El retorno de la democracia. Gobierno de Raúl Alfonsín (1983-1989)

Autor:Alberto R. Dalla Via
Páginas:143-148
 
EXTRACTO GRATUITO

Reporteros, operadores de televisión y de los noticieros radiofónicos siguiendo los resultados de las elecciones en el patio de la Casa de Gobierno, 27 de marzo de 1960.

(Fotografía en Documento Pdf)

Page 143

El 28 de febrero el gobierno de facto del general Reynaldo Benito Bignone anunció las elecciones generales para todos los cargos electivos para el 30 de octubre. En junio de 1983, se sancionó la ley 22.838 que derogó el sistema electoral del voto directo y la segunda vuelta establecido en la ley 19.862 del año 1972. A su vez, se dicto el decreto 2135/83 que ordenó el Código Electoral Nacional aprobado en 1972 por la ley 19.945.

La UCR, enarbolando la bandera de la democracia y repudiando el autoritarismo de Estado, obtuvo un rotundo triunfo, en los comicios presidenciales, con la fórmula Raúl Alfonsín-Víctor Martínez, con un 51,75% de los sufragios (7.724.559 votos) y el Partido Justicialista perdió por primera vez desde de su creación en elecciones libres con el binomio Ítalo Argentino Luder-Deolindo F. Bittel 14.

El gobierno constitucional que asumió el 10 de diciembre de 1983 contaba con mayoría en la Cámara de Diputados, pero no ocurría lo mismo en el Senado, y debía afrontar distintas cuestiones: la militar, la sindical, la económica tanto interna como externa y la internacional.

El año '84 se inicia con el funcionamiento de la "Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas" (CONADEP) presidida por el escritor Ernesto Sábato.

En el mismo año se llevó a cabo una consulta popular no vinculante por el "si" o por el "no" con relación al canal de Beagle: el 81% de la ciudadanía se inclinó por el acuerdo de paz con Chile resistido por los legisladores peronistas y la derecha civil y militar.

Luego de la elección presidencial, el peronismo no encontraba fuerzas ni la claridad de ideas que le permitieran Page 144 establecer su recomposición. Su derrota ponía en descubierto la crisis interna por la que atravesaba, y figuras y dirigentes como Miguel Unamuno, Julio Bárbaro y Antonio Cafiero comenzaron a señalar sus diferencias con la dirigencia oficial, distinguiéndose en dos grupos, la llamada "renovación" y los "ortodoxos", que se volvieron irreconciliables. La derecha del peronismo, más allá de las intervenciones de la señora de Perón, estaba representada por Herminio Iglesias, y cuando a fines de 1984 se llevo a cabo el Congreso Nacional Justicialista en el Teatro Odeón de la Ciudad de Buenos Aires se agudizó el enfrentamiento entre los disidentes y la conducción oficial en manos de las 62 organizaciones y del herminismo bonaerense. Los representantes de la renovación se retiraron del conclave y realizaron, a principios del '85, bajo el impulso de Oraldo Britos, un Congreso en la ciudad santiagueña de Río Hondo en el que designaron una conducción propia. En este contexto de conflicto, se reunieron por primera vez los renovadores en la primera agrupación formal: el Frente Renovador Peronista, en el que confluían...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA