Con reuniones y por WhatsApp, la Casa Rosada busca alinear a los empresarios con la reelección

En grupos de WhatsApp, en reuniones cerradas, en comidas en domicilios particulares. El Gobierno viene haciendo un trabajo de hormiga para alinear a una parte del empresariado detrás de la reelección de y de María Eugenia Vidal. El objetivo es activar una campaña del "de boca en boca", que irradie desde el "círculo rojo".Distintos funcionarios salieron a encontrarse con grupos de empresarios en distintos ámbitos para explicar lo hecho en la gestión y habilitar la catarsis de los hombres de negocios. Los miembros del Gobierno les manifiestan que la de este año es una "elección bisagra", para luego pedirles a los ejecutivos y a los CEO que "transmitan" y "convenzan" a su entorno de votar al oficialismo."Si no quieren volver al kirchnerismo, que nos ayuden", resumió uno de los funcionarios que participó de más de un encuentro. En la Casa Rosada quieren que los empresarios sean voceros de las reformas que quiere impulsar el oficialismo.Entre quienes se sentaron a las mesas empresariales figuran el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich; el secretario de Vivienda, Iván Kerr; el jefe de asesores, José Torello; el senador Esteban Bullrich; el secretario general de la provincia de Buenos Aires, Fabián Perechodnik, y la propia Vidal.La elección de Miguel Pichetto como candidato a vicepresidente y el principio de acuerdo entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur fueron dos hitos que acercaron a una parte de los empresarios al Gobierno, acompañado por una mayor tranquilidad cambiaria. Pero el mayor ordenador, reconocen los hombres de negocios, fue la posibilidad que arrojaron las encuestas de que regresara el kirchnerismo. "La amnesia se fue yendo", ilustró un empresario a LA NACION.No todos los empresarios están en el mismo tren. Los banqueros, el sector de servicios, las fintech, las startups y la agroindustria son los más alineados con la continuidad de Macri. Están a favor de las reformas laboral e impositiva, además de una mayor apertura internacional. Los actores industriales y de la construcción están, en cambio, más resentidos por el freno de la actividad y exhiben reparos por la letra chica del acuerdo con la UE."Son empresarios de la generación de Mauricio, Marcos [Peña] y Horacio [Rodríguez Larreta]. Distintos a lo que era la generación del padre del Presidente", distinguieron esta semana en la Casa Rosada.La relación con el empresariado, sin embargo, no siempre fue tan fluida. Con la crisis económica que se inauguró el año pasado...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba