La motivación profesional. Un reto para la formación de los estudiantes en las condiciones actuales de la educación técnica y profesional

Autor:Julio César Moreno Aguilera - Dalia Rosa Rodríguez Guardia - Yicel Vigoa Escobedo
Cargo:MSc .Profesor Auxiliar - MSc. Profesor Asistente - MSc. Profesora Asistente

Introducción

La educación cubana tiene que responder a las demandas que emergen a nivel internacional y al mismo tiempo ha de adecuarse a las realidades de nuestra región latinoamericana, tanto como al contexto nacional y a los problemas propios de los territorios, las escuelas, las familias y todas las personas participantes en el proceso pedagógico.

Es a partir del triunfo revolucionario que la preparación de obreros y técnicos se convierte en el principio rector de la educación cubana, ya que el mismo atraviesa todo el proceso formativo, y se manifiesta: en la concepción de planes de estudio y programas, así como el trabajo de investigación educativa, y en la organización de la vida del centro; este se convierte en una preocupación y ocupación de la sociedad en su conjunto. Sin dudas es a partir de este momento en que este principio adquiere su mayor connotación, nivel de generalización y profundidad, y se producen los cambios más significativos en la Educación Técnica y Profesional (E.TP).

Su importancia social se revierte en un efecto económico potencial en la actualidad donde se ha dado importantes pasos de avances en el sistema educacional al contemplar las especialidades Agropecuarias como priorizadas dentro del sector educacional, teniendo en cuenta la necesidad de disminuir las importaciones y aumentar la producción agropecuaria, mejorar la calidad y reducir los costos de producción para que sea verdaderamente competitiva en los mercados internacionales, así como mejorar las condiciones de alimentación de la población.

El proceso de formación constituye uno de los procesos que trasciende con mayor grado de significación en el desarrollo de una personalidad, tanto desde la escuela como desde los diversos ángulos de su inserción social.La educación tiene como fin la formación y el desarrollo del hombre y de la cultura en interrelación dialéctica. Es necesario educar a un hombre que responda a su época, en este caso, que defienda su identidad como cubano de las fuerzas disolventes externas e internas que pretenden su desnaturalización cultural y humana, por lo que tiene que asumir decididamente una posición humanista, antimperialista, latinoamericanista y de solidaridad con todos aquellos procesos y pensamientos universales que contribuyen positivamente al desarrollo humano. Chávez (2000).

En la Política Educacional de la Revolución Cubana, los objetivos de la educación están orientados desde las Tesis y Resoluciones del 1er. Congreso del PCC, a la formación multilateral de las nuevas generaciones, donde se señala, “ ... formar las nuevas generaciones y a todo el pueblo en la concepción científica del mundo, es decir, la del materialismo dialéctico e histórico, desarrollar en toda su plenitud humana las capacidades intelectuales, físicas y espirituales del individuo y fomentar en ellos elevados sentimientos y gustos estéticos; convertir los principios ideopolíticos y morales comunistas en convicciones personales y hábitos de conducta diaria “ (Tesis y Resoluciones del Primer Congreso del PCC, p. 369.)

El objetivo de la Educación Técnica Profesional como parte del Sistema Educacional es la de formar técnicos y obreros competentes para su inserción en la producción y los servicios, armonizando lo instructivo con lo educativo, para fortalecer la calidad de la formación profesional mediante el vínculo de la escuela con la empresa, fábrica o unidad de servicio, se hace necesario entonces, un trabajo sistemático en su formación para que los estudiantes, con todo el amor y dedicación, se preocupen por aprender cada día más sobre su especialidad y pongan en práctica de manera eficiente todo lo aprendido al servicio de la sociedad.

Desarrollo

Concepciones teóricas acerca de la motivación profesional en la ETP.

Un número considerable de autores reconoce que durante la adolescencia tardía se incrementan las posibilidades para el aumento de la complejidad funcional de los motivos en la regulación de la conducta, a partir del establecimiento de las tendencias orientadoras y del sentido personal y consciente que alcanzan los motivos para el sujeto. Esto repercute en la organización de complejas formaciones motivacionales que tienen una incidencia directa en la autorregulación del comportamiento.

Un lugar muy especial tienen en esta edad los motivos relacionados con la necesidad de independencia, de recibir preparación y alcanzar conocimientos, la necesidad de educación sexual, de autoafirmación y consolidación de la posición en el grupo. Al decir de Bozhovich (1976), es esta una edad en que los problemas de la autodeterminación, de la búsqueda de un objetivo y de un sentido de la propia existencia, se convierten en un problema actual que desempeña la función de factor fundamental del desarrollo psíquico, estrechamente unido a los niveles de autoconciencia ya alcanzados.

Los adolescentes se caracterizan por mostrar cierta inestabilidad acerca de sus intereses. Estos pueden referir alguna inclinación por estudiar una profesión en un corto periodo de tiempo, o incluso sentir una mayor atracción hacia un nuevo interés. Esta constante búsqueda entre los jóvenes asegura el encuentro de sus capacidades. Es tarea del profesor no forzar este adolescente a dirigir su atención hacia su primera inclinación, sino guiarlo para explorar y expandir sus intereses, hacerlos efectivo, transformarlos en aspiraciones y, finalmente, convertirlos en el centro de sus motivaciones.

Al tomar en consideración la importancia de la motivación...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba