Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo , 20 de Mayo de 2013, expediente 13.496/2010

Fecha de Resolución20 de Mayo de 2013

Poder Judicial de la Nación SENTENCIA DEFINITIVA N° 65169

SALA VI

Expediente Nro.: 13.496/2010

(J.. N°80)

AUTOS: “R.M.T. C/ PROIOS S.A. Y OTROS S/

ACCIDENTE – ACCION CIVIL”

Buenos Aires, 20 de mayo de 2013

VISTO

Y CONSIDERANDO:

En la Ciudad de Buenos Aires reunidos los integrantes de la Sala VI a fin de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia en estas actuaciones, practicando el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a USO OFICIAL

continuación.

LA DOCTORA G.L.C. DIJO:

Contra la sentencia que recepta en lo principal el reclamo incoado, recurre la parte actora a fs. 571/572vta y los demandados – Proios S.A. y J.P. - a fs.

579/585, recibiendo contestación de la primera y del accionado – A.E.M. -, a fs.

591/593vta y fs. 588/589vta, respectivamente.

Además, la perito psiquiatra e ingeniero apelan por baja la regulación de sus honorarios (fs. 570 y 565,

respectivamente).

En primer lugar, analizaré la queja dirigida contra la decisión del magistrado “a quo” que entiende acreditada la relación laboral entre el actor con Proios S.A. y J.P.. Sostiene en concreto que existió un contrato de locación de obra con el demandado M. a fin de que éste lo proveyera de personal y que la existencia del mismo fue reconocida por este último, surgiendo de los términos del mismo que M. libera al contratista de toda responsabilidad por accidentes de trabajo. Adelanto que la pretensión no tendrá favorable acogida Y digo ello, toda vez que es la propia accionada la que indica que en razón de sus tareas se han dedicado a la reparación de buques en Puertos o en Astilleros, pero fundamentalmente, a la reparación de buques en distintos puertos argentinos y los llamados trabajos de reparaciones en amarre. Y, si bien, surge de sus dichos en el conteste que contrató con un tercero a fin que este último realice obras de soldadura y caldetería en las bodegas No 1 y No 2

del buque PUMA, recambiando platinas y cuadernas de bajo espesor a bordo del citado buque, ello no le quita el carácter de firma encargada de dichos trabajos de reparación. A su vez, en la apelación en tratamiento, se omite el análisis de las probanzas surgidas de la prueba testimonial aportada a la causa, donde tanto los dicentes traídos por el accionante, como por el accionado (ver A. a fs. 250/252, F. a fs. 235 y A. a fs.

248/249), surge que las ordenes provenían de Proios y que M. se desempeñaba como soldador como muchos de los dependientes. Frente a ello, le correspondía a los apelantes y perdidosos en la etapa anterior, rebatir los fundamentos que establecieron la intermediación de marras como “fraudulenta”, al considerar la existencia de un denominado, “un hombre de paja” – en este caso M. -, que se interpone como pseudo empleador...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR