° 192, colisionó con un vehículo marca Citroen Xara, patente DYL 756 conducido por el demandado, quien realizó el cruce sin respetar Fecha de firma: 11/05/2016 Firmado por: JUECES DE CAMARA, #12451965#152481353#20160512115647668 la indicación del cartel PARE ni el paso prioritario que tenía la caravana que circulaba por la Ruta Nacional.

Endilgó responsabilidad a la demandada y reclamó por las graves lesiones padecidas.

El emplazado negó en el responde los hechos esgrimidos e invocó la culpa de la víctima por atravesar la encrucijada a excesiva velocidad embistiéndolo en el lateral izquierdo de su rodado cuando el accionado se encontraba casi finalizando el cruce.

Seguros B.R.C. Limitada reconoció la cobertura asegurativa respecto del vehículo del demandado, negó los hechos invocados y solicitó, asimismo, el rechazo de la demanda con costas.

  1. Sentencia.

    La Sra. juez de grado tuvo por probado el accidente y con fundamento en lo dispuesto por el art. 1113, segundo párrafo, segunda parte del Código Civil, y luego de analizar la prueba producida, concluyó que en el acaecimiento del siniestro colaboró tanto la conducta de la propia víctima como la del demandado, estableciendo la responsabilidad en un 50% a cargo de cada uno de ellos.

    En consecuencia, hizo lugar parcialmente a la demanda, condenando a A.A.P. a abonar al actor la suma de pesos ciento sesenta y seis mil quinientos cuarenta y tres con setenta y nueve centavos ($ 166.543,79), con más intereses y costas.

    La condena se hizo extensiva a Seguros Bernardino Rivadavia Cooperativa Limitada en los términos de la póliza (art.118 de la ley 17.418).

    IV- Agravios.

    Contra dicha decisión se alzan las partes, cuestionando ambas la concurrencia de responsabilidades establecida en la sentencia apelada.

    Fecha de firma: 11/05/2016 Firmado por: JUECES DE CAMARA, #12451965#152481353#20160512115647668 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA K La actora apela, asimismo, las partidas indemnizatorias otorgadas en concepto de “daño físico y psicológico” y “daño moral”, como la desestimatoria del rubro “pérdida de chance” y del “daño estético” como resarcimiento autónomo.

    La demandada y la citada en garantía recurren, además, los montos acordados en concepto de “incapacidad sobreviniente”; “daño moral”; “gastos e farmacia, ortopedia y traslado” y “gastos de honorarios por tratamiento psicológico y kinésico” como la imposición de costas.

    Por último, ambos apelantes se agravian respecto de los intereses establecidos sobre el capital de condena.

  2. Atento la entrada en vigencia del nuevo Código Civil y Comercial (Ley 26.994 y su modificatoria Ley 27.077), de conformidad a lo previsto en su art. 7 y teniendo en cuenta la fecha de producción de los hechos ventilados en autos, resultan de aplicación al caso las normas del Código Civil de Vélez.

    En efecto, la norma citada, siguiendo el Código derogado, establece la aplicación inmediata de la ley a las consecuencias de las relaciones y situaciones jurídicas existentes. Las que se constituyeron o se extinguieron cumpliendo los requisitos de la ley anterior no son alcanzadas por este efecto inmediato.

    La ley aplicable, entonces, es la vigente al momento de la constitución de la relación jurídica cuyas consecuencias se encuentran agotadas.

  3. Corresponde en consecuencia el tratamiento de las apelaciones, y en primer término, conforme un orden metodológico adecuado, los relacionados con la responsabilidad atribuida en la sentencia de grado: 50% a cargo de cada una de las partes.

    La actora se agravia respecto de la apreciación que efectúa la a quo de la prueba producida, al no haber tenido en cuenta que R.C. circulaba detrás de una caravana de autos y que el demandado no aguardó el paso de la moto.

    Fecha de firma: 11/05/2016 Firmado por: JUECES DE CAMARA, #12451965#152481353#20160512115647668 Agrega que tampoco valoró adecuadamente que el actor contaba con prioridad de paso por circular por una vía principal y de mayor jerarquía, haciéndolo el demandado por una arteria que presentaba un cartel con la indicación “PARE”.

    La demandada y la citada en garantía entienden, por el contrario, que la responsabilidad debe recaer en forma exclusiva en el conductor de la moto quien revistió en el caso el carácter de embistente y no respectó, según sostiene, la prioridad de paso que lo favorecía por circular a la derecha y haber iniciado el cruce con antelación.

  4. El hecho generador del accidente encuadra en las disposiciones previstas en la segunda parte del segundo párrafo del art.

    1113 del Código Civil, que pone a cargo del dueño o guardián una presunción de causalidad a nivel de autoría, pudiendo eximirse de responsabilidad sólo si prueba la culpa de la víctima o de un tercero por quien no debe responder, el caso fortuito o la fuerza mayor (conf. norma citada y art. 513 del CC; CSJN, LL. 1988-D-295 y comentario al fallo del Dr. A.A. bajo el título: "Presunciones concurrentes de causalidad en la colisión plural de automotores", en p. 296; A.K. de C.: "Responsabilidad en las colisiones entre dos o más vehículos", en "Temas de Responsabilidad Civil, en honor al Dr. A.M.M.", La Plata, Ed. P., 1991, p. 219/232; ídem, “Código Civil y leyes complementarias. Comentado, anotado y concordado", dirigido por A.C.B. y coordinado por E.A.Z., t. 5, año 1984, parágs. 33 y 34 del comentario al art. 1113, p. 492/500, Ed. Astrea; T.R., F.: "Aceptación jurisprudencial de la tesis del riesgo recíproco en la colisión de automotores"; L.L. 1986-D-479/485 y "Un nuevo trascendental aporte a la teoría del riesgo recíproco en la colisión de automotores", L.L., 1990-B-274/280; M. de Espanés: “El Acto Ilícito y la Responsabilidad Civil” en “La responsabilidad, Homenaje al Prof. Dr. I.G.”, A.P., Buenos Aires, 1995, p.

    100).

    En tal sentido se expidió la Cámara en pleno in re “V.E.F.C./ El Puente S.A.T. y otro s/ daños y perjuicios” con fecha 10 de noviembre de 1994.

    Fecha de firma: 11/05/2016 Firmado por: JUECES DE CAMARA, #12451965#152481353#20160512115647668 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA K Así, una motocicleta es una cosa generadora de riesgos, tanto para el que la conduce, y eventuales pasajeros, como para el medio en que se desplaza. Su agilidad para insertarse en el tramado del tránsito, su fácil aceleración, su posibilidad de acceso y paso por lugares más constreñidos con relación a otros automotores, determinan en la motocicleta una cosa generadora de riesgo, y la peligrosidad misma no se desvanece porque tenga menor masa o entidad física (conf. Exptes. n°

    88.819/97; n° 8.437/01 entre otros).

    La directiva del art. 377 del Cód. Procesal en coherencia con lo resuelto en la jurisprudencia citada, pone sin embargo, a cargo del damnificado actor que ejerció la acción resarcitoria, la prueba del daño sufrido y el contacto con la cosa de la cual aquel provino, en tanto el emplazado en su condición de dueño o guardián de esa cosa, para eximirse de responsabilidad o disminuir la que se le atribuye, debe acreditar alguno de los eximentes citados.

    En definitiva, probado el factor objetivo de atribución, debe pasarse a examinar las circunstancias subjetivas que figuran como causales liberatorias en la norma mencionada, a cuyo efecto he de recordar que los magistrados no se encuentran obligados a atender todos y cada uno de los argumentos esgrimidos por las partes y todas y cada una de las pruebas arrimadas al expediente, sino tan solo las que resultan conducentes y decisivas para una correcta solución del diferendo (Conf.

    Art. 386 del CPCCN; Corte Sup., ED 18-780; C.. Civ., Sala D, ED20-

    B-1040; S.. Corte de Bs. As., ED 105-173; esta S., Expte. 114.223/98 entre muchos otros).

    En consecuencia, debe analizarse si la demandada ha logrado destruir el nexo causal entre el contacto de la cosa y el resultado dañoso y aquella presunción de responsabilidad, mediante la alegada conducta imprudente de la víctima.

    En dicho entendimiento, los diversos elementos de convicción incorporados al proceso, analizados a la luz de los principios que inspiran la sana crítica (conf. art. 386 del CPCC), permiten concluir que en el acaecimiento del siniestro que nos ocupa ha coexistido la Fecha de firma: 11/05/2016 Firmado por: JUECES DE CAMARA, #12451965#152481353#20160512115647668 responsabilidad de ambas partes; sin perjuicio de discrepar con el porcentual asignado a cada una de ellas.

    Ello así, por cuanto la prioridad de paso favorecía en el caso al accionante...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR