Revisarían acuerdos con China y Rusia

 
EXTRACTO GRATUITO

Mientras Cristina Kirchner le estrechaba la mano a Vladimir Putin en el Kremlin, hace 10 días, sellando una batería de nuevos acuerdos con Rusia, en Buenos Aires empezaba a gestarse un fuerte debate en la oposición y el oficialismo de cara a 2016: la eventual decisión del próximo presidente de revisar o vetar los convenios comerciales, militares y políticos que firmó últimamente el Gobierno con Moscú y con Pekín.

Por ahora se trata de una discusión subterránea. Pero el tema forma parte de las conversaciones entre los candidatos y sus equipos de política exterior. Según coincidieron referentes de los postulantes a la Presidencia, hay intención –con diversos matices y formas– de revisar o directamente eliminar varios de los acuerdos firmados. El secretismo con que fueron redactados y el impacto negativo que algunos de ellos podrían causar en la economía son las mayores críticas que se les hacen a esos tratados.

La simple idea de que el nuevo gobierno reformule los acuerdos en 2016 ya preocupa a los diplomáticos rusos y chinos. Según pudo saber LA NACION, en la diplomacia de Rusia están muy atentos a lo que digan los candidatos presidenciales en la Argentina sobre los acuerdos firmados por Cristina Kirchner y temen que haya ajustes no previstos en el futuro inmediato.

A su vez, el embajador de China en la Argentina, Yang Wanming, deslizó también su preocupación por los tiempos que vienen. "Nuestras relaciones hacia el futuro deberán ser más diversificadas, más equilibradas y razonables. Por eso esperamos que en el año próximo con el nuevo gobierno de la Argentina podamos mantener una relación más sana, más estable y más duradera con el fin de beneficiar a los pueblos de ambos países", dijo Yang la semana pasada, en una charla de 41 minutos que ofreció en el hotel Savoy, en un debate organizado por la Fundación de Estudios Políticos, Económicos y Sociales para la Nueva Argentina.

La preocupación deslizada por la diplomacia de China y Rusia es entendible: varios candidatos presidenciales ya enviaron señales claras de que redefinirán el vínculo con esos países y los tratados firmados si llegan a la Casa Rosada.

Cristina Kirchner firmó más de 60 acuerdos con China y Rusia en los últimos dos años, y más de la mitad de éstos no se conocen públicamente o directamente están calificados como "secretos" en sus anexos. Algunos acuerdos provocaron polémica por la idea de entregar con "llave en mano" la obra pública a empresas de Pekín y Moscú. Desde la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA