Minivacaciones con resultados positivos para el turismo

 
EXTRACTO GRATUITO

Terminó Semana Santa, el clásico de las minivacaciones argentinas. Mientras anoche unos 2500 vehículos por hora transitaban por la Autovía 2 de regreso a la ciudad desde la costa atlántica, en los principales destinos turísticos del país comenzaron las evaluaciones positivas acerca de la ocupación hotelera y el gasto de los turistas.En los principales destinos de la costa atlántica, según operadores consultados por LA NACION, el resultado fue bueno, aunque inferior a los registrados en igual época del año anterior y en comparación con los fines de semana largos de Carnaval y por el Día de la Memoria.La Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (Fehgra) expresó que el promedio general de ocupación osciló entre el 72 y 75 por ciento, inferior al 80% registrado en los anteriores fines de semana largos. La expectativa de un movimiento de unos 2.500.000 de turistas dejó, de todos modos, satisfechos a los empresarios hoteleros y restaurantes en todo el país.Según algunos operadores, en Semana Santa, hubo un corrimiento en la elección de los principales destinos religiosos y termales. Salta registró casi el 95% de ocupación, por ejemplo, y en Tucumán llegó al 70%. La presencia de turismo internacional en estas dos provincias marcó la diferencia respecto de los anteriores fines de semana largos.En Mar del Plata, las estimaciones previas anticipaban el arribo de unos 200.000 turistas. El movimiento que se vio en estos días permite arriesgar que se estuvo cerca de alcanzar esa cifra. En el Destacamento Vial Camet, situado en el acceso a Mar del Plata, explicaron a LA NACION que el éxodo turístico se comenzó a advertir desde las primeras horas de la madrugada de ayer. "Fue continuo y parejo, sin demoras ni accidentes", explicaron desde esa dependencia policial.Donde el movimiento de gente se notó y fuerte casi hasta el atardecer fue en Miramar. La ciudad se convirtió en la meca de los golosos con la elaboración artesanal de un huevo de Pascuas de 1000 kilos. "Una tonelada de puro chocolate", explicó el maestro pastelero Ariel Segesser, artífice de esta obra realizada en pleno centro de la ciudad y que duró en pie sólo unas pocas horas, ya que la partieron para que el público la pudiera degustar. "Repartimos casi 10.000 porciones", contó Eugenia Bove, secretaria de Turismo de General Alvarado.Segesser -que es miramarense y acumula varios títulos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA