Riego: la asociación público-privada que se viene para crecer

De los 130 millones de hectáreas que China tiene en producción, 43 millones son riego. La Argentina, con 33 a 36 millones de hectáreas en producción agrícola, apenas supera 1,5 millones, entre riego por manto, pivote y goteo. Las diferencias entre un país y otro son notables.

También hay otro caso que marca un contraste considerable. En los Estados Unidos, Nebraska, catalogado como uno de los Estados más competitivos en riego por pivote, tiene una superficie que equivale al 75% de la provincia de Buenos Aires. Posee más de 90.000 pozos productivos de agua subterránea que le significan unos 8,9 millones de hectáreas bajo riego. Para comparar, con un 25% más de superficie que Nebraska la provincia de Buenos Aires ronda las 300.000 hectáreas de riego complementario. Nebraska ha informado que el riego le aporta unos US$ 3600 millones de ganancia extra en la agricultura.

¿Se pueden acortar las brechas entre la realidad argentina y lo que ocurre en otros lugares del mundo en riego? ¿Con qué esquemas es posible dar los primeros pasos?

Según un informe del año pasado de la FAO para la Unidad para el Cambio Rural (UCAR), el potencial de riego en la Argentina es de 6,9 millones de hectáreas. Considerando que ya hay más de 1,5 millones de hectáreas regadas, en principio hay potencial para desarrollar 4,5 millones de hectáreas. Hay un potencial enorme tanto para nuevas áreas de riego como riego complementario en la pampa húmeda.

En su momento, UCAR identificó 16 áreas para analizar la expansión del riego en el país. El nuevo Gobierno subió la apuesta e hizo una consulta formal a todos los gobiernos provinciales. Los gobernadores respondieron y se pasó al análisis de 45 áreas, que representan más de 835.000 hectáreas en 17 provincias. Concretar todas esas áreas bajo riego requeriría una inversión de 4254 millones de dólares y tendría como impacto social en las diversas regiones la creación de 426.309 empleos.

En esa línea, en estos momentos el Gobierno tiene bajo consideración todas esas áreas y se encuentra realizando un trabajo interministerial. Intervienen Agroindustria para la caracterización de los modelos productivos y Energía para hacer una evaluación técnico-económica de la oferta de energía en esas regiones definidas.

Lo interesante es la forma que se propone para desarrollar el potencial inicial del riego. Es bajo esquemas de asociación público-privada (APP) entre el gobierno nacional, las provincias y productores usuarios del agua. Llevarán...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba